Age Verification

WARNING!

You will see nude photos. Please be discreet.

Do you verify that you are 18 years of age or older?

The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.

Watch Free Chicas etíopes atacadas por forner PORN Videos

Besplatni programi za. Milf busty teen anal. Erotic fairy tales manga. Amateur blowjob swallow gf. Bacteria and anus. Free animated superhero porn. Upskirt babe retro hairy. Mormon amateur toys lesbo. Short big boobs videos. Free Chicas etíopes atacadas por forner HOT ♨ Videos The Trump administration has dramatically ramped up immigration arrests inside the US while it scapegoats millions of people by painting them as violent criminals who should be deported. The crackdown is also sweeping in immigrants who are legal residents but who have been convicted of sometimes only minor or old criminal offenses. Many of these deportations threaten a range of fundamental human rights including the right to family unitythe right to chicas etíopes atacadas por forner asylum from persecutionthe right to humane treatment in detentionthe right to due process, and the rights of children. Our recommendations for rights-respecting immigration reform can be read here. Every day, people who call the United States home—including the mothers and fathers of US citizen children, tax-paying employees, and respected community membersare being arrested, locked chicas etíopes atacadas por forner, and deported under a system that often does not even weigh their deep and longstanding ties in Tour de grava nova ????????? balance. Our researchers have traveled to interview people who have recently been deported—or are facing potential deportationsince President Trump was elected. These chicas etíopes atacadas por forner their stories. They all sat with their wrists and ankles chained together. As the bus drove south to the border, Diego thought of his daughter, who was turning four years old that day. The bus reached the border at noon and the migrants were left to cross the Rio Grande on a footbridge into Mexico, a country Diego had not seen since he was three years old. Ricardo showed his passport at a border station, Rosie crossed in an automobile with a family friend, and Adriana walked for eight days through the desert. Ricardo opened a tree-trimming business. Adriana sold home-cooked food out of her little kitchen. Watch PORN Movies Act like lady think like man steve harvey.

Cameras for amateur movie makers. The Trump administration has dramatically ramped up immigration arrests inside the US while it scapegoats millions of people by painting them as violent criminals who should be deported. The crackdown is also sweeping in immigrants who are legal residents but who have been convicted of sometimes only minor or old criminal offenses. Many of these deportations threaten a range of fundamental human rights including the right to family unitythe right to seek asylum from persecutionthe right to humane treatment in detentionthe right to chicas etíopes atacadas por forner process, and the rights of children.

Our recommendations for rights-respecting immigration reform can be read here. Every day, people who call the United States home—including the mothers and fathers of US citizen children, tax-paying employees, and respected community membersare being arrested, locked up, and deported under a system that often does not even weigh chicas etíopes atacadas por forner deep and longstanding ties in the balance. Our researchers have traveled to interview people who have recently been deported—or are facing potential deportationsince President Trump was elected.

These are their stories. They all sat with their wrists and ankles chicas etíopes atacadas por forner together.

Pahsto Xxx Watch XXX Videos Sexy piranha. Reginaldo no lamenta haber tomado la decisión de ir a Houston, pero sí desearía nunca haber subido al automóvil de un amigo de su primo ese día de diciembre, que hizo que emprendiera un camino que terminó con su deportación. Finalmente se retiraron los cargos por drogas, pero los policías que lo detuvieron sospecharon que estaba ilegalmente en Estados Unidos y llamaron a agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE. Los agentes lo estaban esperando en el juzgado cuando fue liberado, identificaron que tenía dos ingresos ilegales anteriores a EE. The scars on her hand and head were testimony to 16 years of beatings. Even after she refused Esteban access to the apartment she shared with their two sons, she told Human Rights Watch, he broke the windows on six occasions to get to her. Grace and Esteban left Guerrero, Mexico, soon after marrying in , and headed to Texas, where she said his jealousy became her prison. When Esteban went to prison, in , Grace told us, she got a new life, learning to drive and finding work as a waitress at an Italian restaurant. But a little more than four years later, his sentence served, Esteban was deported to Mexico — and he soon crossed the border and returned to Houston. He had found God and changed, he told her, and was ready to make their marriage work. But within two weeks, the old patterns of drunken rages and beatings re-emerged — and now, he added threats to send a cartel against her family. Grace resumed her visits to the police — battered, bruised, and bloody — and to a Houston organization called AVDA — Aid to Victims of Domestic Violence — that also photographed her wounds. He was eventually diagnosed with Tourette Syndrome, Grace said, related to the stress. Twelve days later, Grace was herself arrested. Immigration and Customs Enforcement took custody of her, and she spent Christmas in the private immigration detention center known as the CCA Houston Processing Center. She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But she ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim. Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella. Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión. Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión en , empezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDA , donde también le tomaron fotografías de sus heridas. Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre de , que Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace. Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca estuvieron en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto impulsar su solicitud de visa de tipo U desde México. Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses. He and Melissa, a US citizen, began living together in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time. As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen. In , David was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without a license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him. The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents. Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home. Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid. Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años. Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él. El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres. Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una nueva vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas. Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia. His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his brother was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to believe in Andres despite two brushes with the law. And in , Andres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In September , Andres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police. His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the ex , who he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call — a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail. ICE agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21, , Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres. Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. En , el hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron los problemas en el trabajo. A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Raymundo siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y en , Andrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía. Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su expareja , pues él creía que no era una buena persona. Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada al , pero posteriormente se desistió del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el 14 de julio fue deportado. En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option. Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job. Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia could work enough hours to make ends meet. But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later. But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE. No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes. Pero la mayor parte del tiempo trabajaba de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, con suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas. Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a su cargo en Nebraska. After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a tear from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit. Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back to Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama. Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Los datos le fueron revelados de a poco. Me dio USD 1. Yo solo quería poder comprarme mi casa. En un control de antecedentes penales no se detectó que hubiera sido condenado. Luego fue trasladado al Centro de Detención de Adelanto en Adelanto, California, donde permaneció 15 días. Casi todas las condenas por drogas hacen que sea sumamente difícil que un inmigrante indocumentado pueda evitar ser deportado. Cuando Rojas emigró a EE. Llegó escapando de la pobreza junto con su pareja, Aura, y ambos trabajaron para criar a sus hijos y cumplir el sueño de la vivienda propia. Me siento desolado. No tengo nada que hacer aquí. In , year-old Carlos G. Sixteen years later, he found himself back in the same town, telling his story to Human Rights Watch researchers in a deportee reception center. When he reached Houston in , Carlos found work in remodeling. He thinks he left the house to head home through Houston at about 2 a. He figured the police were stopping that vehicle. But Carlos was stopped and charged with evading arrest. Carlos was jailed for two months. Then, his bosses helped him pay his bond, and he spent six months in and out of court hearings. His records indicate prosecution was deferred. In August of , he began a three-year probationary period, appearing every month, he says, never missing once. On April 27, , he showed up to see his probation officer, as always. Just inside the door, a man dressed in an ICE uniform asked him for his name — and cuffed him. All he had left was the roof trimming. En , Carlos G. Cuando llegó a Houston en , Carlos empezó a trabajar en remodelaciones. Lamentablemente, su negocio no siguió siendo próspero y tuvo que volver a trabajar para otras personas; pero sus nuevos jefes le agradaban, y dijo que eran justos y que le ofrecían tareas interesantes. Cree haberse ido de la casa para volver a su hogar en Houston cerca de las 2 a. Supuso que la policía pretendía detener a ese vehículo. Pero Carlos fue obligado a detenerse y acusado de intentar evadir ser arrestado. Carlos estuvo encarcelado dos meses. Luego, sus jefes le ayudaron a pagar la fianza, y pasó seis meses teniendo una audiencia judicial tras otra. En su expediente se indica que se dispuso la suspensión condicional del proceso. El 27 de abril de , se presentó como era habitual ante su supervisor de libertad vigilada. Luego de varias semanas en el centro de detención inmigratoria de CCA en Houston, fue deportado en junio. En el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes, Carlos todavía estaba preocupado por un trabajo de pintura que había quedado sin terminar en Texas, en la casa de su jefe. La noche del 3 de junio de , mientras volvía del trabajo a su casa a las 2 a. Moisés fue deportado a Nuevo Laredo, México, el 21 de junio. Moisés contó que cruzó por primera vez de México a Estados Unidos hace 23 años, cuando tenía 15 años de edad. La Patrulla Fronteriza lo envió de regreso una vez, pero logró cruzar en un segundo intento y empezó su vida en Estados Unidos, donde trabajó en restaurantes y fue progresando de lavaplatos a ayudante de cocina, cocinero, ayudante de camarero y camarero. Conoció a Zoraida cuando ella trabajaba como cajera en un restaurante. Él y Zoraida son buenos cocineros, los niños colaboran en la mesa y el televisor se apaga mientras comen. Zoraida o uno de los niños dice la oración. Durante su deportación, Moisés le preguntó a un policía por qué las autoridades apuntaban a quienes habían llegado al país para comenzar una nueva vida, en vez de concentrarse en quienes vendían drogas o se involucraban en peleas. Zoraida, que antes trabajaba solamente dos mañanas por semana, ha aceptado un empleo a tiempo completo desde que Moisés fue arrestado. On the night of June 3, , as he was heading home from work at 2 a. Moises said a judge released him after two days in Hennepin County jail — despite a previous arrest in for driving without a license — but immigration agents were waiting for him. Moises was deported to Nuevo Laredo, Mexico, on June The Border Patrol sent him back once, but he made it on a second try and settled into an American life, rising in restaurant work from dishwasher to prep-cook, cook, busser, and server. He and Zoraida met when she was working as a restaurant cashier. Moises remembers his own mother, who was a migrant worker, saying what she most regretted was not being able to sit down to a meal each day with her children, and Moises has dedicated himself to doing that. He and Zoraida are both good cooks, the kids pitch in with mealtime chores, and the TV is turned off. Zoraida or one of the children leads the prayer. During his deportation, Moises asked a police officer why authorities targeted those who came to start a new life rather than concentrating on those selling drugs or fighting. Moises thinks that moving the family to Mexico would be too hard on the kids, so he is contemplating going back. Heading home, he grazed a tree. He scratched his Chevy Malibu, and the accident earned Juan a drunk driving charge. As he left the courthouse, he was planning on starting classes and hours of community service that would complete his obligations under his sentence. But immigration authorities were waiting for him outside the courthouse, and on June 22, he was deported to Nuevo Laredo, Mexico. Like millions of Mexican men, he lived separate from his wife and children, who remain in Mexico while the fathers live and work in the US in order to earn enough to support them. He moved on to laying cable for television in Georgia and working as a framer on building projects in Tennessee. In Marshall, he said he became a high-end carpenter, doing finish work and building furniture on his own, which he proudly shows in photos on his phone. The Border Patrol caught Juan in , after he was visiting his family, but he soon crossed again. Now, his friends will sell the Chevy Malibu with the tree-scratched door for him, and they will collect the belongings he was never allowed to recover when he left them in the courthouse parking lot. Meanwhile, Juan said he will head for San Miguel de Allende, and after a family visit, he will probably try to cross again to seek a family-sustaining wage north of the Rio Grande. Ayudó a su madre a mantener el hogar y trabajó para llevar un salario a la familia en San Miguel de Allende, México. Aunque Juan ha pasado su vida adulta trabajando en Estados Unidos, tras cruzar la frontera a los 15 años para buscar empleo, mantuvo siempre un vínculo estrecho con su madre. Por eso, cuando ella murió en noviembre pasado en México, este carpintero de 53 años se emborrachó después del trabajo en la casa de un amigo en Marshall, Texas. Esto provoco un raspón en su Chevy Malibu, y el accidente supuso para Juan un cargo por conducir bajo el efecto del alcohol. Juan dijo que, para la audiencia del 18 de junio, ya había pagado varias cuotas de una multa de USD 1. Al salir del tribunal, tenía la intención de empezar a tomar clases y cumplir horas de servicio comunitario para completar sus obligaciones conforme a la condena. Pero las autoridades de inmigración lo estaban esperando fuera del tribunal, y el 22 de junio fue deportado a Nuevo Laredo, México. Al igual que millones de hombres mexicanos, vivía separado de su esposa e hijos, que permanecen en México mientras los padres viven y trabajan en Estados Unidos para ganar un ingreso que les permita mantenerlos. Paradójicamente, su detención se produjo el Día del Padre. Luego paso a instalar cables para televisión en Georgia y a trabajar como encofrador en obras de construcción en Tennessee. En Marshall, dijo que se convirtió en carpintero de categoría, y que hacía trabajos de lustrado y de construcción de muebles por cuenta propia, que muestra orgulloso con fotos en su teléfono. Esta no fue la primera vez que lo deportaron. La Patrulla Fronteriza interceptó a Juan en , después de haber visitado a su familia, pero poco después volvió a cruzar. En su lugar de origen, es difícil encontrar trabajo sin involucrarse en la delincuencia organizada, nos contó. The year-old construction worker has been hoarding what little he saves while working in a Mexican port city since being deported in March, and he has been biding his time for an opportunity to cross the Rio Grande and return to his wife and 4-year-old son in Kansas City, Missouri. Los escitas posteriormente se implicaron en frecuentes conflictos con el imperio aqueménida. Los escitas occidentales sufrieron una gran derrota contra Macedonia en el siglo IV a. En el siglo II a. La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes extranjeras, concretamente griegas y latinas. Heródoto dijo que los escitas se llamaban a sí mismos skolotoi. El término persa saka se usa para los escitas de Asia Central. Ellos, o un grupo relacionado, invadieron el norte de la India y se convirtieron en indo-escitas. Si se usaron otros idiomas en la región, no hay evidencia. Los escitas aparecen mencionados por primera vez en la documentación histórica en el siglo VIII a. La interpretación moderna de la evidencia histórica, arqueológica y antropológica ha propuesto dos amplias hipótesis. El I milenio a. Heródoto proporciona la primera descripción detallada de los escitas. Califica a los cimerios como una tribu diferente autóctona , expulsada por los escitas de la costa del mar Negro septentrional Hist. Afirma Heródoto 4. Durante los siglos V a III a. Cuando Heródoto escribió sus Historias en el siglo V a. El Don, entonces conocido como Tanaïs , había servido como una gran ruta comercial desde entonces. Los escitas aparentemente obtenían su riqueza del control sobre el comercio de esclavos desde el norte hacia Grecia a través de los puertos coloniales del mar Negro griego de Olbia , Quersoneso , Bósforo Cimerio y Gorgippia. También cultivaron grano, y embarcaban trigo, rebaños y queso hacia Grecia. Estrabón h. Su expansión hacía los Balcanes lo llevó a entrar en conflicto con Filipo II de Macedonia reinó a. Filipo II emprendió la acción militar contra los escitas en a. En lo posterior a su derrota, los celtas parece ser que desplazaron a los escitas en los Balcanes. En el año a. Sin embargo, el ejército escita fue derrotado por Alejandro en la batalla de Jaxartes. Podía hacerlo ahora sin perder su dignidad; y para que el resultado fuera aceptable para los Saccae , liberó a los prisioneros escitas de la guerra sin rescate para conseguir un acuerdo de paz. Esta política tuvo éxito, y los escitas ya no amenazaron al imperio de Alejandro. Para la época del relato de Estrabón las primeras épocas de nuestra era , los escitas de Crimea habían creado un nuevo reino que se extendía desde el bajo Dniéper hasta Crimea. Los reyes Escíloro y Palacus emprendieron guerras con Mitrídates el Grande reinó —63 a. Los eruditos modernos usualmente usan el término saka para referirse a las tribus de habla irania que habitaban la estepa oriental y la cuenca del Tarim. En las inscripciones en persa antiguo de la época aqueménida que se encuentran en Persépolis , y datan del reinado de Darío I r. Ciro el Grande del imperio aqueménida persa combatió contra los saka, cuyas mujeres se decía que luchaban junto con sus hombres. Las indicaciones de presencia saka también se han encontrado en la región de la cuenca del Tarim , posiblemente tan pronto como en el siglo VII a. Relatos de la emigración de los sakas aparecen en textos chinos como el Shiji de Sima Qian. Los yuezhi indoeuropeos, que originalmente vivieron entre Dunhuang y las montañas Qilian de Gansu , China, fueron atacados y forzados a huir del corredor del Hexi de Gansu por las fuerzas mongolas del gobernante xiongnu Modun , quien conquistó la zona en — a. Los saka migraron desde Bactriana donde con el tiempo asentaron en algunos de las ciudades estados oasis de la cuenca del Tarim que a veces cayeron bajo la influencia de la dinastía Han china a. Emmerick m. Durante la dinastía Tang china — , la región de nuevo pasó a soberanía china con las campañas de conquistas del emperador Li Shimin r. Los bizantinos es este caso cuidadosamente distinguieron a los escitas de los godos y los hunos que también seguían a Atila. El patriarca Focio pudo haber sido el primero en aplicar el término a ellos durante el asedio de Constantinopla en La arqueología escita también examina los restos de las fortificaciones y ciudades escitas del norte del Ponto. Los espectaculares hallazgos escitas en las tumbas de Arzhan, y otros en Tuva han sido datados de alrededor del año a. Una tumba en el bajo Volga dio una fecha similar, y una de las tumbas de Steblev del extremo de Europa del este de la región escita fue datada de finales del siglo VIII a. De ellos los arqueólogos han aprendido mucho de la vida y el arte escitas. Se han encontrado tumbas con mujeres armadas en el sur de Ucrania y en Rusia. Los boles de oro representan escenas mostrando ropas y armas. Los arqueólogos han deducido la cultura Pazyryk a partir de estos hallazgos: cinco grandes enterramientos y otros varios de menor tamaño entre y , uno abierto en por el arqueólogo ruso Sergei Rudenko. Otro hallazgo sorprendente, un carro funerario de cuatro ruedas y tres metros de alto, sobrevivió bien conservado desde el siglo V o IV a. Se ha identificado, provisionalmente, por un equipo de arqueólogos liderados por Boris Shramko como el yacimiento de Gelono , la supuesta capital de Escitia. Las impresionantes murallas de la ciudad y vasta superficie de cuarenta kilómetros cuadrados superan incluso el tamaño estrafalario que cuenta Heródoto. Su ubicación en el borde septentrional de la estepa ucraniana habría permitido control estratégico de la ruta comercial norte-sur. A juzgar por los hallazgos —que datan de los siglos V y IV a. Un alto grado de sincretismo cultural impregna los hallazgos, sin embargo. Las influencias artísticas y culturales helenísticas aparecen en muchas de las formas y representaciones humanas desde amorcillos a anillos con la representación de Atenea y su nombre inscrito en griego , atribuible a la existencia del imperio seléucida y del reino grecobactriano en la misma región hasta alrededor del a. Esto atestigua la riqueza de las influencias culturales en la zona de Bactriana en aquella época. Mientras la productividad de los animales domesticados en gran medida superaba a la de las sociedades agrícolas, la economía pastoral también necesitaba productos agrícolas suplementarios, y confederaciones nómadas estables desarrollaron alianzas simbióticas o forzadas con pueblos sedentarios — a cambio de productos animales y protección militar. Heródoto también menciona una tribu o clan real, una élite que en gran medida dominó a los otros escitas:. El hermano mayor, que fue el primero en verlos, se acercó con el propósito de apoderarse de ellos; pero, al aproximarse, el oro se puso al rojo. Cuando el mayor se alejó, se dirigió a ellos el segundo, pero el oro volvió a hacer lo mismo. Así pues el oro, al ponerse al rojo, rechazó a los dos primeros; sin embargo, cuando en tercer lugar se aproximó el benjamín, se extinguió la incandescencia y el muchacho se lo llevó a su casa. Ante estos prodigios, los hermanos mayores convinieron en entregarle al menor la totalidad del reino. Algunas tribus escitas no enterraban a sus muertos y esperaban que los buitres se los comieran, similar a los ritos zoroastras , y si esto ocurría era un augurio de bienestar para la tribu. También antes de una guerra enviaban pensamientos malos como saetas a los enemigos para matarlos y si éstos no morían o se enfermaban procedían a la guerra. Los escitas tenían la creencia de que el oro les había sido proporcionado por los Arimaspos , seres de un solo ojo, los cuales habían robado tesoros de los nidos de los grifos. También Magog , el segundo de los siete hijos de Jafet mencionados en la Biblia, es considerado un escita criador de caballos y camellos bactrianos. Varios historiadores comentaron la imposibilidad de Darío I rey persa de la dinastía de los aqueménidas de conquistar la región ocupada por los escitas a pesar de haber triunfado ya sobre Anatolia y haber conquistado otros territorios importantes. Su antecesor en el trono Ciro el Grande pereció a manos de una tribu escita, los masagetas , durante una de sus campañas militares. Pueblo guerrero, los escitas eran conocidos, en particular, por ser grandes jinetes y en la guerra eran temibles arqueros a caballo. Destacan por su temprano uso del arco compuesto disparado a caballo. La armadura típica escita consistía en un coselete de cuero con piezas de hierro para los arqueros a caballo. También solían adornarse con abundante orfebrería , tanto ellos como sus monturas. Las empuñaduras y las hojas estaban profusamente decoradas, algunas eran auténticas obras de arte. Posteriormente algunas tribus escitas se asentaron y se volvieron agricultores alrededor del mar Negro. Los escitas eran guerreros conocidos por su agresividad. Gobernados por un grupo pequeño de élites estrechamente aliadas, los escitas tenían reputación como arqueros , y muchos se empleaban como mercenarios. El tesoro de Ziwiye , un tesoro de objetos de plata y oro, así como marfil, que se encuentra cerca de la ciudad de Sakiz al sur del lago Urmia y que data entre el y el a. Heródoto cuenta que los escitas usaban cannabis , tanto para tejer su ropa como para limpiarse en su humo Hist. Hombres y mujeres vestían de forma parecida. Un enterramiento en Pazyryk, descubierto en los años noventa , contiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha. Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende hasta las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytos , hacha de combate, piedra de afilar, etc. Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado. Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los materiales usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro. Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes. Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combate , particularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita. Tras su expulsión por los yuezhi , algunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China. Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón. Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Silla , se dice que son de diseño escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas. En Manchuria se han encontrado tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia. En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles. Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente los cinturones. Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervo , se hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra. Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbre , pero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve. Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur. Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las estepas. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes. La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas y zapatos, y otros elementos con los que también comerciaban. Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia. Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por Heródoto , Hipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce la gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes. Durante el siglo XVIII , Pedro el Grande , zar de Rusia , construyó el Museo Imperial donde se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volga , donde se estima que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar. Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsos , los gelonos , los budinos y los neuros. Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados. Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Bronce y la de Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc. Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticada , microsatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el territorio estepario entre Europa y Asia oriental. Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, los escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespeare , por ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos de este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas. Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. Artículo principal: Lenguas escitas. Todos son en su mayor parte nómadas. Y en cuanto a los Däae, algunos de ellos son llamados parnos , algunos xanthii , y otros pissuri. Y estos pueblos estaban de acuerdo en pagar tributo , y el tributo era para permitir a los invasores en ciertos momentos prefijados para rebasar el país y llevarse botín. Véanse también: Sarmatismo y Generaciones de Noé. Alekseev, A. Radiocarbon , Vol..

As the bus drove south here the border, Diego thought of his daughter, who was turning four years old that day. The bus reached the border at noon and the migrants were left to cross the Rio Grande on a footbridge into Mexico, a country Diego had not chicas etíopes atacadas por forner since he was three years old.

Ricardo showed his passport at a border station, Rosie crossed in an automobile with a family friend, and Adriana walked for eight days through the desert.

Ricardo opened a tree-trimming business. Adriana sold home-cooked food out of her little kitchen. Life was good. Like many immigrant families, Adriana and Ricardo opened their home now and then to friends and family members in need. Adriana was in her own room taking care of the children. Police arrested chicas etíopes atacadas por forner only Tom, but Ricardo and Adriana.

Grass fed protein powder

Adriana served a month in jail, then spent six months in immigration detention. Todos estaban sentados con las muñecas y los tobillos encadenados. Diego asistió a la escuela en Lewisville, Texas, pero abandonó los estudios en 7. Comenzó a trabajar como pintor y visit web page cerca de USD por semana, en los períodos buenos. Contribuía con casi un tercio de sus ingresos a solventar los gastos del hogar. Esta fue la tarea mejor remunerada que tuvo hasta el momento.

Él y Michelle estaban esperando su tercer hijo. El día de Navidad deDiego se dirigía en automóvil a la casa de sus padres cuando un vehículo policial lo obligó a detenerse.

Un agente le preguntó si había bebido alcohol. Dijo que había tomado chicas etíopes atacadas por forner cervezas en la casa de un amigo seis horas antes. Los policías le hicieron una prueba de sobriedad y le dijeron que no la había pasado.

Diego pidió, varias veces, que le realizaran una prueba de alcoholemia, pero los policías chicas etíopes atacadas por forner lo hicieron. Los agentes encontraron un solo cigarrillo de marihuana en su automóvil. Diego dijo que era posible que se le hubiera caído a alguno de sus amigos. Los agentes llevaron a Diego chicas etíopes atacadas por forner la dependencia policial. Su abogado le dijo que sería deportado incluso si no era declarado culpable de los delitos de conducir en estado de ebriedad y tenencia de estupefacientes, pues la detención ya había llamado la atención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Diego aceptó declararse culpable del delito de conducir en estado de ebriedad y el fiscal desistió del otro cargo. Firmó una orden de expulsión voluntaria. Cuando Human Rights Watch lo entrevistó, Diego estaba viendo la posibilidad de que familiares mexicanos de su esposa pudieran ir a recogerlo. Adriana, Ricardo y Rosie tomaron diferentes caminos para ingresar en Estados Unidos. Ricardo mostró su pasaporte en un puesto fronterizo, Rosie cruzó en automóvil con un amigo de la familia y Adriana caminó durante ocho días por el desierto.

Adriana vendía comida casera que preparaba en su pequeña cocina. Tenían una buena vida. Como muchas familias de inmigrantes, Adriana y Ricardo de vez en cuando acogían en su casa a amigos y familiares que necesitaban ayuda. Los agentes parecían saber exactamente lo que buscaban, dijo Adriana, y encontraron una pequeña cantidad de marihuana en la habitación de Tom.

Adriana estaba en su propia habitación cuidando a sus hijas. Pero la policía detuvo no solo a Tom, sino también learn more here Ricardo y a Adriana. Adriana firmó una orden de expulsión voluntaria, pero el día en que llegó a México, supo que no se quedaría. Ricky, who came to the United States from Mexico when he was 2 years old, says he fell into a depression after his girlfriend went off to college.

He started smoking marijuana with a new set of friends. This was a change for Ricky. During his high school years, he avoided alcohol and drugs, focusing on his beloved soccer. In Aprilone of his new friends gave him a few small bags of cocaine and urged him to chicas etíopes atacadas por forner selling them, he said. They went into his backpack, he said, and when a Canyon Lake Park ranger smelled marijuana smoke on him and searched it, they were there, along with a marijuana cigarette.

That moment would lead to his deportation to a country he had never known, and deliver him into the hands of violent criminals.

Donna sucking cock

It almost cost him his life. Ricky caught a bus from downtown Nuevo Laredo to visit a sister in Chicas etíopes atacadas por forner Negras, fell asleep, and was awakened with a flashlight in his eyes and a gun at his head.

Then he dragged Ricky off the bus, beat him with a stick, and forced him to an apartment where six other deportees sat, terrified. To them, Ricky and the other captive deportees were cash cows. One man began screaming, and Ricky found chicas etíopes atacadas por forner covered in a thick layer of angry bees that detached themselves and swarmed Ricky. As the day grew hotter, Ricky ran out of water, he said, and the next thing he knew, he was being wakened by a Border Patrol officer.

He had passed out by the side of a road. The officer revived him with an IV drip, he said, and — in an act for which Ricky said he will always be grateful — instead of feeding him back into the criminal justice system to complete his prison sentence, the officer drove him directly to the Laredo-Nuevo Laredo footbridge.

As Ricky told his story nearly two weeks later, his face, neck, and arms were still covered Ktm 690 duke review uk citas bee-sting welts. But he managed a sad smile.

Ricky, quien llegó a Estados Unidos desde México cuando tenía dos años, afirmó haber sufrido una depresión cuando su novia se fue para estudiar en la universidad. Hizo nuevas amistades, y empezó a fumar marihuana con estas personas. Esto supuso un cambio para Ricky.

En abril deuno de sus nuevos amigos le dio algunos paquetes pequeños con cocaína y lo instó a que intentara venderlos, chicas etíopes atacadas por forner. Ese momento hizo que posteriormente fuera deportado a un país que nunca había conocido, y quedara en manos de violentos criminales.

Eso casi le cuesta la vida. En septiembre, desde un centro chicas etíopes atacadas por forner recepción de deportados en Nuevo Laredo, México, Ricky contó su historia a un investigador de Human Rights Watch. Ricky contó que estuvo ocho días en ese departamento, hambriento, esperando que su madre enviara al cartel USD 3. Pero los pandilleros no le dieron opción.

Para ellos, Ricky y las otras personas cautivas eran moneda de cambio. Al llegar el mediodía del primer día de expedición, el grupo de Ricky fue abandonado por su guía, contó. Un hombre empezó a gritar, y Ricky vio que estaba siendo atacado por un enjambre de abejas, que chicas etíopes atacadas por forner dividió y rodeó a Ricky.

Había perdido el conocimiento junto a una carretera. Cuando Ricky relató lo sucedido casi dos semanas después, su rostro, cuello y brazos todavía estaban cubiertos de picaduras de abejas.

Pero igualmente esbozó una sonrisa melancólica. He found a well-paid job with a landscaping company in Waterbury, Connecticut.

Alejandro met Anna in Connecticut. They married, rented an apartment, and had Daniel in Little Daniel loved following his father around at work, with a child-sized rake in his hands. They both loved building snowmen and chicas etíopes atacadas por forner from the mountains of snow Alejandro would pile up in the corners of parking lots.

chicas etíopes atacadas por forner

Anna and Alejandro spoke Spanish at home, but Daniel, once he started school, would answer them in English. InAlejandro was charged with driving without a license. That seemingly minor charge would come back to haunt him. Ina shopping mall security guard overheard Alejandro and Anna arguing in Spanish while looking for a parking space.

Anna felt Alejandro was working too many hours, Alejandro remembered. The guard called the police, Alejandro said, and the officers found an click the following article bottle of tequila in the car.

But they took him to Waterbury Jail for an hour. This is often all it takes — the briefest, most insignificant-seeming contact with law enforcement at any level can end with being handed over to Immigration and Customs Enforcement ICE chicas etíopes atacadas por forner eventual deportation.

At the last one, chicas etíopes atacadas por forner March 23 this year, the judge ordered Alejandro to attend a three-week Alcoholics Anonymous program. The day that Alejandro was going to start, an ICE agent took him into custody. In the migrant center, he pantomimed trying to eat with his hands chained to his waist. Anna has left go here work at a fast-food restaurant, Alejandro said, because she is afraid of showing her face in public; she is getting house-cleaning jobs when she can.

Alejandro stared at his hands. Alejandro ingresó por primera vez en Estados Unidos enen un vuelo de la ciudad de México a Nueva York con una visa chicas etíopes atacadas por forner turista. Encontró empleo bien remunerado en una empresa de paisajismo en Waterbury, Connecticut. Alejandro conoció a Anna en Connecticut. Se casaron, rentaron un apartamento y tuvieron a Daniel en Al pequeño Daniel le gustaba imitar a su padre mientras trabajaba, usando un rastrillo para niños.

Ambos disfrutaban armando muñecos de nieve y fuertes con los montículos de nieve que Alejandro apilaba en las esquinas de los estacionamientos. Anna y Alejandro hablaban español en casa, pero Daniel, una vez que comenzó la escuela, les respondía en inglés. EnAlejandro fue acusado de conducir sin licencia. No tenía una licencia chicas etíopes atacadas por forner mostrarles a los agentes que se detuvieron allí; y pasarían otros 10 años hasta que Connecticut comenzara a emitir licencias de conducir a inmigrantes indocumentados.

Esa infracción aparentemente menor volvería para atormentarlo. Enun guardia de seguridad de un centro comercial escuchó que Alejandro y Anna discutían en español mientras buscaban un lugar para estacionar. El guardia llamó a la policía, contó Alejandro, y los agentes encontraron una botella de tequila abierta en el vehículo. Alejandro afirmó que no había bebido, y pasó todas las pruebas de alcoholemia que le hicieron los agentes. El día en que Alejandro iba a comenzar, un agente del ICE se lo llevó detenido.

En el centro de migrantes, explicó con gestos cómo había intentado comer con las manos encadenadas a la cintura. Alejandro posó su mirada en sus manos. Alfonso ran chicas etíopes atacadas por forner cleaning company in Houston that employed 25 people. The contracts often required night work, and chicas etíopes atacadas por forner was a hands-on employer.

What set here his deportation troubles in was his own call to police, after Rebecca confronted him outside their apartment about the excessive hours he was chicas etíopes atacadas por forner. She was speaking loudly. But the kids wanted to go out. They wanted him to play. It got to me now and then.

By the time of his arrest, Alfonso had only one more step, they said, in the process of regularizing his immigration status on the grounds of his marriage to a citizen.

He said his lawyer advised him there was no way to beat the charge and that the only way to put it behind him would be to plead guilty and serve the chicas etíopes atacadas por forner — nine days — which is what he ended up doing. Alfonso had come to the United States from Mexico City as soon as he turned 18, and quickly found work in a butcher shop. But it was his night job, cleaning several YMCAs, that he discovered he really liked.

He met Rebecca when they were both cleaning at a Honda dealership, and after dating for two years, they married inand he became the sole provider. His record was clean except for one drunk driving charge — and the charges that stemmed from the argument with Rebecca. Rebecca was leaving to take Alison and Jamie to school on August 23 when immigration authorities arrived at their apartment to arrest Alfonso, initially claiming to be the police.

chicas etíopes atacadas por forner

Rebecca is afraid of the gangs in Mexico City and believes the schools will be worse. Alfonso dirigía una empresa de limpieza en Houston que empleaba a 25 personas.

Sexy sims Watch PORN Videos Seychelles pussy. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Los datos le fueron revelados de a poco. Me dio USD 1. Yo solo quería poder comprarme mi casa. En un control de antecedentes penales no se detectó que hubiera sido condenado. Luego fue trasladado al Centro de Detención de Adelanto en Adelanto, California, donde permaneció 15 días. Casi todas las condenas por drogas hacen que sea sumamente difícil que un inmigrante indocumentado pueda evitar ser deportado. Cuando Rojas emigró a EE. Llegó escapando de la pobreza junto con su pareja, Aura, y ambos trabajaron para criar a sus hijos y cumplir el sueño de la vivienda propia. Me siento desolado. No tengo nada que hacer aquí. In , year-old Carlos G. Sixteen years later, he found himself back in the same town, telling his story to Human Rights Watch researchers in a deportee reception center. When he reached Houston in , Carlos found work in remodeling. He thinks he left the house to head home through Houston at about 2 a. He figured the police were stopping that vehicle. But Carlos was stopped and charged with evading arrest. Carlos was jailed for two months. Then, his bosses helped him pay his bond, and he spent six months in and out of court hearings. His records indicate prosecution was deferred. In August of , he began a three-year probationary period, appearing every month, he says, never missing once. On April 27, , he showed up to see his probation officer, as always. Just inside the door, a man dressed in an ICE uniform asked him for his name — and cuffed him. All he had left was the roof trimming. En , Carlos G. Cuando llegó a Houston en , Carlos empezó a trabajar en remodelaciones. Lamentablemente, su negocio no siguió siendo próspero y tuvo que volver a trabajar para otras personas; pero sus nuevos jefes le agradaban, y dijo que eran justos y que le ofrecían tareas interesantes. Cree haberse ido de la casa para volver a su hogar en Houston cerca de las 2 a. Supuso que la policía pretendía detener a ese vehículo. Pero Carlos fue obligado a detenerse y acusado de intentar evadir ser arrestado. Carlos estuvo encarcelado dos meses. Luego, sus jefes le ayudaron a pagar la fianza, y pasó seis meses teniendo una audiencia judicial tras otra. En su expediente se indica que se dispuso la suspensión condicional del proceso. El 27 de abril de , se presentó como era habitual ante su supervisor de libertad vigilada. Luego de varias semanas en el centro de detención inmigratoria de CCA en Houston, fue deportado en junio. En el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes, Carlos todavía estaba preocupado por un trabajo de pintura que había quedado sin terminar en Texas, en la casa de su jefe. La noche del 3 de junio de , mientras volvía del trabajo a su casa a las 2 a. Moisés fue deportado a Nuevo Laredo, México, el 21 de junio. Moisés contó que cruzó por primera vez de México a Estados Unidos hace 23 años, cuando tenía 15 años de edad. La Patrulla Fronteriza lo envió de regreso una vez, pero logró cruzar en un segundo intento y empezó su vida en Estados Unidos, donde trabajó en restaurantes y fue progresando de lavaplatos a ayudante de cocina, cocinero, ayudante de camarero y camarero. Conoció a Zoraida cuando ella trabajaba como cajera en un restaurante. Él y Zoraida son buenos cocineros, los niños colaboran en la mesa y el televisor se apaga mientras comen. Zoraida o uno de los niños dice la oración. Durante su deportación, Moisés le preguntó a un policía por qué las autoridades apuntaban a quienes habían llegado al país para comenzar una nueva vida, en vez de concentrarse en quienes vendían drogas o se involucraban en peleas. Zoraida, que antes trabajaba solamente dos mañanas por semana, ha aceptado un empleo a tiempo completo desde que Moisés fue arrestado. On the night of June 3, , as he was heading home from work at 2 a. Moises said a judge released him after two days in Hennepin County jail — despite a previous arrest in for driving without a license — but immigration agents were waiting for him. Moises was deported to Nuevo Laredo, Mexico, on June The Border Patrol sent him back once, but he made it on a second try and settled into an American life, rising in restaurant work from dishwasher to prep-cook, cook, busser, and server. He and Zoraida met when she was working as a restaurant cashier. Moises remembers his own mother, who was a migrant worker, saying what she most regretted was not being able to sit down to a meal each day with her children, and Moises has dedicated himself to doing that. He and Zoraida are both good cooks, the kids pitch in with mealtime chores, and the TV is turned off. Zoraida or one of the children leads the prayer. During his deportation, Moises asked a police officer why authorities targeted those who came to start a new life rather than concentrating on those selling drugs or fighting. Moises thinks that moving the family to Mexico would be too hard on the kids, so he is contemplating going back. Heading home, he grazed a tree. He scratched his Chevy Malibu, and the accident earned Juan a drunk driving charge. As he left the courthouse, he was planning on starting classes and hours of community service that would complete his obligations under his sentence. But immigration authorities were waiting for him outside the courthouse, and on June 22, he was deported to Nuevo Laredo, Mexico. Like millions of Mexican men, he lived separate from his wife and children, who remain in Mexico while the fathers live and work in the US in order to earn enough to support them. He moved on to laying cable for television in Georgia and working as a framer on building projects in Tennessee. In Marshall, he said he became a high-end carpenter, doing finish work and building furniture on his own, which he proudly shows in photos on his phone. The Border Patrol caught Juan in , after he was visiting his family, but he soon crossed again. Now, his friends will sell the Chevy Malibu with the tree-scratched door for him, and they will collect the belongings he was never allowed to recover when he left them in the courthouse parking lot. Meanwhile, Juan said he will head for San Miguel de Allende, and after a family visit, he will probably try to cross again to seek a family-sustaining wage north of the Rio Grande. Ayudó a su madre a mantener el hogar y trabajó para llevar un salario a la familia en San Miguel de Allende, México. Aunque Juan ha pasado su vida adulta trabajando en Estados Unidos, tras cruzar la frontera a los 15 años para buscar empleo, mantuvo siempre un vínculo estrecho con su madre. Por eso, cuando ella murió en noviembre pasado en México, este carpintero de 53 años se emborrachó después del trabajo en la casa de un amigo en Marshall, Texas. Esto provoco un raspón en su Chevy Malibu, y el accidente supuso para Juan un cargo por conducir bajo el efecto del alcohol. Juan dijo que, para la audiencia del 18 de junio, ya había pagado varias cuotas de una multa de USD 1. Al salir del tribunal, tenía la intención de empezar a tomar clases y cumplir horas de servicio comunitario para completar sus obligaciones conforme a la condena. Pero las autoridades de inmigración lo estaban esperando fuera del tribunal, y el 22 de junio fue deportado a Nuevo Laredo, México. Al igual que millones de hombres mexicanos, vivía separado de su esposa e hijos, que permanecen en México mientras los padres viven y trabajan en Estados Unidos para ganar un ingreso que les permita mantenerlos. Paradójicamente, su detención se produjo el Día del Padre. Luego paso a instalar cables para televisión en Georgia y a trabajar como encofrador en obras de construcción en Tennessee. En Marshall, dijo que se convirtió en carpintero de categoría, y que hacía trabajos de lustrado y de construcción de muebles por cuenta propia, que muestra orgulloso con fotos en su teléfono. Esta no fue la primera vez que lo deportaron. La Patrulla Fronteriza interceptó a Juan en , después de haber visitado a su familia, pero poco después volvió a cruzar. En su lugar de origen, es difícil encontrar trabajo sin involucrarse en la delincuencia organizada, nos contó. The year-old construction worker has been hoarding what little he saves while working in a Mexican port city since being deported in March, and he has been biding his time for an opportunity to cross the Rio Grande and return to his wife and 4-year-old son in Kansas City, Missouri. He stopped by the Tamaulipas Institute for Migrants to borrow a phone and call them. Click to expand Image Jose R. They let him go and arrested the rest of us for not having identification. Back in Kansas City, Maria has gone to work as a housekeeper. She and 4-year-old Santiago have given up the apartment to save money and rented a room in a house, but she is barely making ends meet. He is worried that Maria, too, will be deported. I miss them so much. Este trabajador de la construcción, de 42 años, ha estado atesorando lo poco que gana trabajando en una ciudad portuaria de México desde que fue deportado en marzo, y espera pacientemente una oportunidad para cruzar el Río Grande y regresar con su esposa y su hijo de 4 años en Kansas City, Missouri. Pasó por el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes con la intención de pedir que le presten un teléfono para llamarlos. José, oriundo de Chiapas, en el sur de México, dijo que fue deportado por primera vez cuando intentó cruzar solo en Finalmente se trasladaron a Kansas City en busca de mejores oportunidades, y se instalaron allí. José trabajaba para tres empleadores distintos, y ganaba algo de USD por día. Intentaba que sus jefes lo llevaran en sus vehículos hasta el trabajo, para poder dejar el Hyundai de la familia a María. Un domingo de febrero, la policía de Kansas City detuvo el automóvil de uno de sus empleadores, que estaba llevando a José y otras tres personas a sus casas. De regreso en Kansas City, María ha empezado a trabajar en el servicio doméstico. Ella y su hijo Santiago, de 4 años, han dejado el departamento para ahorrar dinero y alquilaron una habitación en una casa, pero apenas gana para subsistir. Le preocupa la posibilidad de que también deporten a María. He was picked up, and deported to Nuevo Laredo, Mexico, in March His common-law wife Laura, a US citizen, followed as soon as she could, and when Human Rights Watch researchers met them in a migrant reception center in June, they had rented an apartment nearby and were seeking advice on a legal way to get Omar back to the United States. Click to expand Image Omar G. While Waco has a reputation as being aggressive about arresting undocumented immigrants, Laura and Omar loved living there despite the risks. Laura had custody of three small children from a previous marriage, and as their romance blossomed, Omar became a dedicated step-father. Omar could fix anything, and he was a good carpenter, so he always had work. Laura, too, brought home wages, doing manual labor in warehouses. They said Omar had his first run-in with the immigration system four years ago. When an immigration judge learned that Omar was caring for Laura — his common-law wife — he urged the couple to formalize their relationship by marrying. But when they wrote down the wrong date for a court appearance — and missed it by one day — Omar was deported for the first time. After that deportation, Laura traveled south and met him in Monterrey, Mexico. Together, they reentered the US and were living in Waco when Omar was deported for the second time. Alguien se comunicó telefónicamente con la policía para avisar que había una persona indocumentada en la casa de Omar, en Waco, Texas. A causa de esto, Omar fue arrestado y deportado a Nuevo Laredo, México, en marzo de Su concubina Laura, que tiene ciudadanía estadounidense, lo siguió hasta México tan pronto como pudo, y cuando los investigadores de Human Rights Watch los conocieron en un centro de recepción de migrantes en junio, habían alquilado un departamento en la zona y estaban buscando asesoramiento para saber si había una forma legal de que Omar vuelva a Estados Unidos. Aunque es sabido que en Waco se aplica una política enérgica de detención de inmigrantes indocumentados, a Laura y Omar les encantaba vivir allí a pesar de los riesgos. Omar, de 51 años, llegó a Waco desde Monterrey, México, cuando tenía 28 años y se fue a vivir con un hermano justo frente a la vivienda de la madre de Laura. En ese tiempo Laura tenía la custodia de tres niños pequeños nacidos de un matrimonio anterior, y cuando su relación sentimental con Omar prosperó, este se convirtió en un padrastro sumamente responsable para los niños. Omar sabía reparar todo tipo de cosas y era un buen carpintero, de modo que nunca le faltó el trabajo. Laura también aportaba ingresos para el hogar haciendo tareas manuales en almacenes. Contaron que Omar tuvo su primer encuentro con el sistema inmigratorio hace cuatro años. Los inmigrantes indocumentados no pueden solicitar licencias de conducir en Texas, y después de que la policía de Waco observó algunos timbres vencidos en el Buick de Omar, descubrieron que no tenía licencia. Cuando un juez de inmigración supo que Omar se ocupaba de cuidar a Laura —su concubina— instó a la pareja a que formalizaran su relación contrayendo matrimonio. Sin embargo, cuando anotaron mal la fecha de una comparecencia ante los tribunales —y se presentaron equivocadamente un día después— Omar fue deportado por primera vez. Tras la deportación, Laura viajó hacia el sur y se reunió con él en Monterrey, México. Juntos, volvieron a entrar a Estados Unidos y estaban viviendo en Waco cuando Omar fue deportado por segunda vez. Van a casarse, nos contó. Laura lamenta haberlo pospuesto, por considerar que era un procedimiento innecesario y costoso. As he rolled out of the parking lot to head back to work, Diego said an Amarillo police officer pulled him over, saying he had failed to yield properly. That stop led to his deportation in June, eighteen months later. He was born in Mexico City, the youngest of five children, and carried north with the family when he was two. Click to expand Image Diego L. He was just born somewhere else. Diego said he calmly went out to meet them, and allowed himself to be cuffed. When I was walking in the desert, I saw two dead bodies, lying in the dirt. This time, his stay in the Potter County Jail lasted nine months, and he was released to Immigration and Customs Enforcement, only to spend nine more months in detention. Although Amanda urged him not to sign anything — she was seeking ways to help him stay legally — Diego signed deportation papers. Amanda said the first choice for them both is to get him back to Amarillo legally. But for the time being, Diego is fending for himself in a strange country. Diego dijo que, mientras salía del estacionamiento para regresar al trabajo, un policía de Amarillo le indicó que se detuviera, alegando que no había cedido el paso como correspondía. Ese control llevó a que fuera deportado en junio, 18 meses después. El menor de cinco hijos, nació en México D. Ella tiene una hija de 9 años y un hijo de 7 que lo extrañan muchísimo. Los problemas inmigratorios de Diego empezaron en , cuando él y Amanda estaban discutiendo en su departamento —solo verbalmente, insisten ambos— y un vecino llamó a la policía. Diego dijo que salió con tranquilidad para recibirlos, y permitió que lo esposaran. Cuando la policía detuvo a Diego en la tienda de autoservicio ese día de enero, no pudo mostrar una licencia de conducir, pues en Texas estas no se emiten a migrantes indocumentados. Aunque Amanda lo instó a no firmar nada mientras ella intentaba por todos los medios lograr que pudiera permanecer legalmente, Diego firmó los documentos de deportación. Amanda manifestó que, para ambos, su primera elección es que él pueda volver legalmente a Amarillo. Alexis G. Click to expand Image Alexis G. No sabe exactamente cómo hizo para evitar ser deportada. Alexis alcanzó el cuadro de honor de su escuela, y tocaba el barítono en la banda musical de su colegio secundario y el bajo eléctrico en otra banda escolar. Cuando empezó el tercer año de la escuela secundaria, reunió los requisitos para solicitar la Prórroga de Procedimientos Migratorios para Personas Llegadas en la Infancia Deferred Action for Childhood Arrival, DACA , y esto le permitió trabajar en un supermercado después del horario de escuela. Sin embargo, la perspectiva de ganar buenos ingresos en la colocación de estuco en Dallas hizo que regresara allí, y Maryjo lo acompañó. El traslado resultó costoso: Alexis no tuvo trabajo por un mes y medio y, en , no tenía los USD para pagar la renovación de la DACA por dos años. Aun así, en marzo de , él y Maryjo lograron casarse. Su luna de miel terminó el 4 de junio, cuando se produjo una pelea en una zona donde había un mercado de pulgas y una feria. Dice que no sabe exactamente qué sucedió, pero que al bajar Andrés de un juego con su hijo de tres años, el operador lo empujó. Fue detenido por la policía, acusado de agresión y entregado al ICE. Fue la primera vez que Alexis estuvo detenido por motivos inmigratorios, y Andrés, que antes había sido deportado dos veces, le aconsejó que firmara para ser expulsado voluntariamente. Y así lo hizo. Ahora me parece que simplemente nos deportan por cualquier cosa. Su esposa Maryjo dijo a Human Rights Watch que, desde que deportaron a Alexis, hablan por teléfono todos los días. Y luego desde otro lado te dicen que no eres estadounidense porque no tienes papeles. Eso duele. Twenty-year-old Alexis G. One of his most poignant memories is of the arrest of his undocumented, single mother, when he was in 7 th grade. She had gone to make good on unpaid traffic tickets, not knowing authorities had issued a warrant for her arrest because of them. Immigration authorities released her five days later to go home to her four sons — Alexis is the youngest of the boys — and her US-born daughter. When he started junior year, he qualified for Deferred Action for Childhood Arrival DACA status, which allowed him to work in a supermarket after school. He said he finished in the top 15 percent of his class. But the high-paid stucco work of Dallas drew him back, and Maryjo went with him. Still, by March , he and Maryjo managed to get married. Their honeymoon ended on June 4, when a fight broke out at a flea market and carnival. He was arrested by police, charged with assault, and handed over to ICE. The immigration detention center was so full that night that Alexis and Andres, arrested at the same time, slept under a staircase. He did. It hurts. Do I not count? Every time Marco G. After recently being deported for the third time, the family was starting to contemplate another possibility — if it would be possible to settle a while in Mexico. Their US-born kids — Antonio, who is 14, and Sofia, who is 10 — need Mexican papers to enroll in school. Marco was first deported in , after being put on probation for driving while intoxicated. They took him and deported him. The second deportation happened in , when they were trying to sell a trailer he had remodeled, to put a down payment on a house; the buyers, whom they had allowed to move in, refused to finish paying and called the police, saying Marco and Leah had assaulted them, which Marco and Leah deny. The third deportation happened in January They said the warrant on the assault charge showed up, and authorities held him in Claremont County Jail for three months, subpoenaing the complainant. She never showed up, and they turned Marco over to ICE for deportation. They told us back in his hometown of La Barca, Jalisco, Marco built the family a big house that, along with his foreign-born wife, attracted the attention of a gang. They kidnapped Marco and, to intimidate Leah into paying ransom, fired an automatic-rifle fusillade in front of the house. Cowering inside with her screaming children, Leah called the US consulate in Guadalajara, and within half an hour, the Mexican military arrived. Leah and the children were whisked onto a bus back to the US, not knowing what had become of Marco. A month later, he showed up in Ohio. His relatives in La Barca had given the house, with all its furnishings, to the gang in exchange for his release. They are hoping to move out of the sweltering cinderblock apartment they rented in Nuevo Laredo and head for Cancun — about as far from La Barca as possible — where they figure Marco will find work. Cada vez que deportan a Marco G. Sus hijos —Antonio, de 14 años, y Sofía, de 10— nacieron en EE. Contó que Marco cruzó ilegalmente la frontera entre EE. La pareja aseveró que los jefes que Marco había tenido en Estados Unidos lo consideraban un empleado valiosísimo, en tareas tan diversas como trabajar con caballos en Ohio, administrar un complejo gigantesco de apartamentos o reparar maquinaria japonesa de construcción de motores en Michigan. Marco fue deportado por primera vez en , luego de haber sido condenado a libertad vigilada por conducir bajo los efectos de sustancias. La segunda deportación ocurrió en , cuando intentaban vender un remolque que él había remodelado, con el fin de usar ese dinero como seña para la compra de una vivienda; los compradores, a quienes les habían permitido mudarse, se negaron a terminar de pagar y llamaron a la policía, alegando que Marco y Leah los habían agredido, algo que ambos niegan. La tercera deportación fue en enero de Desarrollaron una rica cultura caracterizada por tumbas opulentas, fina metalistería y un estilo artístico brillante. Con base en lo que es hoy Ucrania , la Rusia europea meridional y Crimea , los escitas occidentales eran gobernados por una clase rica conocida como los Escitas Reales o Regios. Estos objetos sobreviven principalmente en metal, formando un arte escita distintivo. La arqueología ha descubierto testimonios de la cultura escita en los montículos funerarios de Ucrania y el sur de Rusia. Siglos después colaboraron con los medos — tribu irania emparentada con los persas — para desmembrar al Imperio asirio. Alrededor de — a. Los escitas posteriormente se implicaron en frecuentes conflictos con el imperio aqueménida. Los escitas occidentales sufrieron una gran derrota contra Macedonia en el siglo IV a. En el siglo II a. La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes extranjeras, concretamente griegas y latinas. Heródoto dijo que los escitas se llamaban a sí mismos skolotoi. El término persa saka se usa para los escitas de Asia Central. Ellos, o un grupo relacionado, invadieron el norte de la India y se convirtieron en indo-escitas. Si se usaron otros idiomas en la región, no hay evidencia. Los escitas aparecen mencionados por primera vez en la documentación histórica en el siglo VIII a. La interpretación moderna de la evidencia histórica, arqueológica y antropológica ha propuesto dos amplias hipótesis. El I milenio a. Heródoto proporciona la primera descripción detallada de los escitas. Califica a los cimerios como una tribu diferente autóctona , expulsada por los escitas de la costa del mar Negro septentrional Hist. Afirma Heródoto 4. Durante los siglos V a III a. Cuando Heródoto escribió sus Historias en el siglo V a. El Don, entonces conocido como Tanaïs , había servido como una gran ruta comercial desde entonces. Los escitas aparentemente obtenían su riqueza del control sobre el comercio de esclavos desde el norte hacia Grecia a través de los puertos coloniales del mar Negro griego de Olbia , Quersoneso , Bósforo Cimerio y Gorgippia. También cultivaron grano, y embarcaban trigo, rebaños y queso hacia Grecia. Estrabón h. Su expansión hacía los Balcanes lo llevó a entrar en conflicto con Filipo II de Macedonia reinó a. Filipo II emprendió la acción militar contra los escitas en a. En lo posterior a su derrota, los celtas parece ser que desplazaron a los escitas en los Balcanes. En el año a. Sin embargo, el ejército escita fue derrotado por Alejandro en la batalla de Jaxartes. Podía hacerlo ahora sin perder su dignidad; y para que el resultado fuera aceptable para los Saccae , liberó a los prisioneros escitas de la guerra sin rescate para conseguir un acuerdo de paz. Esta política tuvo éxito, y los escitas ya no amenazaron al imperio de Alejandro. Para la época del relato de Estrabón las primeras épocas de nuestra era , los escitas de Crimea habían creado un nuevo reino que se extendía desde el bajo Dniéper hasta Crimea. Los reyes Escíloro y Palacus emprendieron guerras con Mitrídates el Grande reinó —63 a. Los eruditos modernos usualmente usan el término saka para referirse a las tribus de habla irania que habitaban la estepa oriental y la cuenca del Tarim. En las inscripciones en persa antiguo de la época aqueménida que se encuentran en Persépolis , y datan del reinado de Darío I r. Ciro el Grande del imperio aqueménida persa combatió contra los saka, cuyas mujeres se decía que luchaban junto con sus hombres. Las indicaciones de presencia saka también se han encontrado en la región de la cuenca del Tarim , posiblemente tan pronto como en el siglo VII a. Relatos de la emigración de los sakas aparecen en textos chinos como el Shiji de Sima Qian. Los yuezhi indoeuropeos, que originalmente vivieron entre Dunhuang y las montañas Qilian de Gansu , China, fueron atacados y forzados a huir del corredor del Hexi de Gansu por las fuerzas mongolas del gobernante xiongnu Modun , quien conquistó la zona en — a. Los saka migraron desde Bactriana donde con el tiempo asentaron en algunos de las ciudades estados oasis de la cuenca del Tarim que a veces cayeron bajo la influencia de la dinastía Han china a. Emmerick m. Durante la dinastía Tang china — , la región de nuevo pasó a soberanía china con las campañas de conquistas del emperador Li Shimin r. Los bizantinos es este caso cuidadosamente distinguieron a los escitas de los godos y los hunos que también seguían a Atila. El patriarca Focio pudo haber sido el primero en aplicar el término a ellos durante el asedio de Constantinopla en La arqueología escita también examina los restos de las fortificaciones y ciudades escitas del norte del Ponto. Los espectaculares hallazgos escitas en las tumbas de Arzhan, y otros en Tuva han sido datados de alrededor del año a. Una tumba en el bajo Volga dio una fecha similar, y una de las tumbas de Steblev del extremo de Europa del este de la región escita fue datada de finales del siglo VIII a. De ellos los arqueólogos han aprendido mucho de la vida y el arte escitas. Se han encontrado tumbas con mujeres armadas en el sur de Ucrania y en Rusia. Los boles de oro representan escenas mostrando ropas y armas. Los arqueólogos han deducido la cultura Pazyryk a partir de estos hallazgos: cinco grandes enterramientos y otros varios de menor tamaño entre y , uno abierto en por el arqueólogo ruso Sergei Rudenko. Otro hallazgo sorprendente, un carro funerario de cuatro ruedas y tres metros de alto, sobrevivió bien conservado desde el siglo V o IV a. Se ha identificado, provisionalmente, por un equipo de arqueólogos liderados por Boris Shramko como el yacimiento de Gelono , la supuesta capital de Escitia. Las impresionantes murallas de la ciudad y vasta superficie de cuarenta kilómetros cuadrados superan incluso el tamaño estrafalario que cuenta Heródoto. Su ubicación en el borde septentrional de la estepa ucraniana habría permitido control estratégico de la ruta comercial norte-sur. A juzgar por los hallazgos —que datan de los siglos V y IV a. Un alto grado de sincretismo cultural impregna los hallazgos, sin embargo. Las influencias artísticas y culturales helenísticas aparecen en muchas de las formas y representaciones humanas desde amorcillos a anillos con la representación de Atenea y su nombre inscrito en griego , atribuible a la existencia del imperio seléucida y del reino grecobactriano en la misma región hasta alrededor del a. Esto atestigua la riqueza de las influencias culturales en la zona de Bactriana en aquella época. Mientras la productividad de los animales domesticados en gran medida superaba a la de las sociedades agrícolas, la economía pastoral también necesitaba productos agrícolas suplementarios, y confederaciones nómadas estables desarrollaron alianzas simbióticas o forzadas con pueblos sedentarios — a cambio de productos animales y protección militar. Heródoto también menciona una tribu o clan real, una élite que en gran medida dominó a los otros escitas:. El hermano mayor, que fue el primero en verlos, se acercó con el propósito de apoderarse de ellos; pero, al aproximarse, el oro se puso al rojo. Cuando el mayor se alejó, se dirigió a ellos el segundo, pero el oro volvió a hacer lo mismo. Así pues el oro, al ponerse al rojo, rechazó a los dos primeros; sin embargo, cuando en tercer lugar se aproximó el benjamín, se extinguió la incandescencia y el muchacho se lo llevó a su casa. Ante estos prodigios, los hermanos mayores convinieron en entregarle al menor la totalidad del reino. Algunas tribus escitas no enterraban a sus muertos y esperaban que los buitres se los comieran, similar a los ritos zoroastras , y si esto ocurría era un augurio de bienestar para la tribu. También antes de una guerra enviaban pensamientos malos como saetas a los enemigos para matarlos y si éstos no morían o se enfermaban procedían a la guerra. Los escitas tenían la creencia de que el oro les había sido proporcionado por los Arimaspos , seres de un solo ojo, los cuales habían robado tesoros de los nidos de los grifos. También Magog , el segundo de los siete hijos de Jafet mencionados en la Biblia, es considerado un escita criador de caballos y camellos bactrianos. Varios historiadores comentaron la imposibilidad de Darío I rey persa de la dinastía de los aqueménidas de conquistar la región ocupada por los escitas a pesar de haber triunfado ya sobre Anatolia y haber conquistado otros territorios importantes. Su antecesor en el trono Ciro el Grande pereció a manos de una tribu escita, los masagetas , durante una de sus campañas militares. Pueblo guerrero, los escitas eran conocidos, en particular, por ser grandes jinetes y en la guerra eran temibles arqueros a caballo. Destacan por su temprano uso del arco compuesto disparado a caballo. La armadura típica escita consistía en un coselete de cuero con piezas de hierro para los arqueros a caballo. También solían adornarse con abundante orfebrería , tanto ellos como sus monturas. Las empuñaduras y las hojas estaban profusamente decoradas, algunas eran auténticas obras de arte. Posteriormente algunas tribus escitas se asentaron y se volvieron agricultores alrededor del mar Negro. Los escitas eran guerreros conocidos por su agresividad. Gobernados por un grupo pequeño de élites estrechamente aliadas, los escitas tenían reputación como arqueros , y muchos se empleaban como mercenarios. El tesoro de Ziwiye , un tesoro de objetos de plata y oro, así como marfil, que se encuentra cerca de la ciudad de Sakiz al sur del lago Urmia y que data entre el y el a. Heródoto cuenta que los escitas usaban cannabis , tanto para tejer su ropa como para limpiarse en su humo Hist. Hombres y mujeres vestían de forma parecida. Un enterramiento en Pazyryk, descubierto en los años noventa , contiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha. Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende hasta las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytos , hacha de combate, piedra de afilar, etc. Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado. Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los materiales usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro. Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes. Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combate , particularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita. Tras su expulsión por los yuezhi , algunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China. Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón. Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Silla , se dice que son de diseño escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas. En Manchuria se han encontrado tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia. En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles. Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente los cinturones. Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervo , se hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra. Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbre , pero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve. Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur. Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las estepas. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes. La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas y zapatos, y otros elementos con los que también comerciaban. Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia. Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por Heródoto , Hipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce la gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes. Durante el siglo XVIII , Pedro el Grande , zar de Rusia , construyó el Museo Imperial donde se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volga , donde se estima que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar. Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsos , los gelonos , los budinos y los neuros. Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados. Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Bronce y la de Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc. Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticada , microsatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el territorio estepario entre Europa y Asia oriental. Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, los escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespeare , por ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos de este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas. Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. Artículo principal: Lenguas escitas..

Chicas etíopes atacadas por forner contratos a menudo requerían que trabajara de noche, y él era un empleador siempre dispuesto a dar una mano.

Lo que dio inicio a sus problemas de deportación en fue la llamada que él mismo hizo a la policía, después de que Rebecca lo esperó en la puerta de su apartamento para reprocharle la cantidad excesiva de horas que estaba trabajando. Rebecca estaba alzando la voz. Pero los niños querían salir. Querían que jugara. Rebecca dijo que, cuando la policía llegó, ella insistió en que se encontraba bien —él nunca le pegó— y cuando eso no impidió que lo detuvieran por un delito menor de violencia doméstica, escribió chicas etíopes atacadas por forner carta al tribunal.

Alfonso llegó a Estados Unidos desde Ciudad de México apenas cumplió los 18 años, y pronto encontró trabajo en una carnicería. Pero descubrió que su trabajo nocturno, limpiando distintos centros de la YMCA, era lo que realmente le gustaba. No tenía antecedentes, salvo un cargo por conducir bajo los efectos del alcohol, y los cargos que se originaron por su discusión con Rebecca. El 23 de agosto, Rebecca estaba saliendo para llevar a Alison y a Jamie a la escuela cuando autoridades de inmigración se presentaron en su apartamento para detener a Alfonso, aunque se anunciaron inicialmente como policías.

Rebecca contó que Alfonso la llamaba constantemente, pues ella y los niños abandonaron su vecindario, propenso a las inundaciones, y escaparon de la tormenta para dirigirse a la casa de la madre de Rebecca, ubicada a una hora de la ciudad, un lugar relativamente seguro. Los niños, ambos ciudadanos estadounidenses, no quieren dejar a sus maestros chicas etíopes atacadas por forner amigos, señaló. Chicas etíopes atacadas por forner M.

But his mother, a legal resident of the United States, was planning to ride the bus with Benjamin to help keep him safe on the way to staying with relatives in Toluca, near Mexico City. When Benjamin was 11, his widowed mother moved him from Toluca to Dallas to be near the older children who had emigrated.

He quickly learned English to escape bullying in elementary school, he said. His best friend, a year older, joined the Marines after graduating, and Benjamin chicas etíopes atacadas por forner recruited too. He trained with the Marines during senior year, and then came the biggest disappointment of his life: without legal status, he learned, he would not be able to join.

As his friend shipped out to California and then Japan, Benjamin spiraled into depression. It was while he was on probation that he met and married Camille, and they started their family. His mother, who lived with them, helped out at home, and they all enjoyed dinners together, outings, and going to church.

But when Camille was pregnant with their daughter, Benjamin hit another rough spot. He sighed and wiped a tear when he spoke of a Chinese friend locked up there for more than a year who had no idea when he would be released or deported. But Benjamin hopes he has a chance to return legally, though under current US law, he faces a year bar to applying for a visa for having lived in the US without legal status for over a year.

Benjamín M. México chicas etíopes atacadas por forner parecía un país chicas etíopes atacadas por forner. Cuando Benjamín tenía 11 años, su madre, que había enviudado, se mudó con él de Toluca a Dallas para estar cerca de sus hijos mayores, que habían emigrado.

Contó que pronto aprendió inglés para desenvolverse ante el hostigamiento escolar durante la primaria. Formó parte de la guardia de color, del equipo de fusiles y de un grupo de entrenamiento físico galardonado. Su mejor amigo, un año mayor, se incorporó a la Marina tras graduarse, y también Benjamín fue reclutado.

Mientras su amigo se embarcó hacia California y luego a Japón, Benjamín cayó gradualmente en depresión. Empezó a beber alcohol por primera vez. Entras una comida en la casa de un amigo, dijo que la policía lo obligó a detenerse por conducir a una velocidad 10 millas superior a la permitida en una autopista y lo arrestó por conducir bajo el efecto del alcohol.

Durante el período de libertad vigilada, conoció a Camille y se casó con ella, y empezaron su familia. Benjamín trabajó como colocador de cristales, incluso en el estadio de los Cowboys en Frisco y otros predios comerciales. Su madre, que vivía con ellos, ayudaba en el hogar, y todos disfrutaban de las comidas juntos, las salidas y de ir a la iglesia.

Sin embargo, cuando Camille quedó embarazada de la niña, Benjamín tuvo otro momento difícil. La policía lo obligó a detener su vehículo por conducir a una velocidad 5 millas mayor a la permitida en la autopista cuando regresaba a casa, y lo arrestaron nuevamente por conducir bajo los efectos del alcohol.

La libertad vigilada ya no tenía sentido esta vez, pues el ICE ahora se llevaba a muchísimas personas durante las visitas de control. Dijo que las personas que son deportadas sin haber terminado de cumplir condenas luego tienen enormes dificultades para regresar legalmente a EE. Así que siguió el consejo que le dio un abogado de cumplir la pena de prisión. Tras su deportación el 19 de septiembre, Fabio pasó la noche en un refugio antes de dirigirse, con otros tres deportados, a un banco en la plaza principal de Nuevo Laredo para cobrar un dinero que le había enviado su familia desde Saint Paul, Minnesota.

Cuando los chicas etíopes atacadas por forner salían del banco, una camioneta pickup se frenó delante de ellos con un fuerte chirrido, contó Fabio. Chicas etíopes atacadas por forner hombres fornidos bajaron del vehículo y les dijeron que entregaran el dinero chicas etíopes atacadas por forner llevaban o serían secuestrados. Fabio se fue de México hacia Saint Paul hace 14 años, cuando tenía Encontró distintos trabajos en el sector de la construcción —en colocación de techos, de revestimientos y paisajismo— y recientemente estaba haciendo un reemplazo como cargador de contendores.

Fabio y Lara se conocieron eny en pocos años habían unido a sus familias. El padre del hijo de 11 años y la hija de 14 años de Lara no se mantiene en contacto, afirmó Fabio, y ellos consideran a Continue reading como su padre.

Mía, la hija de 4 años de Fabio y Lara, es muy querida por los hijos mayores, afirmó. Las autoridades advirtieron que tenía otra detención previa por conducir bajo la influencia de sustancias, de ocho años antes, y varias multas que había pagado por conducir sin registro los inmigrantes indocumentados no pueden obtener registros de conducir en Minnesota.

Liberaron a Fabio con una fianza de USD 1. En algunos estados, la policía da aviso a las autoridades inmigratorias cuando detienen a una persona indocumentada, de modo que una vez que se han resuelto las infracciones o cargos locales, los agentes inmigratorios pueden proceder a realizar su propia detención.

Tras 67 días en el centro de detención inmigratoria en Albert Lea, Minnesota, el 3 de mayo Fabio fue puesto en libertad nuevamente, con una fianza de USD 7. Lo deportaron tres meses después. As the deportees left the bank, a pickup came screeching to a halt in front of them, Fabio said. Two burly men jumped out, telling them to hand over their money or be kidnapped. Fabio left Mexico and went to Saint Paul 14 years ago, when he was He found work in all kinds of construction — roofing, siding, landscaping — and recently, he was substituting as a container loader.

On Sundays, I could go out with chicas etíopes atacadas por forner family — or sleep — because I only get two hours of sleep sometimes. Fabio and Lara met inand within a few years, they had blended their families. Police in some states tip off immigration authorities when they arrest an undocumented person, so that even after local violations or charges have been cleared, immigration agents may make their own arrest.

But on June 17, immigration authorities picked him up, he said, having revoked the bond. Three months later, they deported him. Fabio has been in the process of arranging legal residency sincehe said, on chicas etíopes atacadas por forner grounds of his marriage to a US citizen, and he prayed for good results from an appointment at the US consulate in Juarez, Mexico, scheduled for January.

Someday, his son said, there will be a way to arrange legal passage back to the US. Braulio was 21 when he left rural Ignacio Zaragosa, Chihuahua, inand headed to the US, answering a call from a Texas rancher who needed a trainer for trick horses. Braulio worked dawn to dusk, seven days a week, he said.

But by the time Braulio had his own horse property inhe had chicas etíopes atacadas por forner deported several times. Incoming home from a fiesta, he was stopped by police, charged with driving while intoxicated, and deported. His mother-in-law, upset, called immigration authorities, he said. Inhe tried to cross the border, was caught and prosecuted for illegal reentry again, and sentenced to 10 months before being deported again.

He managed to cross inand went back to his life in Texas, until he received notice that his ticket for driving without a license had not been resolved, as he had thought, before his deportation. When he went to clear that up, on November 14,immigration authorities arrested him. After 10 months in detention, he was held even longer, he said, while authorities insisted that he had asked for asylum. He denied it, but the confusion took five days to clear up; he was finally allowed to sign withdrawal of a request to apply for asylum and was deported.

His plans, for the moment, were to head for Madera, Chihuahua. Miguel, now 20, married last year, and he and his wife are expecting a son. It will take an hour or two to get to where he is — and crossing back — two or three hours more. Braulio tenía 21 años cuando se fue de la localidad rural de Ignacio Zaragoza, Chihuahua, eny se dirigió a EE.

Braulio afirma que trabajaba de sol a sol, los siete días de la semana. Enchicas etíopes atacadas por forner comprar una casa en El Paso, y hace tres años Braulio compró una propiedad para ofrecer un servicio de guardería para caballos de clientes.

Pero para cuando Braulio pudo comprar su propiedad para los caballos enya había sido deportado varias veces. Encuando regresaba de una fiesta, fue interceptado por la policía, acusado de conducir en estado de ebriedad y deportado.

Su suegra, enfadada, llamó a las autoridades de inmigración, contó. Enintentó cruzar la frontera, fue interceptado y juzgado por nuevo reingreso ilegal, y condenado a 10 meses antes de ser deportado nuevamente. Consiguió cruzar a Estados Unidos eny retomó su vida en Texas, hasta que recibió una notificación de que, contrariamente a lo que creía, no se había resuelto la multa que le habían emitido por conducir sin registro antes de su deportación en Cuando acudió para resolver este asunto, el 14 de noviembre delas autoridades inmigratorias lo arrestaron.

Negó que fuera así, pero las autoridades tardaron cinco días en resolver el malentendido; finalmente se le permitió firmar una cancelación de pedido asilo, y fue deportado. Por el momento, tiene intención de dirigirse a Madera, Chihuahua.

Miguel, que ahora tiene 20 años, se casó el año pasado, y él y su esposa esperan un hijo. Tendré que dejar de trabajar un día por semana para visitarlo.

For years, Manuel G. Shortly past midnight on August 13, a friend asked Manuel for a ride from the marathonica to his hotel. He was stopped by police, he said, for making a made a wide U-turn. The officer who stopped Manuel during the marathonica thought Manuel had an outstanding traffic ticket, from Manuel left his small town in the state of Zacatecas, Mexico, for the United States when he was 16, and he quickly found chicas etíopes atacadas por forner at restaurants in California, then moving on to Texas, for gardening work at a golf resort and eventually to join an industrial painting company.

He served two months in Tulsa County Jail, was deported, but soon crossed the border again. Nobody lives in the old family house in Rio Grande, Zacatecas, Manuel said, although his father, who has become a US citizen, makes occasional maintenance visits.

Durante años, Manuel G. La maratónica de este verano, organizada por chicas etíopes atacadas por forner sede de AA en Tulsa a mediados de agosto, atrajo a 70 personas de Oklahoma y estados vecinos durante un fin de semana de encuentros que se extendieron hasta altas horas de la noche.

Poco después de la medianoche del 13 de agosto, un amigo pidió a Manuel si podía alcanzarlo en su vehículo desde la maratónica hasta su hotel. Ese control hizo que Chicas etíopes atacadas por forner fuera deportado del país que fue su hogar durante 29 años. Manuel no ha consumido alcohol en cinco años, afirmó, y tenía una vida ordenada en Tulsa. Pero para cuando ese asunto se aclaró, dijo que ya había sido llevado por las autoridades y se encontraba en proceso de deportación.

Manuel llegó a Estados Unidos desde la pequeña localidad en el estado de Zacatecas, México, de donde es oriundo cuando tenía 16 años. La familia finalmente se mudó a Oklahoma para estar cerca de los padres y hermanos de Manuel.

Manuel no puede chicas etíopes atacadas por forner relacionar la mayor tragedia de su vida con el abandono propio de los años en los que bebía. Chicas etíopes atacadas por forner hija del medio, "Cara", tenía una relación sentimental con un hombre con vínculos con pandillas, y enen un incidente en el que intentaron agredir a su pareja, hirieron fatalmente a Cara.

Ya nadie vive en la vieja casa familiar en Río Grande, Zacatecas, dijo Manuel, aunque su padre, que adquirió la ciudadanía estadounidense, viaja de vez en cuando para hacerle mantenimiento. After years of looking for ways to regularize his status in the United States, Manuel C.

Manuel left Veracruz, Mexico, inand headed to Des Moines, Iowa, where he found steady work in construction. When he saw her across the room, chicas etíopes atacadas por forner knew he had to talk to her. Manuel was charged with drunk driving in ; he chicas etíopes atacadas por forner he completed a probation program. He submitted an application for asylum in the US that same year, arguing he feared violence from gang members in Veracruz.

At the end ofhe said, a tori black ama la polla monstruosa gave him a court date — for latewhich he fully intended to attend.

He thought that he must have been assigned a new hearing date, the notice for which he never saw and perhaps never received. People who miss their court hearings are often ordered deported in absentia. On July 14, Manuel turned himself in at the immigration offices in Des Moines, and after nearly two weeks in detention, he was deported. Amber cries every time she hears his voice on the phone, Manuel said. The piñata broke, the candies scattered, and Daniela gathered up as many as her little hands could carry.

Luego de varios años de intentar regularizar su situación en Estados Unidos, Manuel C. Manuel se fue de Veracruz, México, eny se dirigió a Des Moines, Iowa, donde consiguió trabajo estable en el sector de la construcción. Cuando la vio al otro lado de la sala, supo que tenía que hablar con ella. Manuel fue acusado de conducir alcoholizado eny dijo que chicas etíopes atacadas por forner un programa de libertad vigilada.

Presentó una solicitud de asilo en EE. Dijo que a fines de un juez lo citó a comparecer a finales dey que tenía toda la intención de asistir.

Creyó que tal vez le habían asignado una nueva fecha de audiencia, y que nunca había visto o recibido la notificación. A menudo se dispone en ausencia la deportación de personas que no asisten a audiencias chicas etíopes atacadas por forner. El 14 de julio, Manuel se entregó a la click inmigratoria en Des Moines, y después de casi dos semanas detenido, fue deportado.

Amber llora cada vez que escucha su voz por teléfono, contó Manuel. Le preocupa que read article sueldo que percibe por su trabajo en la portería de un consultorio odontológico no le alcance para cubrir sus gastos y mantener a su hija Daniela de 4 años. Daniela intentó juntar con sus pequeñas manos la mayor cantidad que pudo de los caramelos que cayeron al romperse la piñata.

If Chicas etíopes atacadas por forner R. Born in Michoacan, Reginaldo had lived in Chicago half his life when, last October, his elder daughter, Valerie, came to him with some alarming numbers. He smiled chicas etíopes atacadas por forner her. Fifteen years old and already figuring out how to pay for medical school, chicas etíopes atacadas por forner was at least six years away.

She dressed like a doctor every Halloween. Valerie thought he should go to Houston to sock away tuition money. They were waiting at the courthouse when he was released, found two previous illegal entries into the US on chicas etíopes atacadas por forner record — reentry after deportation constitutes a felony — and locked him in immigration detention.

Six months later — in June — they put him on a deportee bus for Nuevo Laredo. Click to expand Image Reginaldo R. Valerie feels guilty for encouraging her father to go to Chicas etíopes atacadas por forner Lesley is angry that he disobeyed her instructions. Si Reginaldo R. Él le sonrió. Pensó en que tenía 15 años y ya estaba pensando cómo pagar sus estudios en la facultad de medicina, para los que faltaban al menos seis años.

En Halloween siempre se vestía de médica. Valerie opinó que debía ir a Houston para ahorrar dinero para la matrícula. Reginaldo no lamenta haber tomado la decisión de ir a Houston, pero sí desearía nunca haber subido al automóvil de un amigo de su chicas etíopes atacadas por forner ese día de diciembre, que hizo que emprendiera un camino que terminó con su deportación. Finalmente se retiraron los chicas etíopes atacadas por forner por drogas, pero los policías que lo detuvieron sospecharon que estaba ilegalmente en Estados Unidos y llamaron a agentes del Servicio de Inmigración y Chicas etíopes atacadas por forner de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE.

Los agentes lo estaban esperando en el juzgado cuando fue liberado, identificaron que tenía dos ingresos ilegales anteriores a EE. The scars on her hand and head were testimony to 16 years of beatings. Even after she refused Esteban access to the apartment she shared with their two sons, she told Human Rights Watch, he broke the windows on six occasions to get to her. Grace and Esteban left Guerrero, Mexico, soon after marrying inand headed to Texas, where she said his jealousy became her prison.

When Esteban went to prison, inGrace told us, she got a new life, learning to drive and finding work as a waitress at an Italian chicas etíopes atacadas por forner. But a little more than four years later, his sentence served, Esteban was deported to Mexico — and he soon crossed the border and returned to Houston.

He had found God and changed, he told her, and was ready chicas etíopes atacadas por forner make their marriage work. But within two weeks, the old patterns of drunken rages and beatings re-emerged — and now, he added threats to send a cartel against her family. Grace resumed her visits to the police — battered, bruised, and bloody — and to a Houston organization called AVDA — Aid to Victims of Domestic Violence — that also chicas etíopes atacadas por forner her wounds.

He was eventually diagnosed with Tourette Syndrome, Grace chicas etíopes atacadas por forner, related to the stress. Twelve days later, Grace was herself arrested. Immigration and Customs Enforcement took custody of her, and she spent Christmas in the private immigration detention center known as the CCA Houston Processing Center.

She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But see more ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim.

Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella.

Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión.

Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión enempezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba chicas etíopes atacadas por forner a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDAdonde también le tomaron fotografías de sus heridas.

Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre deque Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace.

Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca chicas etíopes atacadas por forner en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto chicas etíopes atacadas por forner su solicitud de visa de tipo U desde México.

Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses.

He and Melissa, a US citizen, began living chicas etíopes atacadas por forner in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time.

As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen.

InDavid was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without chicas etíopes atacadas por forner license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him.

The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents.

Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home.

Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid.

Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años.

Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración pis de jóvenes adolescentes desnudos Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él.

El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres.

Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una chicas etíopes atacadas por forner vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas.

Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia.

His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his chicas etíopes atacadas por forner was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to click to see more in Andres despite two brushes with the law.

Sexy node Watch XXX Videos Asian xxx. She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But she ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim. Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella. Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión. Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión en , empezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDA , donde también le tomaron fotografías de sus heridas. Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre de , que Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace. Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca estuvieron en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto impulsar su solicitud de visa de tipo U desde México. Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses. He and Melissa, a US citizen, began living together in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time. As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen. In , David was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without a license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him. The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents. Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home. Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid. Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años. Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él. El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres. Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una nueva vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas. Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia. His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his brother was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to believe in Andres despite two brushes with the law. And in , Andres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In September , Andres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police. His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the ex , who he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call — a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail. ICE agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21, , Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres. Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. En , el hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron los problemas en el trabajo. A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Raymundo siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y en , Andrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía. Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su expareja , pues él creía que no era una buena persona. Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada al , pero posteriormente se desistió del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el 14 de julio fue deportado. En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option. Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job. Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia could work enough hours to make ends meet. But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later. But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE. No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes. Pero la mayor parte del tiempo trabajaba de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, con suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas. Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a su cargo en Nebraska. After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a tear from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit. Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back to Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama. Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Los datos le fueron revelados de a poco. Me dio USD 1. Yo solo quería poder comprarme mi casa. En un control de antecedentes penales no se detectó que hubiera sido condenado. Luego fue trasladado al Centro de Detención de Adelanto en Adelanto, California, donde permaneció 15 días. Casi todas las condenas por drogas hacen que sea sumamente difícil que un inmigrante indocumentado pueda evitar ser deportado. Cuando Rojas emigró a EE. Llegó escapando de la pobreza junto con su pareja, Aura, y ambos trabajaron para criar a sus hijos y cumplir el sueño de la vivienda propia. Me siento desolado. No tengo nada que hacer aquí. In , year-old Carlos G. Sixteen years later, he found himself back in the same town, telling his story to Human Rights Watch researchers in a deportee reception center. When he reached Houston in , Carlos found work in remodeling. He thinks he left the house to head home through Houston at about 2 a. He figured the police were stopping that vehicle. But Carlos was stopped and charged with evading arrest. Carlos was jailed for two months. Then, his bosses helped him pay his bond, and he spent six months in and out of court hearings. His records indicate prosecution was deferred. In August of , he began a three-year probationary period, appearing every month, he says, never missing once. On April 27, , he showed up to see his probation officer, as always. Just inside the door, a man dressed in an ICE uniform asked him for his name — and cuffed him. All he had left was the roof trimming. En , Carlos G. Cuando llegó a Houston en , Carlos empezó a trabajar en remodelaciones. Lamentablemente, su negocio no siguió siendo próspero y tuvo que volver a trabajar para otras personas; pero sus nuevos jefes le agradaban, y dijo que eran justos y que le ofrecían tareas interesantes. Cree haberse ido de la casa para volver a su hogar en Houston cerca de las 2 a. Supuso que la policía pretendía detener a ese vehículo. Pero Carlos fue obligado a detenerse y acusado de intentar evadir ser arrestado. Carlos estuvo encarcelado dos meses. Luego, sus jefes le ayudaron a pagar la fianza, y pasó seis meses teniendo una audiencia judicial tras otra. En su expediente se indica que se dispuso la suspensión condicional del proceso. El 27 de abril de , se presentó como era habitual ante su supervisor de libertad vigilada. Luego de varias semanas en el centro de detención inmigratoria de CCA en Houston, fue deportado en junio. En el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes, Carlos todavía estaba preocupado por un trabajo de pintura que había quedado sin terminar en Texas, en la casa de su jefe. La noche del 3 de junio de , mientras volvía del trabajo a su casa a las 2 a. Moisés fue deportado a Nuevo Laredo, México, el 21 de junio. Moisés contó que cruzó por primera vez de México a Estados Unidos hace 23 años, cuando tenía 15 años de edad. La Patrulla Fronteriza lo envió de regreso una vez, pero logró cruzar en un segundo intento y empezó su vida en Estados Unidos, donde trabajó en restaurantes y fue progresando de lavaplatos a ayudante de cocina, cocinero, ayudante de camarero y camarero. Conoció a Zoraida cuando ella trabajaba como cajera en un restaurante. Él y Zoraida son buenos cocineros, los niños colaboran en la mesa y el televisor se apaga mientras comen. Zoraida o uno de los niños dice la oración. Durante su deportación, Moisés le preguntó a un policía por qué las autoridades apuntaban a quienes habían llegado al país para comenzar una nueva vida, en vez de concentrarse en quienes vendían drogas o se involucraban en peleas. Zoraida, que antes trabajaba solamente dos mañanas por semana, ha aceptado un empleo a tiempo completo desde que Moisés fue arrestado. On the night of June 3, , as he was heading home from work at 2 a. Moises said a judge released him after two days in Hennepin County jail — despite a previous arrest in for driving without a license — but immigration agents were waiting for him. Moises was deported to Nuevo Laredo, Mexico, on June The Border Patrol sent him back once, but he made it on a second try and settled into an American life, rising in restaurant work from dishwasher to prep-cook, cook, busser, and server. He and Zoraida met when she was working as a restaurant cashier. Moises remembers his own mother, who was a migrant worker, saying what she most regretted was not being able to sit down to a meal each day with her children, and Moises has dedicated himself to doing that. He and Zoraida are both good cooks, the kids pitch in with mealtime chores, and the TV is turned off. Zoraida or one of the children leads the prayer. During his deportation, Moises asked a police officer why authorities targeted those who came to start a new life rather than concentrating on those selling drugs or fighting. Moises thinks that moving the family to Mexico would be too hard on the kids, so he is contemplating going back. Heading home, he grazed a tree. He scratched his Chevy Malibu, and the accident earned Juan a drunk driving charge. As he left the courthouse, he was planning on starting classes and hours of community service that would complete his obligations under his sentence. But immigration authorities were waiting for him outside the courthouse, and on June 22, he was deported to Nuevo Laredo, Mexico. Like millions of Mexican men, he lived separate from his wife and children, who remain in Mexico while the fathers live and work in the US in order to earn enough to support them. He moved on to laying cable for television in Georgia and working as a framer on building projects in Tennessee. In Marshall, he said he became a high-end carpenter, doing finish work and building furniture on his own, which he proudly shows in photos on his phone. The Border Patrol caught Juan in , after he was visiting his family, but he soon crossed again. Now, his friends will sell the Chevy Malibu with the tree-scratched door for him, and they will collect the belongings he was never allowed to recover when he left them in the courthouse parking lot. Meanwhile, Juan said he will head for San Miguel de Allende, and after a family visit, he will probably try to cross again to seek a family-sustaining wage north of the Rio Grande. Ayudó a su madre a mantener el hogar y trabajó para llevar un salario a la familia en San Miguel de Allende, México. Aunque Juan ha pasado su vida adulta trabajando en Estados Unidos, tras cruzar la frontera a los 15 años para buscar empleo, mantuvo siempre un vínculo estrecho con su madre. Por eso, cuando ella murió en noviembre pasado en México, este carpintero de 53 años se emborrachó después del trabajo en la casa de un amigo en Marshall, Texas. Esto provoco un raspón en su Chevy Malibu, y el accidente supuso para Juan un cargo por conducir bajo el efecto del alcohol. Juan dijo que, para la audiencia del 18 de junio, ya había pagado varias cuotas de una multa de USD 1. Al salir del tribunal, tenía la intención de empezar a tomar clases y cumplir horas de servicio comunitario para completar sus obligaciones conforme a la condena. Pero las autoridades de inmigración lo estaban esperando fuera del tribunal, y el 22 de junio fue deportado a Nuevo Laredo, México. Al igual que millones de hombres mexicanos, vivía separado de su esposa e hijos, que permanecen en México mientras los padres viven y trabajan en Estados Unidos para ganar un ingreso que les permita mantenerlos. Paradójicamente, su detención se produjo el Día del Padre. Luego paso a instalar cables para televisión en Georgia y a trabajar como encofrador en obras de construcción en Tennessee. En Marshall, dijo que se convirtió en carpintero de categoría, y que hacía trabajos de lustrado y de construcción de muebles por cuenta propia, que muestra orgulloso con fotos en su teléfono. Esta no fue la primera vez que lo deportaron. La Patrulla Fronteriza interceptó a Juan en , después de haber visitado a su familia, pero poco después volvió a cruzar. En su lugar de origen, es difícil encontrar trabajo sin involucrarse en la delincuencia organizada, nos contó. The year-old construction worker has been hoarding what little he saves while working in a Mexican port city since being deported in March, and he has been biding his time for an opportunity to cross the Rio Grande and return to his wife and 4-year-old son in Kansas City, Missouri. He stopped by the Tamaulipas Institute for Migrants to borrow a phone and call them. Click to expand Image Jose R. They let him go and arrested the rest of us for not having identification. Back in Kansas City, Maria has gone to work as a housekeeper. She and 4-year-old Santiago have given up the apartment to save money and rented a room in a house, but she is barely making ends meet. He is worried that Maria, too, will be deported. I miss them so much. Este trabajador de la construcción, de 42 años, ha estado atesorando lo poco que gana trabajando en una ciudad portuaria de México desde que fue deportado en marzo, y espera pacientemente una oportunidad para cruzar el Río Grande y regresar con su esposa y su hijo de 4 años en Kansas City, Missouri. Pasó por el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes con la intención de pedir que le presten un teléfono para llamarlos. José, oriundo de Chiapas, en el sur de México, dijo que fue deportado por primera vez cuando intentó cruzar solo en Finalmente se trasladaron a Kansas City en busca de mejores oportunidades, y se instalaron allí. José trabajaba para tres empleadores distintos, y ganaba algo de USD por día. Intentaba que sus jefes lo llevaran en sus vehículos hasta el trabajo, para poder dejar el Hyundai de la familia a María. Un domingo de febrero, la policía de Kansas City detuvo el automóvil de uno de sus empleadores, que estaba llevando a José y otras tres personas a sus casas. Los escitas occidentales sufrieron una gran derrota contra Macedonia en el siglo IV a. En el siglo II a. La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes extranjeras, concretamente griegas y latinas. Heródoto dijo que los escitas se llamaban a sí mismos skolotoi. El término persa saka se usa para los escitas de Asia Central. Ellos, o un grupo relacionado, invadieron el norte de la India y se convirtieron en indo-escitas. Si se usaron otros idiomas en la región, no hay evidencia. Los escitas aparecen mencionados por primera vez en la documentación histórica en el siglo VIII a. La interpretación moderna de la evidencia histórica, arqueológica y antropológica ha propuesto dos amplias hipótesis. El I milenio a. Heródoto proporciona la primera descripción detallada de los escitas. Califica a los cimerios como una tribu diferente autóctona , expulsada por los escitas de la costa del mar Negro septentrional Hist. Afirma Heródoto 4. Durante los siglos V a III a. Cuando Heródoto escribió sus Historias en el siglo V a. El Don, entonces conocido como Tanaïs , había servido como una gran ruta comercial desde entonces. Los escitas aparentemente obtenían su riqueza del control sobre el comercio de esclavos desde el norte hacia Grecia a través de los puertos coloniales del mar Negro griego de Olbia , Quersoneso , Bósforo Cimerio y Gorgippia. También cultivaron grano, y embarcaban trigo, rebaños y queso hacia Grecia. Estrabón h. Su expansión hacía los Balcanes lo llevó a entrar en conflicto con Filipo II de Macedonia reinó a. Filipo II emprendió la acción militar contra los escitas en a. En lo posterior a su derrota, los celtas parece ser que desplazaron a los escitas en los Balcanes. En el año a. Sin embargo, el ejército escita fue derrotado por Alejandro en la batalla de Jaxartes. Podía hacerlo ahora sin perder su dignidad; y para que el resultado fuera aceptable para los Saccae , liberó a los prisioneros escitas de la guerra sin rescate para conseguir un acuerdo de paz. Esta política tuvo éxito, y los escitas ya no amenazaron al imperio de Alejandro. Para la época del relato de Estrabón las primeras épocas de nuestra era , los escitas de Crimea habían creado un nuevo reino que se extendía desde el bajo Dniéper hasta Crimea. Los reyes Escíloro y Palacus emprendieron guerras con Mitrídates el Grande reinó —63 a. Los eruditos modernos usualmente usan el término saka para referirse a las tribus de habla irania que habitaban la estepa oriental y la cuenca del Tarim. En las inscripciones en persa antiguo de la época aqueménida que se encuentran en Persépolis , y datan del reinado de Darío I r. Ciro el Grande del imperio aqueménida persa combatió contra los saka, cuyas mujeres se decía que luchaban junto con sus hombres. Las indicaciones de presencia saka también se han encontrado en la región de la cuenca del Tarim , posiblemente tan pronto como en el siglo VII a. Relatos de la emigración de los sakas aparecen en textos chinos como el Shiji de Sima Qian. Los yuezhi indoeuropeos, que originalmente vivieron entre Dunhuang y las montañas Qilian de Gansu , China, fueron atacados y forzados a huir del corredor del Hexi de Gansu por las fuerzas mongolas del gobernante xiongnu Modun , quien conquistó la zona en — a. Los saka migraron desde Bactriana donde con el tiempo asentaron en algunos de las ciudades estados oasis de la cuenca del Tarim que a veces cayeron bajo la influencia de la dinastía Han china a. Emmerick m. Durante la dinastía Tang china — , la región de nuevo pasó a soberanía china con las campañas de conquistas del emperador Li Shimin r. Los bizantinos es este caso cuidadosamente distinguieron a los escitas de los godos y los hunos que también seguían a Atila. El patriarca Focio pudo haber sido el primero en aplicar el término a ellos durante el asedio de Constantinopla en La arqueología escita también examina los restos de las fortificaciones y ciudades escitas del norte del Ponto. Los espectaculares hallazgos escitas en las tumbas de Arzhan, y otros en Tuva han sido datados de alrededor del año a. Una tumba en el bajo Volga dio una fecha similar, y una de las tumbas de Steblev del extremo de Europa del este de la región escita fue datada de finales del siglo VIII a. De ellos los arqueólogos han aprendido mucho de la vida y el arte escitas. Se han encontrado tumbas con mujeres armadas en el sur de Ucrania y en Rusia. Los boles de oro representan escenas mostrando ropas y armas. Los arqueólogos han deducido la cultura Pazyryk a partir de estos hallazgos: cinco grandes enterramientos y otros varios de menor tamaño entre y , uno abierto en por el arqueólogo ruso Sergei Rudenko. Otro hallazgo sorprendente, un carro funerario de cuatro ruedas y tres metros de alto, sobrevivió bien conservado desde el siglo V o IV a. Se ha identificado, provisionalmente, por un equipo de arqueólogos liderados por Boris Shramko como el yacimiento de Gelono , la supuesta capital de Escitia. Las impresionantes murallas de la ciudad y vasta superficie de cuarenta kilómetros cuadrados superan incluso el tamaño estrafalario que cuenta Heródoto. Su ubicación en el borde septentrional de la estepa ucraniana habría permitido control estratégico de la ruta comercial norte-sur. A juzgar por los hallazgos —que datan de los siglos V y IV a. Un alto grado de sincretismo cultural impregna los hallazgos, sin embargo. Las influencias artísticas y culturales helenísticas aparecen en muchas de las formas y representaciones humanas desde amorcillos a anillos con la representación de Atenea y su nombre inscrito en griego , atribuible a la existencia del imperio seléucida y del reino grecobactriano en la misma región hasta alrededor del a. Esto atestigua la riqueza de las influencias culturales en la zona de Bactriana en aquella época. Mientras la productividad de los animales domesticados en gran medida superaba a la de las sociedades agrícolas, la economía pastoral también necesitaba productos agrícolas suplementarios, y confederaciones nómadas estables desarrollaron alianzas simbióticas o forzadas con pueblos sedentarios — a cambio de productos animales y protección militar. Heródoto también menciona una tribu o clan real, una élite que en gran medida dominó a los otros escitas:. El hermano mayor, que fue el primero en verlos, se acercó con el propósito de apoderarse de ellos; pero, al aproximarse, el oro se puso al rojo. Cuando el mayor se alejó, se dirigió a ellos el segundo, pero el oro volvió a hacer lo mismo. Así pues el oro, al ponerse al rojo, rechazó a los dos primeros; sin embargo, cuando en tercer lugar se aproximó el benjamín, se extinguió la incandescencia y el muchacho se lo llevó a su casa. Ante estos prodigios, los hermanos mayores convinieron en entregarle al menor la totalidad del reino. Algunas tribus escitas no enterraban a sus muertos y esperaban que los buitres se los comieran, similar a los ritos zoroastras , y si esto ocurría era un augurio de bienestar para la tribu. También antes de una guerra enviaban pensamientos malos como saetas a los enemigos para matarlos y si éstos no morían o se enfermaban procedían a la guerra. Los escitas tenían la creencia de que el oro les había sido proporcionado por los Arimaspos , seres de un solo ojo, los cuales habían robado tesoros de los nidos de los grifos. También Magog , el segundo de los siete hijos de Jafet mencionados en la Biblia, es considerado un escita criador de caballos y camellos bactrianos. Varios historiadores comentaron la imposibilidad de Darío I rey persa de la dinastía de los aqueménidas de conquistar la región ocupada por los escitas a pesar de haber triunfado ya sobre Anatolia y haber conquistado otros territorios importantes. Su antecesor en el trono Ciro el Grande pereció a manos de una tribu escita, los masagetas , durante una de sus campañas militares. Pueblo guerrero, los escitas eran conocidos, en particular, por ser grandes jinetes y en la guerra eran temibles arqueros a caballo. Destacan por su temprano uso del arco compuesto disparado a caballo. La armadura típica escita consistía en un coselete de cuero con piezas de hierro para los arqueros a caballo. También solían adornarse con abundante orfebrería , tanto ellos como sus monturas. Las empuñaduras y las hojas estaban profusamente decoradas, algunas eran auténticas obras de arte. Posteriormente algunas tribus escitas se asentaron y se volvieron agricultores alrededor del mar Negro. Los escitas eran guerreros conocidos por su agresividad. Gobernados por un grupo pequeño de élites estrechamente aliadas, los escitas tenían reputación como arqueros , y muchos se empleaban como mercenarios. El tesoro de Ziwiye , un tesoro de objetos de plata y oro, así como marfil, que se encuentra cerca de la ciudad de Sakiz al sur del lago Urmia y que data entre el y el a. Heródoto cuenta que los escitas usaban cannabis , tanto para tejer su ropa como para limpiarse en su humo Hist. Hombres y mujeres vestían de forma parecida. Un enterramiento en Pazyryk, descubierto en los años noventa , contiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha. Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende hasta las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytos , hacha de combate, piedra de afilar, etc. Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado. Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los materiales usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro. Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes. Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combate , particularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita. Tras su expulsión por los yuezhi , algunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China. Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón. Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Silla , se dice que son de diseño escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas. En Manchuria se han encontrado tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia. En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles. Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente los cinturones. Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervo , se hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra. Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbre , pero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve. Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur. Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las estepas. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes. La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas y zapatos, y otros elementos con los que también comerciaban. Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia. Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por Heródoto , Hipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce la gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes. Durante el siglo XVIII , Pedro el Grande , zar de Rusia , construyó el Museo Imperial donde se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volga , donde se estima que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar. Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsos , los gelonos , los budinos y los neuros. Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados. Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Bronce y la de Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc. Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticada , microsatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el territorio estepario entre Europa y Asia oriental. Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, los escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespeare , por ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos de este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas. Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. Artículo principal: Lenguas escitas. Todos son en su mayor parte nómadas. Y en cuanto a los Däae, algunos de ellos son llamados parnos , algunos xanthii , y otros pissuri. Y estos pueblos estaban de acuerdo en pagar tributo , y el tributo era para permitir a los invasores en ciertos momentos prefijados para rebasar el país y llevarse botín. Véanse también: Sarmatismo y Generaciones de Noé. Alekseev, A. Radiocarbon , Vol. Davis-Kimball, Jeannine..

And inAndres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In SeptemberAndres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police.

His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the exwho he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call chicas etíopes atacadas por forner a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail.

Chicas etíopes atacadas por forner agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21,Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres.

Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. Enel hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron article source problemas en el trabajo.

A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Chicas etíopes atacadas por forner siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y enAndrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía.

Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su exparejapues él creía que no era una buena chicas etíopes atacadas por forner.

Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada alpero posteriormente se chicas etíopes atacadas por forner del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el chicas etíopes atacadas por forner de julio fue deportado.

En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option.

Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job.

Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia chicas etíopes atacadas por forner work enough hours to make ends meet.

But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later.

But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE.

No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes.

Pero la mayor parte del tiempo chicas etíopes atacadas por forner de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, chicas etíopes atacadas por forner suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas.

Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a chicas etíopes atacadas por forner cargo en Nebraska.

After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a chicas etíopes atacadas por forner from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit.

Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back read more Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama.

Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE.

Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que chicas etíopes atacadas por forner dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas.

Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de chicas etíopes atacadas por forner les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus "chicas etíopes atacadas por forner" se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama.

Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family.

Chicas etíopes atacadas por forner had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería.

Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el añocuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses.

Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Chicas etíopes atacadas por forner Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE.

Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño deJuan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra more info para ingresar en EE.

Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again.

Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up.

Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama.

Chicas etíopes atacadas por forner una pausa read more posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas toons muestras locas gratis dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup.

Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their video sexo con mi prima son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy.

Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the Learn more here countryside. When her mother was diagnosed chicas etíopes atacadas por forner cervical cancer in Octobershe went back to Oaxaca with her three children.

For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside.

On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. Chicas etíopes atacadas por forner Januaryshe was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do.

The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre decuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California.

Indain Sexwap Watch XXX Videos Pornstar world. In , coming home from a fiesta, he was stopped by police, charged with driving while intoxicated, and deported. His mother-in-law, upset, called immigration authorities, he said. In , he tried to cross the border, was caught and prosecuted for illegal reentry again, and sentenced to 10 months before being deported again. He managed to cross in , and went back to his life in Texas, until he received notice that his ticket for driving without a license had not been resolved, as he had thought, before his deportation. When he went to clear that up, on November 14, , immigration authorities arrested him. After 10 months in detention, he was held even longer, he said, while authorities insisted that he had asked for asylum. He denied it, but the confusion took five days to clear up; he was finally allowed to sign withdrawal of a request to apply for asylum and was deported. His plans, for the moment, were to head for Madera, Chihuahua. Miguel, now 20, married last year, and he and his wife are expecting a son. It will take an hour or two to get to where he is — and crossing back — two or three hours more. Braulio tenía 21 años cuando se fue de la localidad rural de Ignacio Zaragoza, Chihuahua, en , y se dirigió a EE. Braulio afirma que trabajaba de sol a sol, los siete días de la semana. En , pudieron comprar una casa en El Paso, y hace tres años Braulio compró una propiedad para ofrecer un servicio de guardería para caballos de clientes. Pero para cuando Braulio pudo comprar su propiedad para los caballos en , ya había sido deportado varias veces. En , cuando regresaba de una fiesta, fue interceptado por la policía, acusado de conducir en estado de ebriedad y deportado. Su suegra, enfadada, llamó a las autoridades de inmigración, contó. En , intentó cruzar la frontera, fue interceptado y juzgado por nuevo reingreso ilegal, y condenado a 10 meses antes de ser deportado nuevamente. Consiguió cruzar a Estados Unidos en , y retomó su vida en Texas, hasta que recibió una notificación de que, contrariamente a lo que creía, no se había resuelto la multa que le habían emitido por conducir sin registro antes de su deportación en Cuando acudió para resolver este asunto, el 14 de noviembre de , las autoridades inmigratorias lo arrestaron. Negó que fuera así, pero las autoridades tardaron cinco días en resolver el malentendido; finalmente se le permitió firmar una cancelación de pedido asilo, y fue deportado. Por el momento, tiene intención de dirigirse a Madera, Chihuahua. Miguel, que ahora tiene 20 años, se casó el año pasado, y él y su esposa esperan un hijo. Tendré que dejar de trabajar un día por semana para visitarlo. For years, Manuel G. Shortly past midnight on August 13, a friend asked Manuel for a ride from the marathonica to his hotel. He was stopped by police, he said, for making a made a wide U-turn. The officer who stopped Manuel during the marathonica thought Manuel had an outstanding traffic ticket, from Manuel left his small town in the state of Zacatecas, Mexico, for the United States when he was 16, and he quickly found work--cooking at restaurants in California, then moving on to Texas, for gardening work at a golf resort and eventually to join an industrial painting company. He served two months in Tulsa County Jail, was deported, but soon crossed the border again. Nobody lives in the old family house in Rio Grande, Zacatecas, Manuel said, although his father, who has become a US citizen, makes occasional maintenance visits. Durante años, Manuel G. La maratónica de este verano, organizada por la sede de AA en Tulsa a mediados de agosto, atrajo a 70 personas de Oklahoma y estados vecinos durante un fin de semana de encuentros que se extendieron hasta altas horas de la noche. Poco después de la medianoche del 13 de agosto, un amigo pidió a Manuel si podía alcanzarlo en su vehículo desde la maratónica hasta su hotel. Ese control hizo que Manuel fuera deportado del país que fue su hogar durante 29 años. Manuel no ha consumido alcohol en cinco años, afirmó, y tenía una vida ordenada en Tulsa. Pero para cuando ese asunto se aclaró, dijo que ya había sido llevado por las autoridades y se encontraba en proceso de deportación. Manuel llegó a Estados Unidos desde la pequeña localidad en el estado de Zacatecas, México, de donde es oriundo cuando tenía 16 años. La familia finalmente se mudó a Oklahoma para estar cerca de los padres y hermanos de Manuel. Manuel no puede evitar relacionar la mayor tragedia de su vida con el abandono propio de los años en los que bebía. Su hija del medio, "Cara", tenía una relación sentimental con un hombre con vínculos con pandillas, y en , en un incidente en el que intentaron agredir a su pareja, hirieron fatalmente a Cara. Ya nadie vive en la vieja casa familiar en Río Grande, Zacatecas, dijo Manuel, aunque su padre, que adquirió la ciudadanía estadounidense, viaja de vez en cuando para hacerle mantenimiento. After years of looking for ways to regularize his status in the United States, Manuel C. Manuel left Veracruz, Mexico, in , and headed to Des Moines, Iowa, where he found steady work in construction. When he saw her across the room, he knew he had to talk to her. Manuel was charged with drunk driving in ; he said he completed a probation program. He submitted an application for asylum in the US that same year, arguing he feared violence from gang members in Veracruz. At the end of , he said, a judge gave him a court date — for late , which he fully intended to attend. He thought that he must have been assigned a new hearing date, the notice for which he never saw and perhaps never received. People who miss their court hearings are often ordered deported in absentia. On July 14, Manuel turned himself in at the immigration offices in Des Moines, and after nearly two weeks in detention, he was deported. Amber cries every time she hears his voice on the phone, Manuel said. The piñata broke, the candies scattered, and Daniela gathered up as many as her little hands could carry. Luego de varios años de intentar regularizar su situación en Estados Unidos, Manuel C. Manuel se fue de Veracruz, México, en , y se dirigió a Des Moines, Iowa, donde consiguió trabajo estable en el sector de la construcción. Cuando la vio al otro lado de la sala, supo que tenía que hablar con ella. Manuel fue acusado de conducir alcoholizado en , y dijo que cumplió un programa de libertad vigilada. Presentó una solicitud de asilo en EE. Dijo que a fines de un juez lo citó a comparecer a finales de , y que tenía toda la intención de asistir. Creyó que tal vez le habían asignado una nueva fecha de audiencia, y que nunca había visto o recibido la notificación. A menudo se dispone en ausencia la deportación de personas que no asisten a audiencias judiciales. El 14 de julio, Manuel se entregó a la oficina inmigratoria en Des Moines, y después de casi dos semanas detenido, fue deportado. Amber llora cada vez que escucha su voz por teléfono, contó Manuel. Le preocupa que el sueldo que percibe por su trabajo en la portería de un consultorio odontológico no le alcance para cubrir sus gastos y mantener a su hija Daniela de 4 años. Daniela intentó juntar con sus pequeñas manos la mayor cantidad que pudo de los caramelos que cayeron al romperse la piñata. If Reginaldo R. Born in Michoacan, Reginaldo had lived in Chicago half his life when, last October, his elder daughter, Valerie, came to him with some alarming numbers. He smiled at her. Fifteen years old and already figuring out how to pay for medical school, which was at least six years away. She dressed like a doctor every Halloween. Valerie thought he should go to Houston to sock away tuition money. They were waiting at the courthouse when he was released, found two previous illegal entries into the US on his record — reentry after deportation constitutes a felony — and locked him in immigration detention. Six months later — in June — they put him on a deportee bus for Nuevo Laredo. Click to expand Image Reginaldo R. Valerie feels guilty for encouraging her father to go to Houston; Lesley is angry that he disobeyed her instructions. Si Reginaldo R. Él le sonrió. Pensó en que tenía 15 años y ya estaba pensando cómo pagar sus estudios en la facultad de medicina, para los que faltaban al menos seis años. En Halloween siempre se vestía de médica. Valerie opinó que debía ir a Houston para ahorrar dinero para la matrícula. Reginaldo no lamenta haber tomado la decisión de ir a Houston, pero sí desearía nunca haber subido al automóvil de un amigo de su primo ese día de diciembre, que hizo que emprendiera un camino que terminó con su deportación. Finalmente se retiraron los cargos por drogas, pero los policías que lo detuvieron sospecharon que estaba ilegalmente en Estados Unidos y llamaron a agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE. Los agentes lo estaban esperando en el juzgado cuando fue liberado, identificaron que tenía dos ingresos ilegales anteriores a EE. The scars on her hand and head were testimony to 16 years of beatings. Even after she refused Esteban access to the apartment she shared with their two sons, she told Human Rights Watch, he broke the windows on six occasions to get to her. Grace and Esteban left Guerrero, Mexico, soon after marrying in , and headed to Texas, where she said his jealousy became her prison. When Esteban went to prison, in , Grace told us, she got a new life, learning to drive and finding work as a waitress at an Italian restaurant. But a little more than four years later, his sentence served, Esteban was deported to Mexico — and he soon crossed the border and returned to Houston. He had found God and changed, he told her, and was ready to make their marriage work. But within two weeks, the old patterns of drunken rages and beatings re-emerged — and now, he added threats to send a cartel against her family. Grace resumed her visits to the police — battered, bruised, and bloody — and to a Houston organization called AVDA — Aid to Victims of Domestic Violence — that also photographed her wounds. He was eventually diagnosed with Tourette Syndrome, Grace said, related to the stress. Twelve days later, Grace was herself arrested. Immigration and Customs Enforcement took custody of her, and she spent Christmas in the private immigration detention center known as the CCA Houston Processing Center. She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But she ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim. Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella. Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión. Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión en , empezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDA , donde también le tomaron fotografías de sus heridas. Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre de , que Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace. Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca estuvieron en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto impulsar su solicitud de visa de tipo U desde México. Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses. He and Melissa, a US citizen, began living together in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time. As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen. In , David was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without a license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him. The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents. Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home. Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid. Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años. Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él. El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres. Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una nueva vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas. Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia. His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his brother was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to believe in Andres despite two brushes with the law. And in , Andres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In September , Andres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police. His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the ex , who he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call — a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail. ICE agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21, , Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres. Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. En , el hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron los problemas en el trabajo. A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Raymundo siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y en , Andrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía. Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su expareja , pues él creía que no era una buena persona. Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada al , pero posteriormente se desistió del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el 14 de julio fue deportado. En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option. Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job. Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia could work enough hours to make ends meet. But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later. But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE. No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes. Pero la mayor parte del tiempo trabajaba de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, con suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas. Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a su cargo en Nebraska. After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a tear from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit. Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back to Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama. Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Un enterramiento en Pazyryk, descubierto en los años noventa , contiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha. Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende hasta las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytos , hacha de combate, piedra de afilar, etc. Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado. Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los materiales usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro. Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes. Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combate , particularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita. Tras su expulsión por los yuezhi , algunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China. Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón. Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Silla , se dice que son de diseño escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas. En Manchuria se han encontrado tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia. En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles. Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente los cinturones. Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervo , se hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra. Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbre , pero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve. Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur. Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las estepas. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes. La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas y zapatos, y otros elementos con los que también comerciaban. Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia. Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por Heródoto , Hipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce la gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes. Durante el siglo XVIII , Pedro el Grande , zar de Rusia , construyó el Museo Imperial donde se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volga , donde se estima que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar. Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsos , los gelonos , los budinos y los neuros. Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados. Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Bronce y la de Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc. Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticada , microsatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el territorio estepario entre Europa y Asia oriental. Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, los escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespeare , por ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos de este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas. Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. Artículo principal: Lenguas escitas. Todos son en su mayor parte nómadas. Y en cuanto a los Däae, algunos de ellos son llamados parnos , algunos xanthii , y otros pissuri. Y estos pueblos estaban de acuerdo en pagar tributo , y el tributo era para permitir a los invasores en ciertos momentos prefijados para rebasar el país y llevarse botín. Véanse también: Sarmatismo y Generaciones de Noé. Alekseev, A. Radiocarbon , Vol. Davis-Kimball, Jeannine. Warner Books, Nueva York. Gamkrelidze e Ivanov Tbilisi State University. Harmatta, J. Szeged , Kroraina. Wiesbaden: Dr. Ludwig Reichert Verlag, Esta novela contiene detalladas descripciones de la vida de los escitas nómadas alrededor del año a. París: Errance. Thames and Hudson. Newark, T. The Barbarians: Warriors and wars of the Dark Ages. Blandford: Neueva York. See pages 65, 85, 87, — Renfrew, C. Cambridge University Press. Paganism of Ancient Rus. Durham Academic Press. Consultado el 31 de diciembre de Microsoft Corporation. Archivado desde el original el 5 de mayo de Archivado desde el original el 18 de febrero de Consultado el 1 de marzo de Archivado desde el original el 19 de enero de Osprey Publishing. Encyclopedia of Indo-European Culture. Women in Russia. Stanford University Press. Archivado desde el original el 27 de marzo de Consultado el 24 de septiembre de Society for Slovene Studies. Archivado desde el original el 1 de febrero de Loeuwe, E. Historia Carlos Schrader, trad. Biblioteca Gredos. Editorial Gredos. Europe Before History. Universidad Estatal de Tiflis. Leiden: Brill. Sinor, Denis. Eastern Europe from the initial Settlement to the Kievan Rus. Longman, The Empire of the Steppes. Rutgers University Press. Empires of the Silk Road. Princeton University Press. Archivado desde el original el 17 de septiembre de Consultado el 10 de septiembre de En Donald L. Hardesty, ed. Cook 6 de junio de En Ilya Gershevitch, ed. The Cambridge History of Iran, Volumen 2. Cambridge University Press; Reissue edition. Dandamaev, Vladimir G. Lukonin 21 de agosto de Encyclopedia Iranica. Archivado desde el original el 13 de septiembre de Encyclopedia of the Peoples of Asia and Oceania. Oxford University Press. Encyclopaedia Iranica. Sino-Platonic Papers : Archivado desde el original el 20 de diciembre de Consultado el 18 de octubre de Penn Museum. Archivado desde el original el 9 de septiembre de Editada por Denis Twitchett y Michael Loewe. Cambridge: Cambridge University Press, pp — Editado por Denis Twitchett y Michael Loewe. Cambridge: Cambridge University Press, pp. The development of sedentary and nomadic civilizations: B. Archivado desde el original el 17 de noviembre de Pekín: Zhongguo shehui kexue chubanshe, p. The Tibetan Empire in Central Asia. Denis C. Twitchett; John K. Fairbank, eds..

Los niños cruzaron legalmente, chicas etíopes atacadas por forner, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en Chicas etíopes atacadas por forner. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México.

En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE.

Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer.

Asian palm seeds

El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Chicas etíopes atacadas por forner Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and chicas etíopes atacadas por forner sisters.

When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime aroundhe said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. Los escitas estuvieron entre los primeros pueblos en dominar la guerra a caballo. Desarrollaron una rica cultura caracterizada por tumbas opulentas, fina metalistería y un estilo artístico brillante.

Con base en lo que es hoy Ucraniala Rusia europea meridional y Crimealos escitas occidentales eran gobernados por una clase rica conocida como los Escitas Reales o Regios. Estos objetos sobreviven principalmente en metal, formando un arte escita distintivo. La arqueología ha descubierto testimonios de la cultura escita en los montículos funerarios de Ucrania y el sur de Rusia.

Siglos more info colaboraron con los medos — tribu irania emparentada con los persas — para desmembrar al Imperio asirio.

Alrededor de — a. Los escitas chicas etíopes atacadas por forner se implicaron en frecuentes conflictos con el imperio aqueménida. Los escitas occidentales sufrieron una gran derrota contra Macedonia en el siglo IV a. En el siglo II a. La mayor parte de lo que se conoce sobre los escitas procede de fuentes read article, concretamente griegas y latinas.

Heródoto check this out que los escitas se llamaban a sí mismos skolotoi. El término persa saka se usa para los escitas de Asia Central. Ellos, o un grupo relacionado, invadieron el norte de la India y se convirtieron en indo-escitas.

Si se usaron otros idiomas en la región, no chicas etíopes atacadas por forner evidencia. Los escitas aparecen mencionados por primera vez en la documentación histórica en el siglo VIII a. La interpretación chicas etíopes atacadas por forner de la evidencia histórica, chicas etíopes atacadas por forner y antropológica ha propuesto dos amplias hipótesis.

El I milenio a. Heródoto proporciona la primera descripción detallada de los escitas. Califica a los cimerios como una tribu diferente autóctonaexpulsada por los escitas de la costa del mar Negro septentrional Hist.

Afirma Heródoto 4. Durante los siglos V a III a. Cuando Heródoto escribió sus Historias en el siglo V a. El Don, entonces conocido como Chicas etíopes atacadas por fornerhabía servido como una gran ruta comercial desde entonces. Los escitas aparentemente obtenían su riqueza chicas etíopes atacadas por forner control sobre el comercio de esclavos desde el norte hacia Grecia a través de los puertos coloniales del mar Negro griego de OlbiaQuersonesoBósforo Cimerio y Gorgippia.

También cultivaron grano, y embarcaban trigo, rebaños y queso hacia Grecia. Estrabón h. Su expansión hacía los Balcanes lo llevó a entrar en conflicto con Filipo II de Macedonia reinó a. Filipo II emprendió la acción militar contra los escitas en a. En lo posterior chicas etíopes atacadas por forner su derrota, los celtas parece ser que desplazaron a los escitas en los Balcanes.

En el año a. Sin embargo, el ejército escita fue derrotado por Alejandro en la batalla de Jaxartes. Podía hacerlo ahora sin perder su dignidad; y para que el resultado fuera aceptable para los Saccaeliberó a los prisioneros escitas de click the following article guerra sin rescate para conseguir un acuerdo de paz.

Esta política tuvo éxito, y los escitas ya no amenazaron al imperio de Alejandro. Para la época del relato de Estrabón las primeras épocas de nuestra eralos escitas de Crimea habían creado un nuevo reino que se extendía desde el bajo Dniéper hasta Crimea. Los reyes Escíloro y Palacus emprendieron guerras con Mitrídates el Grande reinó —63 a.

Los eruditos modernos usualmente usan el término saka para referirse a las tribus de habla irania que habitaban la estepa oriental y la cuenca del Tarim. En las inscripciones en persa antiguo de la época aqueménida que se encuentran en Persépolisy datan del reinado de Darío I r. Ciro el Grande del imperio aqueménida persa combatió contra los saka, cuyas mujeres se decía que luchaban junto con sus hombres. Las indicaciones de presencia saka también se han encontrado en la región de la cuenca del Tarimposiblemente tan pronto como en el siglo VII a.

Relatos de la emigración de los sakas aparecen en textos chinos como el Shiji de Sima Qian. Los yuezhi indoeuropeos, que originalmente vivieron entre Dunhuang y las montañas Qilian de GansuChina, fueron atacados y forzados a huir del corredor del Hexi de Gansu por las fuerzas mongolas del gobernante xiongnu Modunquien conquistó la zona en — a.

Los saka migraron desde Bactriana donde con el tiempo asentaron en algunos de las ciudades estados oasis de la cuenca del Article source que a veces cayeron bajo la influencia de la dinastía Han china a. Emmerick m. Durante la dinastía Tang china —la región de nuevo pasó a soberanía china con las campañas de conquistas chicas etíopes atacadas por forner emperador Li Shimin r.

Los bizantinos es este caso cuidadosamente distinguieron a los escitas de los godos y los hunos que también seguían a Atila. El patriarca Focio pudo haber sido el primero en aplicar el término a ellos durante el asedio de Constantinopla en La arqueología escita también examina los restos de las fortificaciones y ciudades escitas del norte del Ponto. Los espectaculares hallazgos escitas en las tumbas de Arzhan, y otros en Tuva han sido datados de alrededor del año a. Una tumba en el bajo Volga dio una fecha similar, y una chicas etíopes atacadas por forner las tumbas de Steblev del extremo de Europa del este de la región escita fue datada de finales del siglo VIII a.

De ellos los arqueólogos han aprendido mucho de la vida y el arte escitas. Se han encontrado tumbas con mujeres armadas en el sur de Ucrania y en Rusia. Los boles de oro representan escenas mostrando ropas y armas. Los arqueólogos han deducido la cultura Pazyryk a partir de estos hallazgos: cinco grandes enterramientos y otros varios de menor tamaño entre yuno abierto en por el arqueólogo ruso Sergei Rudenko. Otro hallazgo sorprendente, un carro funerario de cuatro ruedas y tres metros de alto, sobrevivió bien conservado desde el siglo V o IV a.

Se ha identificado, provisionalmente, por un equipo de arqueólogos liderados por Boris Shramko como el yacimiento de Gelonola supuesta capital de Escitia.

chicas etíopes atacadas por forner

Las impresionantes murallas de la ciudad y vasta superficie de cuarenta kilómetros cuadrados superan incluso el tamaño estrafalario que cuenta Heródoto. Su ubicación en el borde septentrional de la estepa ucraniana habría permitido control estratégico de la ruta comercial norte-sur. A juzgar por los hallazgos —que datan de los siglos V y IV a. Un alto grado chicas etíopes atacadas por forner sincretismo cultural impregna los hallazgos, sin embargo.

Las influencias artísticas y culturales helenísticas aparecen en muchas de las formas y representaciones humanas desde amorcillos a anillos con la representación de Atenea y su nombre inscrito en griegoatribuible a la existencia del imperio seléucida y del reino grecobactriano en la misma región hasta alrededor del a.

Chocolate foot worship

Esto atestigua la riqueza de las influencias culturales en la source de Bactriana en aquella época. Mientras la productividad de los animales domesticados en gran medida superaba a la de las sociedades agrícolas, la economía pastoral también necesitaba productos agrícolas suplementarios, y confederaciones nómadas estables desarrollaron alianzas simbióticas o forzadas con pueblos sedentarios chicas etíopes atacadas por forner a cambio de productos animales y protección militar.

Bisexual cleanup Watch PORN Videos Fetyshtube Com. La familia finalmente se mudó a Oklahoma para estar cerca de los padres y hermanos de Manuel. Manuel no puede evitar relacionar la mayor tragedia de su vida con el abandono propio de los años en los que bebía. Su hija del medio, "Cara", tenía una relación sentimental con un hombre con vínculos con pandillas, y en , en un incidente en el que intentaron agredir a su pareja, hirieron fatalmente a Cara. Ya nadie vive en la vieja casa familiar en Río Grande, Zacatecas, dijo Manuel, aunque su padre, que adquirió la ciudadanía estadounidense, viaja de vez en cuando para hacerle mantenimiento. After years of looking for ways to regularize his status in the United States, Manuel C. Manuel left Veracruz, Mexico, in , and headed to Des Moines, Iowa, where he found steady work in construction. When he saw her across the room, he knew he had to talk to her. Manuel was charged with drunk driving in ; he said he completed a probation program. He submitted an application for asylum in the US that same year, arguing he feared violence from gang members in Veracruz. At the end of , he said, a judge gave him a court date — for late , which he fully intended to attend. He thought that he must have been assigned a new hearing date, the notice for which he never saw and perhaps never received. People who miss their court hearings are often ordered deported in absentia. On July 14, Manuel turned himself in at the immigration offices in Des Moines, and after nearly two weeks in detention, he was deported. Amber cries every time she hears his voice on the phone, Manuel said. The piñata broke, the candies scattered, and Daniela gathered up as many as her little hands could carry. Luego de varios años de intentar regularizar su situación en Estados Unidos, Manuel C. Manuel se fue de Veracruz, México, en , y se dirigió a Des Moines, Iowa, donde consiguió trabajo estable en el sector de la construcción. Cuando la vio al otro lado de la sala, supo que tenía que hablar con ella. Manuel fue acusado de conducir alcoholizado en , y dijo que cumplió un programa de libertad vigilada. Presentó una solicitud de asilo en EE. Dijo que a fines de un juez lo citó a comparecer a finales de , y que tenía toda la intención de asistir. Creyó que tal vez le habían asignado una nueva fecha de audiencia, y que nunca había visto o recibido la notificación. A menudo se dispone en ausencia la deportación de personas que no asisten a audiencias judiciales. El 14 de julio, Manuel se entregó a la oficina inmigratoria en Des Moines, y después de casi dos semanas detenido, fue deportado. Amber llora cada vez que escucha su voz por teléfono, contó Manuel. Le preocupa que el sueldo que percibe por su trabajo en la portería de un consultorio odontológico no le alcance para cubrir sus gastos y mantener a su hija Daniela de 4 años. Daniela intentó juntar con sus pequeñas manos la mayor cantidad que pudo de los caramelos que cayeron al romperse la piñata. If Reginaldo R. Born in Michoacan, Reginaldo had lived in Chicago half his life when, last October, his elder daughter, Valerie, came to him with some alarming numbers. He smiled at her. Fifteen years old and already figuring out how to pay for medical school, which was at least six years away. She dressed like a doctor every Halloween. Valerie thought he should go to Houston to sock away tuition money. They were waiting at the courthouse when he was released, found two previous illegal entries into the US on his record — reentry after deportation constitutes a felony — and locked him in immigration detention. Six months later — in June — they put him on a deportee bus for Nuevo Laredo. Click to expand Image Reginaldo R. Valerie feels guilty for encouraging her father to go to Houston; Lesley is angry that he disobeyed her instructions. Si Reginaldo R. Él le sonrió. Pensó en que tenía 15 años y ya estaba pensando cómo pagar sus estudios en la facultad de medicina, para los que faltaban al menos seis años. En Halloween siempre se vestía de médica. Valerie opinó que debía ir a Houston para ahorrar dinero para la matrícula. Reginaldo no lamenta haber tomado la decisión de ir a Houston, pero sí desearía nunca haber subido al automóvil de un amigo de su primo ese día de diciembre, que hizo que emprendiera un camino que terminó con su deportación. Finalmente se retiraron los cargos por drogas, pero los policías que lo detuvieron sospecharon que estaba ilegalmente en Estados Unidos y llamaron a agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE. Los agentes lo estaban esperando en el juzgado cuando fue liberado, identificaron que tenía dos ingresos ilegales anteriores a EE. The scars on her hand and head were testimony to 16 years of beatings. Even after she refused Esteban access to the apartment she shared with their two sons, she told Human Rights Watch, he broke the windows on six occasions to get to her. Grace and Esteban left Guerrero, Mexico, soon after marrying in , and headed to Texas, where she said his jealousy became her prison. When Esteban went to prison, in , Grace told us, she got a new life, learning to drive and finding work as a waitress at an Italian restaurant. But a little more than four years later, his sentence served, Esteban was deported to Mexico — and he soon crossed the border and returned to Houston. He had found God and changed, he told her, and was ready to make their marriage work. But within two weeks, the old patterns of drunken rages and beatings re-emerged — and now, he added threats to send a cartel against her family. Grace resumed her visits to the police — battered, bruised, and bloody — and to a Houston organization called AVDA — Aid to Victims of Domestic Violence — that also photographed her wounds. He was eventually diagnosed with Tourette Syndrome, Grace said, related to the stress. Twelve days later, Grace was herself arrested. Immigration and Customs Enforcement took custody of her, and she spent Christmas in the private immigration detention center known as the CCA Houston Processing Center. She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But she ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim. Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella. Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión. Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión en , empezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDA , donde también le tomaron fotografías de sus heridas. Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre de , que Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace. Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca estuvieron en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto impulsar su solicitud de visa de tipo U desde México. Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses. He and Melissa, a US citizen, began living together in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time. As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen. In , David was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without a license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him. The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents. Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home. Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid. Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años. Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él. El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres. Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una nueva vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas. Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia. His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his brother was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to believe in Andres despite two brushes with the law. And in , Andres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In September , Andres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police. His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the ex , who he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call — a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail. ICE agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21, , Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres. Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. En , el hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron los problemas en el trabajo. A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Raymundo siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y en , Andrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía. Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su expareja , pues él creía que no era una buena persona. Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada al , pero posteriormente se desistió del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el 14 de julio fue deportado. En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option. Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job. Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia could work enough hours to make ends meet. But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later. But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE. No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes. Pero la mayor parte del tiempo trabajaba de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, con suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas. Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a su cargo en Nebraska. After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a tear from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit. Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back to Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama. Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Los datos le fueron revelados de a poco. Me dio USD 1. Yo solo quería poder comprarme mi casa. En un control de antecedentes penales no se detectó que hubiera sido condenado. Luego fue trasladado al Centro de Detención de Adelanto en Adelanto, California, donde permaneció 15 días. Casi todas las condenas por drogas hacen que sea sumamente difícil que un inmigrante indocumentado pueda evitar ser deportado. Cuando Rojas emigró a EE. Llegó escapando de la pobreza junto con su pareja, Aura, y ambos trabajaron para criar a sus hijos y cumplir el sueño de la vivienda propia. Me siento desolado. No tengo nada que hacer aquí. In , year-old Carlos G. Sixteen years later, he found himself back in the same town, telling his story to Human Rights Watch researchers in a deportee reception center. When he reached Houston in , Carlos found work in remodeling. He thinks he left the house to head home through Houston at about 2 a. He figured the police were stopping that vehicle. But Carlos was stopped and charged with evading arrest. Carlos was jailed for two months. Then, his bosses helped him pay his bond, and he spent six months in and out of court hearings. His records indicate prosecution was deferred. In August of , he began a three-year probationary period, appearing every month, he says, never missing once. On April 27, , he showed up to see his probation officer, as always. Just inside the door, a man dressed in an ICE uniform asked him for his name — and cuffed him. All he had left was the roof trimming. En , Carlos G. Cuando llegó a Houston en , Carlos empezó a trabajar en remodelaciones. Lamentablemente, su negocio no siguió siendo próspero y tuvo que volver a trabajar para otras personas; pero sus nuevos jefes le agradaban, y dijo que eran justos y que le ofrecían tareas interesantes. Cree haberse ido de la casa para volver a su hogar en Houston cerca de las 2 a. Supuso que la policía pretendía detener a ese vehículo. Pero Carlos fue obligado a detenerse y acusado de intentar evadir ser arrestado. Carlos estuvo encarcelado dos meses. Luego, sus jefes le ayudaron a pagar la fianza, y pasó seis meses teniendo una audiencia judicial tras otra. En su expediente se indica que se dispuso la suspensión condicional del proceso. El 27 de abril de , se presentó como era habitual ante su supervisor de libertad vigilada. Luego de varias semanas en el centro de detención inmigratoria de CCA en Houston, fue deportado en junio. En el Instituto Tamaulipeco para los Migrantes, Carlos todavía estaba preocupado por un trabajo de pintura que había quedado sin terminar en Texas, en la casa de su jefe. La noche del 3 de junio de , mientras volvía del trabajo a su casa a las 2 a. Moisés fue deportado a Nuevo Laredo, México, el 21 de junio. Artículo principal: Lenguas escitas. Todos son en su mayor parte nómadas. Y en cuanto a los Däae, algunos de ellos son llamados parnos , algunos xanthii , y otros pissuri. Y estos pueblos estaban de acuerdo en pagar tributo , y el tributo era para permitir a los invasores en ciertos momentos prefijados para rebasar el país y llevarse botín. Véanse también: Sarmatismo y Generaciones de Noé. Alekseev, A. Radiocarbon , Vol. Davis-Kimball, Jeannine. Warner Books, Nueva York. Gamkrelidze e Ivanov Tbilisi State University. Harmatta, J. Szeged , Kroraina. Wiesbaden: Dr. Ludwig Reichert Verlag, Esta novela contiene detalladas descripciones de la vida de los escitas nómadas alrededor del año a. París: Errance. Thames and Hudson. Newark, T. The Barbarians: Warriors and wars of the Dark Ages. Blandford: Neueva York. See pages 65, 85, 87, — Renfrew, C. Cambridge University Press. Paganism of Ancient Rus. Durham Academic Press. Consultado el 31 de diciembre de Microsoft Corporation. Archivado desde el original el 5 de mayo de Archivado desde el original el 18 de febrero de Consultado el 1 de marzo de Archivado desde el original el 19 de enero de Osprey Publishing. Encyclopedia of Indo-European Culture. Women in Russia. Stanford University Press. Archivado desde el original el 27 de marzo de Consultado el 24 de septiembre de Society for Slovene Studies. Archivado desde el original el 1 de febrero de Loeuwe, E. Historia Carlos Schrader, trad. Biblioteca Gredos. Editorial Gredos. Europe Before History. Universidad Estatal de Tiflis. Leiden: Brill. Sinor, Denis. Eastern Europe from the initial Settlement to the Kievan Rus. Longman, The Empire of the Steppes. Rutgers University Press. Empires of the Silk Road. Princeton University Press. Archivado desde el original el 17 de septiembre de Consultado el 10 de septiembre de En Donald L. Hardesty, ed. Cook 6 de junio de En Ilya Gershevitch, ed. The Cambridge History of Iran, Volumen 2. Cambridge University Press; Reissue edition. Dandamaev, Vladimir G. Lukonin 21 de agosto de Encyclopedia Iranica. Archivado desde el original el 13 de septiembre de Encyclopedia of the Peoples of Asia and Oceania. Oxford University Press. Encyclopaedia Iranica. Sino-Platonic Papers : Archivado desde el original el 20 de diciembre de Consultado el 18 de octubre de Penn Museum. Archivado desde el original el 9 de septiembre de Editada por Denis Twitchett y Michael Loewe. Cambridge: Cambridge University Press, pp — Editado por Denis Twitchett y Michael Loewe. Cambridge: Cambridge University Press, pp. The development of sedentary and nomadic civilizations: B. Archivado desde el original el 17 de noviembre de Pekín: Zhongguo shehui kexue chubanshe, p. The Tibetan Empire in Central Asia. Denis C. Twitchett; John K. Fairbank, eds. Indiana University Press. Litvinsky; Unesco 1 January Consultado el 2 de septiembre de Routledge pp. Alekseev, N. Bokovenko, Yu. Boltrik, et alia. Geochronometria Archivado el 3 de agosto de en la Wayback Machine. Journal on Methods and Applications of Absolute Chronology. Alekseev et al. Oxford Journal of Archaeology 17 : National Geographic News. Archivado desde el original el 25 de agosto de Consultado el 31 de agosto de Aaron Ralby Atlas of Military History. Rudenko University of California Press. Hermitage Museum. Archivado desde el original el 6 de julio de Era el arma de guerra preferido de los pueblos nórdicos. Brill Academic Publishers, Page Our Oriental Heritage. Archivado desde el original el 22 de julio de Consultado el 13 de julio de Schmitt, Rüdiger ed. The Origin of the Indo Iranians. Editado por J. Leiden, Boston: Brill, pp — En Alan S. Kaye, ed. Phonologies of Asia and Africa: Including the Caucasus. Consultado el 25 de septiembre de Bulletin of the Asia Institute 19 : Archivado desde el original el 4 de marzo de Consultado el 23 de septiembre de Himno a Delos. Naturalis Historia. Paedagogus 3. De temperamentis 2. Historia Romana. Book XXXI. Against Eunomius. Consultado el 13 de septiembre de International Journal of Legal Medicine : Human Biology 76 1 : American Journal of Physical Anthropology : Archivado desde el original el 20 de octubre de Consultado el 8 de septiembre de Archivado desde el original el 12 de mayo de Archivado desde el original el 2 de diciembre de Human Genetics 3 : Archivado desde el original el 21 de diciembre de Consultado el 12 de julio de Sci Rep 7 : Eight thousand years of natural selection in Europe. Nature : Archivado desde el original el 30 de abril de Consultado el 29 de febrero de Allentoft 11 de junio de Timpson 1 de febrero de Proceedings of the National Academy of Sciences : Archivado desde el original el 6 de mayo de Consultado el 6 de mayo de Palstra 3 de marzo de Nature Communications 8 : Archivado desde el original el 21 de mayo de Sarmatism or the Enlightenment Archivado el 20 de junio de en la Wayback Machine. Primus Books. Datos: Q Multimedia: Scythians. Categoría : Escitas. Espacios de nombres Artículo Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial. Wikimedia Commons..

Heródoto también menciona una tribu o clan real, una élite que en gran medida dominó a los otros escitas:. El hermano mayor, que fue el primero en verlos, se acercó con el propósito de apoderarse de ellos; pero, al aproximarse, el oro se puso al rojo. Cuando el mayor se alejó, se dirigió a ellos el segundo, pero el oro volvió a hacer lo mismo. Así pues el oro, al ponerse al rojo, rechazó a los dos primeros; sin embargo, cuando en tercer lugar se aproximó el benjamín, se extinguió la incandescencia y el muchacho se lo llevó a su casa.

Ante estos prodigios, los hermanos mayores convinieron en entregarle al menor la totalidad del reino. Algunas tribus escitas no enterraban a sus muertos y esperaban que los buitres se los comieran, similar a los ritos zoroastrasy si esto ocurría era un augurio de bienestar para la tribu. También antes chicas etíopes atacadas por forner una guerra enviaban pensamientos malos please click for source saetas a los enemigos para matarlos y si éstos no morían o se enfermaban procedían a la guerra.

Los escitas tenían la creencia de que el oro les había sido proporcionado por los Arimasposseres de un solo ojo, los cuales habían robado tesoros de los nidos de los grifos. También Magogel segundo de los siete hijos de Jafet mencionados en chicas etíopes atacadas por forner Biblia, es considerado un escita criador de caballos y camellos bactrianos.

Varios historiadores comentaron la imposibilidad de Darío I rey persa de la dinastía de los aqueménidas de conquistar la región ocupada por los escitas a pesar de haber triunfado ya sobre Anatolia y haber conquistado otros territorios importantes. Su antecesor en el trono Ciro el Grande pereció a manos de una tribu escita, los masagetasdurante una de sus campañas militares. Pueblo guerrero, los escitas eran conocidos, en particular, por ser grandes jinetes y en la guerra eran temibles source a caballo.

Destacan por su temprano uso del arco compuesto disparado a caballo. La armadura típica escita consistía en un coselete de cuero con piezas de hierro para los arqueros a caballo. También solían adornarse con abundante orfebreríatanto ellos como sus monturas. Las empuñaduras link las chicas etíopes atacadas por forner estaban profusamente decoradas, algunas eran auténticas obras de arte. Posteriormente algunas tribus escitas se asentaron y se volvieron agricultores alrededor del chicas etíopes atacadas por forner Negro.

Los escitas eran guerreros conocidos por su agresividad. Gobernados por chicas etíopes atacadas por forner grupo pequeño de élites estrechamente aliadas, los escitas tenían reputación como arquerosy muchos se empleaban como mercenarios.

El tesoro de Ziwiyeun tesoro de objetos de plata y oro, así como marfil, que se encuentra cerca de la ciudad de Sakiz al sur del lago Urmia y que data entre el y el a.

Heródoto cuenta que los escitas usaban cannabistanto para tejer su ropa como para limpiarse en su humo Hist. Hombres y mujeres vestían de forma parecida.

Un more info en Pazyryk, descubierto en los años noventacontiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha.

Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende chicas etíopes atacadas por forner las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytoshacha de combate, piedra de afilar, etc.

Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado.

Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los chicas etíopes atacadas por forner usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro.

Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes.

Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combateparticularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita.

Proxima nova extra bold font

Tras su expulsión por chicas etíopes atacadas por forner yuezhialgunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China.

Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón.

Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Sillase dice que son de chicas etíopes atacadas por forner escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas.

En Manchuria se han chicas etíopes atacadas por forner tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia.

En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles.

Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente Selena Gomez dando paja cinturones.

Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervose hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra.

Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbrepero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve.

Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur.

Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las chicas etíopes atacadas por forner. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes.

La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas como decir sexo con aguja zapatos, chicas etíopes atacadas por forner otros elementos con los que también comerciaban.

Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia.

Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por HeródotoHipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce chicas etíopes atacadas por forner gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes.

Durante el siglo XVIIIPedro el Grandezar de Rusiaconstruyó el Museo Imperial chicas etíopes atacadas por forner se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volgadonde se chicas etíopes atacadas por forner que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar.

Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsoslos gelonoslos budinos y los neuros.

Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados.

Public lesbian dildo

Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Chicas etíopes atacadas por forner y la chicas etíopes atacadas por forner Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc.

Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticadamicrosatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el chicas etíopes atacadas por forner estepario entre Europa y Asia oriental.

Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, source escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespearepor ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a.

Chicas etíopes atacadas por forner Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos click here este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas.

Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. In gov sex offender registry. The Trump administration has dramatically ramped up immigration arrests inside the US while it scapegoats millions of people by painting them as violent criminals who should be deported.

The crackdown is also sweeping in immigrants who are legal residents but who have been convicted of sometimes only minor or old criminal offenses.

Many of these deportations threaten a range of fundamental human rights including the right to family unitythe right to seek asylum from persecutionthe right to humane treatment chicas etíopes atacadas por forner detentionthe right to due process, and the rights of this web page. Our recommendations for rights-respecting immigration reform can be read here.

Every day, people who call the United States home—including the mothers and fathers of US citizen children, tax-paying employees, and respected community membersare being arrested, locked up, and deported under a system that often does not even weigh their deep and longstanding ties in the balance.

Our researchers have traveled to interview people who have recently been deported—or are facing potential deportationsince President Trump was elected. These are their stories. They all sat with their wrists and ankles chained together. As the bus drove south to the border, Diego thought of his daughter, who was turning four years old that day. The bus reached the border at noon and the chicas etíopes atacadas por forner were left to cross the Rio Grande on a footbridge into Mexico, a country Diego had not seen since he was three years old.

Ricardo showed his passport at a border station, Rosie crossed in an automobile with a family friend, and Adriana walked for eight days through the desert. Chicas etíopes atacadas por forner opened a tree-trimming business.

Adriana sold home-cooked food out of her little kitchen. Life was good. Like many immigrant families, Adriana and Ricardo opened their home now and then to friends and family members in need. Adriana was in her own room taking care of source children.

Police arrested not only Tom, but Ricardo and Adriana. Adriana served a month in jail, then spent six months in immigration detention. Todos estaban sentados con las muñecas y los tobillos encadenados. Diego asistió a la escuela en Lewisville, Texas, pero abandonó los estudios en 7. Comenzó a trabajar como pintor y ganaba cerca de USD por semana, en los períodos buenos. Contribuía con casi un tercio de sus ingresos a solventar los gastos del hogar. Esta fue la tarea mejor remunerada que tuvo hasta el momento.

Él y Michelle estaban esperando su tercer hijo. El día de Navidad deDiego se dirigía en chicas etíopes atacadas por forner a la casa de sus padres cuando un vehículo policial lo obligó a detenerse. Un agente le preguntó si había bebido alcohol. Dijo que había tomado dos cervezas en la casa de un amigo seis horas antes. Los policías le hicieron una prueba de sobriedad y le dijeron que no la había pasado.

  • My friend hot mom mrs givens
  • Www indian aunt fuck by son
  • Naked group teens girls
  • Teen nude sleeping xxx
  • New girl jess boyfriends

Diego pidió, varias veces, que le realizaran una prueba de alcoholemia, pero los policías no lo hicieron. Los agentes encontraron un solo cigarrillo de marihuana en su automóvil. Diego dijo que era posible que se le chicas etíopes atacadas por forner caído a alguno de sus amigos.

Los agentes llevaron a Diego a la dependencia policial. Su abogado le dijo que sería deportado incluso si no era declarado culpable de los delitos de conducir en estado de ebriedad y tenencia de estupefacientes, pues la detención ya había llamado la atención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Diego aceptó declararse culpable del delito de conducir en estado de ebriedad y el fiscal desistió del otro cargo. Firmó una orden de expulsión voluntaria. Cuando Human Rights Watch lo entrevistó, Diego estaba viendo la posibilidad de que familiares mexicanos de su esposa pudieran ir a recogerlo.

Adriana, Ricardo y Rosie tomaron diferentes caminos para ingresar en Estados Unidos. Ricardo mostró su pasaporte en un puesto fronterizo, Rosie cruzó en automóvil con chicas etíopes atacadas por forner amigo de la familia y Adriana caminó durante ocho días por el desierto.

Adriana vendía comida casera que preparaba en su pequeña cocina. Tenían una buena vida. Como muchas familias de inmigrantes, Adriana y Ricardo de vez en cuando acogían en su casa a amigos y familiares que necesitaban ayuda.

Los agentes parecían saber exactamente lo que buscaban, dijo Adriana, y encontraron una pequeña cantidad de marihuana en la habitación de Tom. Adriana estaba en su propia habitación cuidando a sus hijas. Pero la policía detuvo no solo a Tom, sino también a Ricardo y a Adriana. Adriana firmó una orden de expulsión voluntaria, pero el día en que llegó a México, supo que no se quedaría.

Ricky, who came to the United States from Mexico when he was 2 years old, says he fell into a depression after his girlfriend went off to college. He started smoking marijuana with a new set of friends. This was a change for Ricky. During his high school years, he avoided alcohol and drugs, focusing on his beloved soccer. In April chicas etíopes atacadas por forner, one of his new friends gave him a few small bags of cocaine and urged him to try selling them, he said.

They went into his backpack, he said, and when a Canyon Lake Park ranger smelled marijuana smoke on him and searched it, they were there, along with a marijuana cigarette. That moment would lead to his deportation to a country chicas etíopes atacadas por forner had never known, and deliver him into the hands of violent criminals.

It almost cost him his life. Ricky caught a bus from downtown Nuevo Laredo to visit a sister in Piedras Negras, fell asleep, and was awakened with a flashlight in his eyes and a gun at his head. Then he dragged Ricky off the bus, beat him with chicas etíopes atacadas por forner stick, and forced him to an apartment where six other deportees sat, terrified. To them, Ricky and the other captive deportees were cash cows.

One man link screaming, and Ricky found him covered in a thick layer of angry bees that detached themselves and swarmed Ricky. As the day grew hotter, Chicas etíopes atacadas por forner ran out of water, he said, and the next thing he knew, he was being wakened by a Border Patrol officer. He had passed out by the side of a road.

The officer revived him with an IV drip, he said, and — in an act for which Ricky said he will always be grateful — instead of feeding him back into the criminal justice system to complete his prison sentence, the officer drove him directly to the Laredo-Nuevo Laredo footbridge. As Ricky told his story nearly two weeks later, his face, neck, and arms were still covered with bee-sting welts. But chicas etíopes atacadas por forner managed a sad smile.

Ricky, quien llegó a Estados Unidos desde México cuando tenía dos años, afirmó haber sufrido chicas etíopes atacadas por forner depresión cuando su novia se fue para estudiar en la universidad.

Monkey fuck human xxx

Hizo nuevas amistades, y empezó a fumar marihuana con estas personas. Esto supuso un cambio para Ricky. En abril deuno de sus nuevos amigos le dio algunos paquetes pequeños con cocaína y lo instó a que intentara venderlos, contó. Ese momento hizo que posteriormente fuera deportado a un país que nunca había conocido, y quedara en manos de violentos criminales.

Eso casi le cuesta la vida. En septiembre, desde un centro de recepción de deportados en Nuevo Laredo, México, Ricky contó su chicas etíopes atacadas por forner a un investigador de Human Rights Watch.

Ricky contó que estuvo ocho días en ese departamento, hambriento, esperando que su madre enviara al cartel USD 3. Pero chicas etíopes atacadas por forner pandilleros no le dieron opción. Para ellos, Ricky y las otras personas cautivas eran moneda de cambio. Al llegar el mediodía del primer día de chicas etíopes atacadas por forner, el grupo de Ricky fue abandonado por su guía, contó.

Un hombre empezó a gritar, y Ricky vio que estaba siendo atacado por un enjambre de abejas, que se dividió y rodeó a Ricky. Había perdido el conocimiento junto a una carretera.

Cuando Ricky relató lo sucedido casi dos semanas después, su rostro, cuello y brazos todavía estaban cubiertos de picaduras de abejas. Pero igualmente esbozó una sonrisa melancólica. He found a well-paid job with a landscaping company in Waterbury, Connecticut. Alejandro met Anna in Connecticut. They married, rented an apartment, and had Daniel in Little Daniel loved following his father around at work, with a child-sized rake in his hands.

They both loved building snowmen and forts from the mountains of snow Alejandro would pile up in the corners of parking lots. Please click for source and Alejandro spoke Spanish at home, but Daniel, once he started school, would answer them in English. InAlejandro was charged with driving without a license. That seemingly minor charge would come back to haunt him.

Ina shopping mall security guard overheard Alejandro and Anna arguing in Spanish while looking for chicas etíopes atacadas por forner parking space. Anna felt Alejandro was working too many hours, Alejandro remembered.

The guard called the police, Alejandro said, and the officers found an open bottle of tequila in the car.

Uae Sexy Watch PORN Videos Tied Xxxhd. After 10 months in detention, he was held even longer, he said, while authorities insisted that he had asked for asylum. He denied it, but the confusion took five days to clear up; he was finally allowed to sign withdrawal of a request to apply for asylum and was deported. His plans, for the moment, were to head for Madera, Chihuahua. Miguel, now 20, married last year, and he and his wife are expecting a son. It will take an hour or two to get to where he is — and crossing back — two or three hours more. Braulio tenía 21 años cuando se fue de la localidad rural de Ignacio Zaragoza, Chihuahua, en , y se dirigió a EE. Braulio afirma que trabajaba de sol a sol, los siete días de la semana. En , pudieron comprar una casa en El Paso, y hace tres años Braulio compró una propiedad para ofrecer un servicio de guardería para caballos de clientes. Pero para cuando Braulio pudo comprar su propiedad para los caballos en , ya había sido deportado varias veces. En , cuando regresaba de una fiesta, fue interceptado por la policía, acusado de conducir en estado de ebriedad y deportado. Su suegra, enfadada, llamó a las autoridades de inmigración, contó. En , intentó cruzar la frontera, fue interceptado y juzgado por nuevo reingreso ilegal, y condenado a 10 meses antes de ser deportado nuevamente. Consiguió cruzar a Estados Unidos en , y retomó su vida en Texas, hasta que recibió una notificación de que, contrariamente a lo que creía, no se había resuelto la multa que le habían emitido por conducir sin registro antes de su deportación en Cuando acudió para resolver este asunto, el 14 de noviembre de , las autoridades inmigratorias lo arrestaron. Negó que fuera así, pero las autoridades tardaron cinco días en resolver el malentendido; finalmente se le permitió firmar una cancelación de pedido asilo, y fue deportado. Por el momento, tiene intención de dirigirse a Madera, Chihuahua. Miguel, que ahora tiene 20 años, se casó el año pasado, y él y su esposa esperan un hijo. Tendré que dejar de trabajar un día por semana para visitarlo. For years, Manuel G. Shortly past midnight on August 13, a friend asked Manuel for a ride from the marathonica to his hotel. He was stopped by police, he said, for making a made a wide U-turn. The officer who stopped Manuel during the marathonica thought Manuel had an outstanding traffic ticket, from Manuel left his small town in the state of Zacatecas, Mexico, for the United States when he was 16, and he quickly found work--cooking at restaurants in California, then moving on to Texas, for gardening work at a golf resort and eventually to join an industrial painting company. He served two months in Tulsa County Jail, was deported, but soon crossed the border again. Nobody lives in the old family house in Rio Grande, Zacatecas, Manuel said, although his father, who has become a US citizen, makes occasional maintenance visits. Durante años, Manuel G. La maratónica de este verano, organizada por la sede de AA en Tulsa a mediados de agosto, atrajo a 70 personas de Oklahoma y estados vecinos durante un fin de semana de encuentros que se extendieron hasta altas horas de la noche. Poco después de la medianoche del 13 de agosto, un amigo pidió a Manuel si podía alcanzarlo en su vehículo desde la maratónica hasta su hotel. Ese control hizo que Manuel fuera deportado del país que fue su hogar durante 29 años. Manuel no ha consumido alcohol en cinco años, afirmó, y tenía una vida ordenada en Tulsa. Pero para cuando ese asunto se aclaró, dijo que ya había sido llevado por las autoridades y se encontraba en proceso de deportación. Manuel llegó a Estados Unidos desde la pequeña localidad en el estado de Zacatecas, México, de donde es oriundo cuando tenía 16 años. La familia finalmente se mudó a Oklahoma para estar cerca de los padres y hermanos de Manuel. Manuel no puede evitar relacionar la mayor tragedia de su vida con el abandono propio de los años en los que bebía. Su hija del medio, "Cara", tenía una relación sentimental con un hombre con vínculos con pandillas, y en , en un incidente en el que intentaron agredir a su pareja, hirieron fatalmente a Cara. Ya nadie vive en la vieja casa familiar en Río Grande, Zacatecas, dijo Manuel, aunque su padre, que adquirió la ciudadanía estadounidense, viaja de vez en cuando para hacerle mantenimiento. After years of looking for ways to regularize his status in the United States, Manuel C. Manuel left Veracruz, Mexico, in , and headed to Des Moines, Iowa, where he found steady work in construction. When he saw her across the room, he knew he had to talk to her. Manuel was charged with drunk driving in ; he said he completed a probation program. He submitted an application for asylum in the US that same year, arguing he feared violence from gang members in Veracruz. At the end of , he said, a judge gave him a court date — for late , which he fully intended to attend. He thought that he must have been assigned a new hearing date, the notice for which he never saw and perhaps never received. People who miss their court hearings are often ordered deported in absentia. On July 14, Manuel turned himself in at the immigration offices in Des Moines, and after nearly two weeks in detention, he was deported. Amber cries every time she hears his voice on the phone, Manuel said. The piñata broke, the candies scattered, and Daniela gathered up as many as her little hands could carry. Luego de varios años de intentar regularizar su situación en Estados Unidos, Manuel C. Manuel se fue de Veracruz, México, en , y se dirigió a Des Moines, Iowa, donde consiguió trabajo estable en el sector de la construcción. Cuando la vio al otro lado de la sala, supo que tenía que hablar con ella. Manuel fue acusado de conducir alcoholizado en , y dijo que cumplió un programa de libertad vigilada. Presentó una solicitud de asilo en EE. Dijo que a fines de un juez lo citó a comparecer a finales de , y que tenía toda la intención de asistir. Creyó que tal vez le habían asignado una nueva fecha de audiencia, y que nunca había visto o recibido la notificación. A menudo se dispone en ausencia la deportación de personas que no asisten a audiencias judiciales. El 14 de julio, Manuel se entregó a la oficina inmigratoria en Des Moines, y después de casi dos semanas detenido, fue deportado. Amber llora cada vez que escucha su voz por teléfono, contó Manuel. Le preocupa que el sueldo que percibe por su trabajo en la portería de un consultorio odontológico no le alcance para cubrir sus gastos y mantener a su hija Daniela de 4 años. Daniela intentó juntar con sus pequeñas manos la mayor cantidad que pudo de los caramelos que cayeron al romperse la piñata. If Reginaldo R. Born in Michoacan, Reginaldo had lived in Chicago half his life when, last October, his elder daughter, Valerie, came to him with some alarming numbers. He smiled at her. Fifteen years old and already figuring out how to pay for medical school, which was at least six years away. She dressed like a doctor every Halloween. Valerie thought he should go to Houston to sock away tuition money. They were waiting at the courthouse when he was released, found two previous illegal entries into the US on his record — reentry after deportation constitutes a felony — and locked him in immigration detention. Six months later — in June — they put him on a deportee bus for Nuevo Laredo. Click to expand Image Reginaldo R. Valerie feels guilty for encouraging her father to go to Houston; Lesley is angry that he disobeyed her instructions. Si Reginaldo R. Él le sonrió. Pensó en que tenía 15 años y ya estaba pensando cómo pagar sus estudios en la facultad de medicina, para los que faltaban al menos seis años. En Halloween siempre se vestía de médica. Valerie opinó que debía ir a Houston para ahorrar dinero para la matrícula. Reginaldo no lamenta haber tomado la decisión de ir a Houston, pero sí desearía nunca haber subido al automóvil de un amigo de su primo ese día de diciembre, que hizo que emprendiera un camino que terminó con su deportación. Finalmente se retiraron los cargos por drogas, pero los policías que lo detuvieron sospecharon que estaba ilegalmente en Estados Unidos y llamaron a agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE. Los agentes lo estaban esperando en el juzgado cuando fue liberado, identificaron que tenía dos ingresos ilegales anteriores a EE. The scars on her hand and head were testimony to 16 years of beatings. Even after she refused Esteban access to the apartment she shared with their two sons, she told Human Rights Watch, he broke the windows on six occasions to get to her. Grace and Esteban left Guerrero, Mexico, soon after marrying in , and headed to Texas, where she said his jealousy became her prison. When Esteban went to prison, in , Grace told us, she got a new life, learning to drive and finding work as a waitress at an Italian restaurant. But a little more than four years later, his sentence served, Esteban was deported to Mexico — and he soon crossed the border and returned to Houston. He had found God and changed, he told her, and was ready to make their marriage work. But within two weeks, the old patterns of drunken rages and beatings re-emerged — and now, he added threats to send a cartel against her family. Grace resumed her visits to the police — battered, bruised, and bloody — and to a Houston organization called AVDA — Aid to Victims of Domestic Violence — that also photographed her wounds. He was eventually diagnosed with Tourette Syndrome, Grace said, related to the stress. Twelve days later, Grace was herself arrested. Immigration and Customs Enforcement took custody of her, and she spent Christmas in the private immigration detention center known as the CCA Houston Processing Center. She said there was alcohol, but no one was drunk and the children were never in danger. But she ended up pleading guilty to a drinking-related felony charge of endangering the children. She was deported, she said, before that application could be reviewed. Grace intends to pursue her application for the U Visa from Mexico. She worries that Esteban will send a gang to harm her — or return to Mexico himself — and she cries every time she mentions Billy and Jim. Her parents were able to gain legal residence through a son, who gained status through marriage. Las cicatrices que tiene en la mano y la cabeza dan cuenta de 16 años de golpizas. Grace contó a Human Rights Watch que incluso después de que se negó a que Esteban ingresara en el departamento donde ella vivía con sus dos hijos, su pareja rompió los cristales en seis oportunidades para poder llegar a ella. Grace y Esteban abandonaron Guerrero, México, poco después de casarse en y se dirigieron a Texas, donde los celos de él, cuenta Grace, se convirtieron en su prisión. Grace relató que, cuando Esteban fue a prisión en , empezó una nueva vida, aprendió a manejar y consiguió trabajo como camarera en un restaurante italiano. Le dijo que había encontrado a Dios y era un hombre distinto y que estaba dispuesto a hacer lo necesario para que su matrimonio funcionara. Grace volvió a acudir a la policía —golpeada, lastimada y ensangrentada— y a una organización de Houston llamada Ayuda a Víctimas de Violencia Doméstica Aid to Victims of Domestic Violence, AVDA , donde también le tomaron fotografías de sus heridas. Con el tiempo, cuenta Grace, se le diagnosticó que tenía síndrome de Tourette vinculado con el estrés. No fue sino hasta el 10 de diciembre de , que Esteban fue detenido debido a las denuncias de Grace. Su caso se complicó debido a un delito ocurrido 10 años antes, cuando un vecino que discutió con su esposo llamó a la policía para quejarse por un asado que se estaba preparando en la casa de Grace. Dijo que, en esa oportunidad, había bebidas alcohólicas pero que nadie se había embriagado y que los niños nunca estuvieron en peligro. Afirma que la deportaron antes de que se revisara su solicitud. Grace tiene previsto impulsar su solicitud de visa de tipo U desde México. Sus padres pudieron obtener la residencia legal a través de un hijo, que obtuvo la ciudadanía por vía de matrimonio. David B. He was born in Guanajuato, Mexico, but when he was two-and-a-half years old, he was brought to the United States by his parents. After high school, David worked in renovating houses. He and Melissa, a US citizen, began living together in eventually getting married in and became a devoted step-dad to her two daughters—3 and 6 years old at the time. As the family grew, they fell into a pleasant routine of church on Sundays, followed by visits to the park, or weekend trips to Corpus Christi. David and his mother were both working to get their residency—he said his father is already a citizen. In , David was pulled over while driving to a soccer game with some friends. Police discovered that he was driving without a license, which led immigration authorities to get involved. While being held for a couple of weeks at an Immigration and Customs Enforcement ICE detention center in Corpus Christi, he bonded with one of the guards, who was from Victoria, Texas, like him. The guard said he would release him if his family could get there in a couple hours. Unsure of what was happening, David agreed, signed whatever paper was put in front of him, and left with his parents. Looking back, he figures he must have signed an agreement to voluntarily depart the US. Everything was fine until one evening this summer when he was driving with Melissa and their children to look at a new home. Making a turn at the light, neither he nor Melissa noticed his emergency blinkers were on until he was pulled over by a Victoria police officer. David was sent straight to a private detention center in Houston, where he was held for three weeks. His family was able to visit him only once. Marooned in the border town of Nuevo Laredo now following his deportation, David is visibly afraid. Back in Texas, Melissa is struggling to find a job and keep her family together. Nació en Guanajuato, México, pero cuando tenía dos años y medio cruzó la frontera con sus padres. Se instalaron en Victoria, Texas, donde nacieron sus hermanos y su hermana, y David nunca regresó a México hasta el 22 de junio, cuando lo deportaron, a los 31 años. Luego de graduarse de la escuela secundaria, David empezó a trabajar en la remodelación de viviendas. Dice no recordar el motivo. La policía descubrió que conducía sin tener licencia, y esto hizo que se diera aviso a las autoridades de inmigración. Mientras permaneció recluido algunas semanas en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas Immigration and Customs Enforcement, ICE en Corpus Christi, entabló vínculo con uno de los guardias, que también era de Victoria, Texas, como él. El guardia le dijo que lo pondría en libertad si su familia podía presentarse allí en el lapso de unas horas. Sin comprender bien qué estaba sucediendo, David aceptó la propuesta, firmó el documento que le proporcionaron, y se fue acompañado de sus padres. Recapacitando, presume haber firmado un acuerdo para irse voluntariamente de EE. Pero no se fue del país. No tuvo inconvenientes, hasta una noche este verano cuando condujo con Katherine y sus dos hijos menores en busca de una nueva vivienda. David fue enviado inmediatamente a un centro de detención privado en Houston, donde permaneció tres semanas. Su familia pudo visitarlo solamente una vez. Varado en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo luego de la deportación, David se muestra visiblemente atemorizado. Mientras tanto, en Texas, Katherine intenta conseguir un empleo y mantener unida a la familia. His family lived on a little ranch with access to a deep well. That blessing became a curse, Andres said. The availability of water, combined with the fact that his brother was a municipal police officer, made the family a target for the cartels, Andres said. Andres found work with a roofer, but the job soon turned sour. Raymundo continued to believe in Andres despite two brushes with the law. And in , Andres was ticketed for drag racing. The problem, for Andres, was that Karen kept returning to her former partner, he said. In September , Andres came home from work to find Karen preparing to go out and they argued, he said, and both ended up calling the police. His goal was to keep Karen from taking Anthony to visit the ex , who he felt was a bad person. He was questioned by police and charged with interfering with a call — a charge that was later dropped. The day after his arrest, Andres paid his bail. ICE agents transferred him to the Houston immigration detention center, and on September 21, , Andres entered the Rio Grande Detention Center, where he fought his case for nearly 10 months until he was deported on July Throughout his ordeal, memories of Anthony have sustained Andres. Su familia vivía en una pequeña hacienda con acceso a un pozo de agua. Esa ventaja se convirtió en una maldición, dijo Andrés. En , el hermano de Andrés logró sacar a toda la familia de México y llevarlos a Houston, Texas, de a uno por vez. Andrés consiguió empleo como techador, pero poco después empezaron los problemas en el trabajo. A veces no le pagaban todo el dinero acordado —estimaba que en total le debían algo de USD 1. Raymundo siguió creyendo en Andrés pese a los dos roces que había tenido con la ley. Y en , Andrés fue multado por participar en carreras. Dijo que tuvieron una discusión y ambos terminaron llamando a la policía. Su objetivo era evitar que Karen se llevara a Anthony de visita a la casa de su expareja , pues él creía que no era una buena persona. Fue interrogado por la policía y acusado de interferir con una llamada al , pero posteriormente se desistió del cargo. El día siguiente a su detención, Andrés pagó la fianza. Fue trasladado por agentes del ICE hasta el centro de detención inmigratoria de Houston, y el 21 de septiembre de Andrés ingresó en el Centro de Detención de Río Grande, donde hizo lo posible por defender su caso durante casi 10 meses, hasta que el 14 de julio fue deportado. En todo este doloroso proceso, los recuerdos de su hijo son lo que han ayudado a Andrés a seguir adelante. Sonia felt leaving her son with the nuns, to continue his education in the US, was her best option. Getting settled has been difficult — the year-old waitress was having trouble obtaining the Mexican documents needed to get a job. Fifteen years ago, Sonia, who was born in Hermosillo, Sonora, traveled to Texas on a US tourist visa to care for a grandmother who had permanent resident status. They separated, and he moved to Indiana. The nuns sometimes watched David after school, so that Sonia could work enough hours to make ends meet. But she mostly worked at night, so that she could be with David, taking him bike riding, skating, to church, or to play with friends at the park. It happened to her at 3 a. Immigration and Customs Enforcement locked her in immigration detention and deported her ten days later. But if she gets lucky, she said, David can stay with the nuns until he is eleven years old; after that, the home houses only girls. David is a good student — great with computers — Sonia said, and she hopes that when he has to leave the home, he can go to a boarding school operated by the nuns in Nebraska. Sonia consideró que dejar a su hijo a cargo de las religiosas para que pudiera continuar su educación en EE. No le ha resultado sencillo instalarse. A Sonia no le renovaron la visa, pero se quedó de todos modos, incluso después del fallecimiento de su abuela. Se casó con un ciudadano estadounidense y se dedicó a limpiar casas, a cuidar ancianos a domicilio y a trabajar como mesera. Se separaron y él se mudó a Indiana. Las monjas a veces cuidaban a David después del colegio para que Sonia pudiera trabajar la cantidad de horas suficientes como para llegar a fin de mes. Pero la mayor parte del tiempo trabajaba de noche para poder estar con David, llevarlo a andar en bicicleta, a patinar, a la iglesia o a jugar con amigos en el parque. Sin embargo, dice, con suerte, David puede quedarse con las monjas hasta que cumpla once años; a partir de esa edad, en el hogar solo se alojan niñas. Sonia cuenta que David es buen alumno maneja muy bien las computadoras y espera que cuando tenga que dejar el hogar pueda ir a un internado que las monjas tienen a su cargo en Nebraska. After a trip to Oaxaca this summer, Guadalupe, 56, got caught twice in early August trying to return to the US and was deported both times. She has every intention of returning to her family in Alabama. Guadalupe wiped a tear from her cheek as she described the years far from her sons, cutting weeds in irrigation ditches in Phoenix, tending corn in Indiana, harvesting apples and Halloween pumpkins in Virginia, and cutting tobacco in North Carolina, where the sticky, pungent leaves made workers vomit. Bandits robbed them at gunpoint on the first attempt to cross the border — and the Border Patrol caught them twice. But they eventually made it home to Arborville, Alabama. I had supported them, and saved money to bring them, and now I could house them. Oscar eventually moved back to Mazatlan, Mexico, but his brothers stayed on, marrying and starting families in Alabama. Guadalupe is eager to get back to be with her children and grandchildren. During the hot, dry days of late summer, the crossing is dangerous, she said, and the odds of getting caught are high. Después de 27 años en Estados Unidos, la vida de Guadalupe quedó destrozada por la fatídica decisión de regresar a México para visitar a sus hermanos, ya entrados en años. Después de viajar a Oaxaca este verano, Guadalupe, de 56 años, fue interceptada dos veces a principios de agosto cuando intentaba regresar a EE. Tiene toda la intención de regresar con su familia, que se encuentra en Alabama. No es la primera vez que la separan de sus seres queridos. Cuando tenía 30 años, luego de que sus padres fallecieran, dejó a sus tres hijos con su exsuegra en Tanivet, Oaxaca, y se dirigió rumbo a EE. Fueron años en los que se dedicó a cortar malezas en canales de irrigación en Phoenix, a cultivar maíz en Indiana, a cosechar manzanas y calabazas de Halloween en Virginia y a cortar tabaco en Carolina del Norte, una actividad donde era habitual que los trabajadores vomitaran debido al olor fuerte y desagradable de las hojas pegajosas. Cuando intentaron cruzar la frontera por primera vez, forajidos a punta de pistola les robaron, y la Patrulla Fronteriza los interceptó dos veces. Sin embargo, a la larga consiguieron llegar a su casa en Arborville, Alabama. Con el tiempo Oscar se mudó a Mazatlan, México, pero sus hermanos se quedaron, se casaron y formaron familia en Alabama. Dice que es peligroso intentar el cruce en los días calurosos y secos de finales del verano, y que hay muchas probabilidades de que la intercepten. Pero para Guadalupe, no es cuestión de intentarlo o no. Juan L. He married Monica, and started a family. I had my own business and American-born children. I think I thought I was already a citizen. He would get caught and deported — then would return again, only to be caught, and deported, again. Juan se fue de México a Connecticut cuando tenía 16 años, para trabajar en mantenimiento de jardines y albañilería. Se casó con Mónica, y formaron una familia. En el año , cuando la hija mayor de Juan tenía cuatro años, inició su propia empresa y empleaba en forma rotativa a trabajadores mexicanos y estadounidenses. Tenía mi propia empresa e hijas nacidas en Estados Unidos. El USCIS demoró ocho años en tomar una decisión sobre la solicitud de permiso de residencia de Juan, y en le informaron que tendrían que entrevistarlo y que la entrevista debía realizarse fuera de EE. Al haber salido y vuelto a ingresar ilegalmente, Juan Luis había eliminado toda posibilidad de obtener la condición legal. Por eso, a partir del otoño de , Juan empezó a intentar cruzar la frontera una y otra vez para ingresar en EE. Lo detenían y lo deportaban; luego retornaba, y nuevamente lo detenían y lo deportaban. He would have taken a breathalyzer or blood test instead of walking the line, he said, but when he tried to explain, the officer recorded it as refusing all tests. After his jail sentence, he was transferred to immigration detention and deported on July After 15 days in immigration detention in Laredo, sleeping on a mattress on the floor with no blanket, he said, he was deported again. Up in Houston, Juana, who has legal resident status, was looking for work when the hurricane hit, Elio said — she and the boys are frightened and desperate for his return. At the migrant reception center, Elio bought a bus ticket for Mexico City, where he still has relatives, but when asked what he would do next, he teared up. Elio dejó Ciudad de México y viajó a Estados Unidos a los 15 años para reunirse con su familia, que hacía tareas de mantenimiento de jardines en Montgomery, Alabama. Hizo una pausa y posó la vista en sus manos. Elio contó que, una tarde de verano, había bebido cuatro cervezas en dos horas en la casa de un amigo, y luego la policía lo obligó a detener su camioneta pickup. Él no cree haber estado ebrio, pero manifestó que padece pie plano y que no tiene buen equilibrio al caminar. Después de cumplir una pena de prisión, fue trasladado a un centro de detención para inmigrantes y deportado el 30 de julio. Contó que después de 15 días en el centro de detención para inmigrantes en Laredo, durmiendo sobre un colchón en el suelo sin mantas, fue deportado nuevamente. Lucía H. Lucia described how her family suffers in her absence. Her 5-year-old has stopped eating and was hospitalized, her husband had to leave his job working in the fields to take care of him, and their eldest son suffered a breakdown at 14 and is now receiving therapy. Born in Mexico, Lucía first came to the US in For more than 10 years, she worked with her husband to harvest lettuce in the California countryside. When her mother was diagnosed with cervical cancer in October , she went back to Oaxaca with her three children. For two years, she cared for her mother. She thought about staying, but her children had difficulty adjusting to life in Mexico. They were often sick and missed their home in the California countryside. On December 25, she first tried to cross the border to join her children in the US. She was repeatedly caught and sent back to Mexico. In January , she was criminally prosecuted for illegal reentry. Talking on the phone to her year-old daughter can be excruciating. She does not believe that I love my children as much as I say I do. The judge told me that when my children turn 21, they can petition for me… Twenty-one, when they are grown adults? And for what? They need me now! Lucía nació en México y vino a EE. Durante dos años, cuidó de su madre. Pensó en quedarse, pero sus niños tenían dificultades para adaptarse a la vida en México. A menudo se enfermaban y extrañaban su casa en la zona rural de California. En diciembre de , cuando la salud de la madre de Lucía mejoró, la familia decidió regresar a California. Los niños cruzaron legalmente, porque, al haber nacido en los EE. El 25 de diciembre intentó por primera vez cruzar la frontera para reunirse con sus hijos en EE. Varias veces la interceptaron y la enviaron de regreso a México. En enero de, fue procesada penalmente por reingreso ilegal. Luego fue transferida a un centro privado de detención de inmigrantes en Houston, donde estuvo confinada 10 meses. Durante ese período, intentó encontrar una forma de permanecer en EE. Hablar por teléfono con su hija de 11 años es una experiencia muy dolorosa. No me cree que los quiero tanto como les digo. Me dice que soy yo la que no quiere volver por ellos. Ya no se trata de qué quiero hacer yo, sino de lo que debo hacer. El juez me dijo que, cuando mis hijos tengan 21 años, pueden pedir que yo vaya. Nada menos que 21 años It was June 13, and Mateo was in a deportee reception center in Nuevo Laredo, Mexico, contemplating his next steps. Mateo said he made his first trek through the borderland at age 11 with his mother and two sisters. When he was in ninth grade, the family decamped for Pasadena, Texas. Sometime around , he said, he went to the corner store for a soda and stopped to take a call on his cellphone about a possible job at Red Lobster. He barely noticed three young men near him on the sidewalk until police cars with sirens blaring roared in, full of detectives waving guns. They ordered the three men to lie flat on the sidewalk and, as he tells it, grabbed Mateo for good measure. He was charged with selling drugs. Do you want to continue playing stupid? He said he served six months of a three-year sentence, acquired a felony record, and was deported — only to cross again. Within four years, they had a boy and two girls. The American Dream his mother had told him about when she first brought him north, he said, was finally coming true — until one day in March at Wal-Mart. He shoved it on the rack below the cart and checked out, forgetting to put it on the belt. The store alarm sounded as he exited, and a petty theft charge landed him in jail. The charge was dismissed, he said, but he ended up in immigration detention, then shackled on a bus to Nuevo Laredo. Era el 13 de junio, y Mateo estaba en un centro de recepción de personas deportadas en Nuevo Laredo, México, pensando en los pasos a seguir. Mateo contó que hizo su primera travesía para cruzar la frontera con su madre y su hermana, cuando tenía 11 años. Contó que la iglesia lo ayudó a obtener la valiosa tarjeta de residencia, aunque no recuerda cómo. Cuando estaba en noveno grado, la familia se trasladó a Pasadena, Texas. Alrededor de , contó, salió para comprar un refresco en la tienda de la esquina y se detuvo para responder una llamada en su teléfono celular por un posible trabajo en Red Lobster. Casi no vio que había tres jóvenes cerca de él en la acera, hasta que escuchó las sirenas de varios vehículos de la policía que se acercaban, llevando a agentes que mostraban sus armas. Fue acusado de vender drogas. Entonces Mateo se declaró culpable. Contó que cumplió seis meses de una condena de tres años, le quedó un prontuario por delitos graves y fue deportado, pero que volvió a cruzar la frontera. En Friendswood, Texas, Mateo encontró un buen trabajo en remodelación de viviendas, conoció a Ashley, una ciudadana estadounidense, y se casó con ella. En cuatro años, tuvieron un niño y dos niñas. El Sueño Americano del que su madre le había hablado cuando lo llevó por primera vez al norte, cuenta, finalmente se estaba haciendo realidad, hasta un día de marzo, en Wal-Mart. La colocó en el estante debajo del carrito y pasó por la caja, pero olvidó ponerla en la cinta. Like many undocumented Mexicans, he started out working in agriculture, but kept finding new jobs that boosted his pay — at the Cowboy Concert Hall in Arlington, Texas, in hotels, and, in Dallas, as a foreign-car parts salesman. By , he said, he had saved enough that Cynthia could open a beauty salon and he a mechanic shop in Fort Worth. Along the way, he and Cynthia had one more child, the only US citizen in the family. Having prospered so long in the United States, he forgot the cardinal rule of many undocumented immigrants: Never call the police. Orlando spent three days in the Arlington jail, until his brother signed a statement that Orlando had never hit him. Instead of going before an immigration judge, Orlando signed an order of voluntary removal. He wiped his eyes with his sleeve, then again burst into tears. What did I do? Orlando nos contó que dejó su hogar en el estado de Guerrero, México, y cruzó la frontera solo cuando tenía 13 años. Al igual que muchos mexicanos indocumentados, empezó trabajando en agricultura pero fue cambiando a nuevos empleos que ofrecían una mejor paga: en el Cowboy Concert Hall en Arlington, Texas, en hoteles y como vendedor de repuestos de automóviles importados en Dallas. Después de ganar suficiente dinero, regresó a México, contrajo matrimonio con Cynthia —la muchacha que había dejado cuando se marchó— tuvo un hijo y después de algunos años los llevó a todos al Norte. Nada de eso evitó los acontecimientos de principios de junio en Fort Worth, cuando mantuvo una discusión con su hermano que terminó con este rompiendo todas las ventanillas del automóvil de Orlando. Habiendo progresado durante tanto tiempo en Estados Unidos, olvidó la regla de oro para muchos inmigrantes indocumentados: nunca llamar a la policía. Orlando pasó tres días en la prisión de Arlington, hasta que su hermano firmó una declaración indicando que Orlando nunca lo había golpeado. En lugar de comparecer ante un juez de inmigración, Orlando firmó una orden de expulsión voluntaria. Sergio went to the United States for the first time when he was 14, taking along his then year-old brother. Their father was working in the maquiladora export-processing factories of Matamoros, Mexico, and wanted better for his five sons. For the brothers, that meant living with an uncle in a small town in the Rio Grande valley. Sergio enjoyed watching the local high school football team, though he stuck with academics until he was a semester short of graduation. Maria, his wife to be, another undocumented immigrant, was working there as a waitress. The restaurant life worked well for the couple. The perks included seafood and steaks, so they could save on food, and when they started having children, they were able to spell each other: he mostly worked nights and she days, but they would switch to relieve each other. He served a six-month sentence for the conviction and additional time in San Antonio Detention Center before being deported. Since then, he says, he has had no involvement with any illegal substance. He gets stopped, he said, because police know he is undocumented. Maria visits Sergio regularly every time he is locked up. The oldest is about to start middle school; the youngest will soon start elementary school. Sergio was planning, for the time being, to go to the Mexican town of China, in the state of Nuevo Leon, to work for a sister-in-law with a scaffolding business. Sergio viajó a Estados Unidos por primera vez cuando tenía 14 años, y llevó consigo a su hermano, que en aquel momento tenía Su padre trabajaba en las maquiladoras de Matamoros, México, y quería un futuro mejor para sus cinco hijos. Para los hermanos, eso significaba vivir con un tío en una pequeña localidad del valle de Río Grande. Pero su mayor pasión era trabajar con alimentos, y ya tenía un buen trabajo en un restaurante, donde vestía el elegante uniforme blanco y negro de los camareros y recibía generosas propinas. María, su futura esposa, otra inmigrante indocumentada, trabajaba allí como camarera. El estilo de vida que impone un restaurante le sentaba bien a la pareja. Como beneficio adicional, en su trabajo podían comer mariscos y bistecs, y esto les permitía ahorrar en comida. Cuando comenzaron a tener hijos, pudieron complementarse: en general, él trabajaba por la noche y ella durante el día, pero a veces cambiaban los turnos para alivianar la carga del otro. Los problemas de Sergio comenzaron en , cuando le encontraron marihuana y se declaró culpable de tenencia de esa sustancia. Cumplió una pena de seis meses de prisión por ese delito, y luego pasó un período en el Centro de Detención de San Antonio antes de ser deportado. Desde aquel momento, señala, no ha tenido contacto con ninguna sustancia ilícita. En reiteradas oportunidades, trató de reunirse nuevamente con su familia, pero fue detenido en cada uno de estos intentos. Sergio dice que no tiene miedo de ahogarse en el río ni de morir en el desierto. Las veces en que Sergio es detenido, María lo visita con regularidad. Envía a sus cuatro hijos a que visiten a su padre en México mientras espera el momento de poder cruzar. Pero María no puede visitar a Sergio en México, ya que ella tampoco tiene documentos. No obstante, Sergio afirmó que María no quiere que él vuelva a cruzar, porque no quisiera que vuelvan a encarcelarlo. Sergio tiene previsto, por el momento, ir al pueblo mexicano de China, en el estado de Nuevo León, a trabajar para una cuñada en una empresa de andamios. La tradición familiar era ir a uno de los lagos cercanos a su casa en Pontiac, Michigan, para comer una barbacoa y contemplar los fuegos artificiales. En primer lugar, intentó viajar hacia el norte en avión, ya que tenía visa y anteriormente había visitado a Sonia en Alabama de esa manera. Santiago refirió que agentes de inmigración lo interceptaron en el aeropuerto en Houston y le dijeron que había entrado y salido de Estados Unidos con demasiada frecuencia, y que sospechaban que estaba trabajando en el país sin permiso. Tomaron su visa y la rompieron frente a él. Entonces Santiago, al ver que no había ninguna otra opción para reunirse con Sonia y resguardar su seguridad, cruzó la frontera a pie. Luego se mudaron a Pontiac. Santiago y su hermano eran propietarios de una empresa constructora allí, y empleaban a otras siete personas que, en su mayoría, eran familiares. Les iba realmente bien, dijo Santiago, con una sonrisa. Santiago y Sonia compraron su primera vivienda hace poco tiempo, y el año pasado, la familia entera viajó a Chicago para comprar un vestido para el bautismo de Mary. Pasaron un fin de semana muy grato que quedó plasmado en una fotografía de David y Bryan sonriendo en la habitación del hotel en el centro de Chicago. Santiago dijo que, por primera vez en diez años, había planeado tomarse unas vacaciones largas y había ahorrado para llevar a su familia a Disney World en Orlando, Florida. A principios de abril de , Santiago se dirigía a su trabajo en la camioneta que normalmente usaba su hermano, cuando agentes de la policía local de Pontiac lo obligaron a detenerse. Afirma haber preguntado a los policías qué falta había cometido, pero que no recibió respuesta. En cambio, al tomar nota de su nombre, le preguntaron por su hermano. Supo que el departamento había recibido una orden judicial de detener a su hermano, cuya exnovia lo había acusado de agredir sexualmente a su hija. Tras haber obligado a Santiago a detenerse con la expectativa de encontrar a su hermano, la policía lo acusó de conducir sin licencia. Michigan no otorga licencias de conducir a personas indocumentadas. Santiago hizo todo lo posible por evitar ser deportado durante dos meses. Incluso contó que presentó una solicitud de asilo y señaló que poco antes de su detención, nueve personas fueron linchadas por los carteles a unas pocas cuadras de la casa donde él había crecido. El 31 de mayo fue deportado. Desesperado por volver a reunirse con su familia, Santiago intentó cruzar la frontera pocos días después. La Patrulla Fronteriza lo detuvo el 12 de julio y volvió a deportarlo el 26 de julio. Mientras describía la vida que llevaba en Michigan con su familia, Santiago se quebró y hundió la cara entre sus manos. Sonia no trabajaba porque había optado por quedarse en casa cuidando de los niños. The family tradition was to go to one of the lakes near their Pontiac, Michigan home for a barbeque and to watch the fireworks. But the United States has deported him twice in the past two months. He first attempted to fly north — he had a visa and had visited Sonia in Alabama that way in the past. He said that immigration agents stopped him at the airport in Houston, telling him he had entered and left the US too often and they suspected he was working without permission. They tore up his visa in front of him. So Santiago, seeing no other options for getting back to Sonia and securing his own safety, crossed on foot. Santiago and his brother owned a construction company there, employing seven other people, predominantly family members. They were doing really well, he said, beaming. The fun-filled weekend was captured in a picture of David and Bryan smiling in their downtown Chicago hotel room. In early April , Santiago was driving to work in the truck his brother normally used when local Pontiac police pulled him over. He says he asked the officers what his offense was and got no answer. Instead, after taking his name, they asked for his brother. It turned out that the department had an arrest warrant out for his brother, whose ex-girlfriend had accused him of sexually assaulting her daughter. Having pulled Santiago over expecting to find his brother, police charged him with driving without a license. Santiago fought deportation for two months. He even applied for asylum, he said, noting that shortly before his arrest, nine people were lynched by cartels just blocks from his childhood home. On May 31, he was deported. Desperate to get back to his family, Santiago tried to cross the border a few days later. The Border Patrol caught him on July 12 and deported him again on July Santiago choked up and sunk his face in his hands as he described family life in Michigan. Josefina C. Instead of joy, she felt only sadness. Release was followed quickly by deportation and separation from her two daughters and 20 years of her life in the United States. From all her years in this country, all she was able to bring with her to Mexico were five coins and a pair of letters her eldest daughter sent to her from Emory and Henry College, where her daughter had received a full scholarship. She had been deported previously, and like many undocumented mothers who try to return to their families, Josefina found herself lost in the desert and nearly on the brink of death from dehydration when she was apprehended in September She was sentenced to 10 months in federal prison for attempting to re-enter the United States, then spent additional time in immigration detention awaiting deportation. Josefina wanted to fight to stay in the US and applied for asylum. However, her claim was denied. She explained she felt the need to do this because her husband had an accident, resulting in an injured back that left him unable to work. She tried to return to the US, but after walking for three days, she injured her ankle and the group with which she was traveling abandoned her in the desert. Our neighbors would bring devices to her, and she would fix them. Josefina had worked in a factory packing plastic. In July , she said her bosses and coworkers organized a little celebration to congratulate her on her hard work and six years of service. En vez de alegrarse, sintió solamente tristeza. La liberación fue seguida por la deportación inmediata y la separación de sus dos hijas y 20 años de vida en Estados Unidos. Había sido deportada antes, y al igual que muchas madres indocumentadas que intentan regresar con sus familias, Josefina se encontró perdida en el desierto y al borde de la muerte por deshidratación cuando la detuvieron en septiembre de Josefina quería hacer todo lo posible para permanecer en EE. Sin embargo, su pedido fue rechazado. Explicó que se vio en la necesidad de hacerlo porque su esposo se había lesionado la espalda en un accidente y no podía trabajar. Intentó regresar a EE. Este año recibió una beca completa para poder cumplir su sueño de convertirse en médica Dijo que, en julio de , sus jefes y compañeros de trabajo organizaron un pequeño festejo a modo de reconocimiento por su arduo trabajo y por los seis años de servicio cumplidos en la empresa. Mientras nos contaba sobre su vida en Carolina del Norte, sacaba postales de la universidad de su hija y decía que se la imaginaba caminando por los pasillos. Pero para Josefina, el futuro no parece tan auspicioso como el de su hija. With five US-born children — ages 15, 10, 8, 7, and 4 — Alejandro and Claudia had a full and very active life. Alejandro counted off on his fingers the stops he made each morning on the way to work: a. By the time he got off work, he said, the kids were home and helping their mother with chores and preparing dinner. Every night, they ate together around the dinner table. Alejandro took pride in being a good provider — in addition to supporting Claudia and the five kids under his roof, he had payments withdrawn from every paycheck to support another US-born child from an earlier relationship. It was in , Alejandro recalls, that he was first separated from his family. The officer ran his name, and an arrest warrant appeared for non-payment of child support. Alejandro said that in , the company for which he had been working had laid off all of their undocumented employees. According to him, there had been a lapse in support payments while he moved into a new job. After the lapse was discovered, he worked with a probation officer to make payments every month. When the Fort Worth officer pulled him over, Alejandro asked him to review the record, believing it would show he had been in compliance. Needing his family and knowing they needed him, he told us crossed the border a few days later, reunited with his family, and resumed his busy Fort Worth routine. Alejandro says he tried to placate him, but the neighbor called the police and said that Alejandro had shoved him. Police arrested him and brought him to Tarrant County jail but he was not charged with any crime. A criminal record check corroborates his claim no charges were brought. But in the course of booking him, he said, they discovered he was undocumented and turned him over to ICE agents, who took him into custody as he left the jailhouse. Three days later, a border once again separated Alejandro from his family. Este hombre de 40 años, que se dedica a pintar casas, había sido deportado recientemente a Nuevo Laredo, México, y sencillamente no conseguía expresar en palabras su difícil situación. Nació en San Luis Potosí, México, y en , a los 18 años, cruzó por primera vez hacia Estados Unidos sin documentos. Con cinco hijos nacidos en Estados Unidos — de 15, 10, 8, 7 y 4 años— Alejandro y Claudia tenían una vida plena y sumamente activa. Alejandro contó con los dedos de las manos las paradas que hacía cada mañana en el trayecto hasta el trabajo: a. Cada noche, comían juntos en la misma mesa. En , recuerda Alejandro, fue separado por primera vez de su familia. Su calvario empezó cuando la policía de Fort Worth lo obligó a detenerse por conducir sin matrícula en el automóvil y descubrió que no tenía licencia de conducir en Texas no se emiten licencias a inmigrantes indocumentados. El agente controló su nombre en el sistema y apareció una orden de detención por incumplimiento en los pagos de manutención infantil. Alejandro dijo que, en , la empresa para la cual estaba trabajando despidió a todos sus empleados indocumentados. Luego de que se detectara esa interrupción, trabajó con un funcionario de libertad vigilada para efectuar pagos todos los meses. Cuando el agente de Fort Worth lo obligó a detener el vehículo, Alejandro le pidió que consultara sus datos en el sistema, pues creía que indicaría que había estado cumpliendo. Sabiendo que necesitaba a su familia y que ellos lo necesitaban a él, nos contó que volvió a cruzar la frontera pocos días después, se reunió con su familia y retomó su ajetreada rutina en Fort Worth. En junio, dijo Alejandro, un vecino del complejo de departamentos donde vive se enfadó porque los hijos de Alejandro estaban provocando mucho alboroto mientras jugaban afuera y habían volcado agua en los escalones del ingreso a su vivienda. Alejandro contó que intentó tranquilizarlo, pero que el vecino llamó a la policía y alegó que Alejandro lo había empujado. Un control de antecedentes permitió constatar su afirmación de que no se presentaron cargos. Ruben Rojas was close to fulfilling his dream of buying his first house. But, in less than 10 hours, his dream crumbled. On June 7, around 7 p. Ruben still remembers that he opened the door thinking that it was his wife knocking. He never suspected the authorities were looking for him. When the officers said he was being arrested for theft, Rojas was in disbelief. From whom? The details were revealed little by little. I just wanted to buy my house. He still cannot fathom that he is at this center, more than 1, miles away from his children, Jhona, 17, and Jessenia, After the theft accusation, Ruben spent one month behind bars in the Los Angeles County jail. A criminal record check showed no indication of a conviction. He was then transferred to the Adelanto Detention Center in Adelanto, California, where he spent 15 days. Nearly all drug convictions make it extremely difficult for undocumented immigrants to avoid deportation. When Rojas migrated to the US in , he was just a teenager. He came fleeing poverty along with his partner, Aura, with whom he worked to raise their children and fulfill the dream of owning their own house. I am filled with despair. I do not have anything to do here. My life is in California. Whenever I buy a bottle of soda and they tell me that it costs 10 pesos, I think, how much is that in dollars? Rubén Rojas estuvo muy cerca de cumplir su sueño de comprar su primera vivienda. Sin embargo, en menos de 10 horas, ese sueño se desmoronó. El 7 de junio, aproximadamente a las 7 p. Rubén todavía recuerda que abrió la puerta pensando que era su mujer la que estaba golpeando. Nunca sospechó que las autoridades lo estaban buscando a él. Cuando los agentes le dijeron que estaba siendo detenido por robo, Rojas no daba crédito a sus palabras. Los datos le fueron revelados de a poco. Me dio USD 1. Yo solo quería poder comprarme mi casa. En un control de antecedentes penales no se detectó que hubiera sido condenado. Luego fue trasladado al Centro de Detención de Adelanto en Adelanto, California, donde permaneció 15 días. Cuando el mayor se alejó, se dirigió a ellos el segundo, pero el oro volvió a hacer lo mismo. Así pues el oro, al ponerse al rojo, rechazó a los dos primeros; sin embargo, cuando en tercer lugar se aproximó el benjamín, se extinguió la incandescencia y el muchacho se lo llevó a su casa. Ante estos prodigios, los hermanos mayores convinieron en entregarle al menor la totalidad del reino. Algunas tribus escitas no enterraban a sus muertos y esperaban que los buitres se los comieran, similar a los ritos zoroastras , y si esto ocurría era un augurio de bienestar para la tribu. También antes de una guerra enviaban pensamientos malos como saetas a los enemigos para matarlos y si éstos no morían o se enfermaban procedían a la guerra. Los escitas tenían la creencia de que el oro les había sido proporcionado por los Arimaspos , seres de un solo ojo, los cuales habían robado tesoros de los nidos de los grifos. También Magog , el segundo de los siete hijos de Jafet mencionados en la Biblia, es considerado un escita criador de caballos y camellos bactrianos. Varios historiadores comentaron la imposibilidad de Darío I rey persa de la dinastía de los aqueménidas de conquistar la región ocupada por los escitas a pesar de haber triunfado ya sobre Anatolia y haber conquistado otros territorios importantes. Su antecesor en el trono Ciro el Grande pereció a manos de una tribu escita, los masagetas , durante una de sus campañas militares. Pueblo guerrero, los escitas eran conocidos, en particular, por ser grandes jinetes y en la guerra eran temibles arqueros a caballo. Destacan por su temprano uso del arco compuesto disparado a caballo. La armadura típica escita consistía en un coselete de cuero con piezas de hierro para los arqueros a caballo. También solían adornarse con abundante orfebrería , tanto ellos como sus monturas. Las empuñaduras y las hojas estaban profusamente decoradas, algunas eran auténticas obras de arte. Posteriormente algunas tribus escitas se asentaron y se volvieron agricultores alrededor del mar Negro. Los escitas eran guerreros conocidos por su agresividad. Gobernados por un grupo pequeño de élites estrechamente aliadas, los escitas tenían reputación como arqueros , y muchos se empleaban como mercenarios. El tesoro de Ziwiye , un tesoro de objetos de plata y oro, así como marfil, que se encuentra cerca de la ciudad de Sakiz al sur del lago Urmia y que data entre el y el a. Heródoto cuenta que los escitas usaban cannabis , tanto para tejer su ropa como para limpiarse en su humo Hist. Hombres y mujeres vestían de forma parecida. Un enterramiento en Pazyryk, descubierto en los años noventa , contiene los esqueletos de un hombre y una mujer, cada uno con armas, puntas de flecha, y un hacha. Parecen ser un ornamento de mangas largas, cosidas, que se entiende hasta las rodillas y llevan un cinturón mientras que las armas estaban unidas al cinturón espada o daga, gorytos , hacha de combate, piedra de afilar, etc. Las mujeres escitas lucían ropas largas y sueltas, ornamentadas con placas de metal oro. Las mujeres lucían chales, a menudo ricamente decoradas con placas de metal dorado. Los hombres y las mujeres llevaban abrigos, por ejemplo los sakas de Pazyryk tenían muchas variedades, desde la piel al fieltro. De mangas largas, y abierta, parece que es lo que lleva la delegación skudrana en la apadana de Persépolis. El tapiz de fieltro de Pazyryk muestra a un jinete llevando una capa ondulante. Los materiales usados dependieron de la riqueza, el clima y la necesidad. Eran de tipo simple o con cordones. Las mujeres a menudo llevaban zapatos suaves con placas de metal oro. Ambos sexos lucían cinturones. Los cinturones se apretaban con metal o hebillas de cuerno, tiras de cuero y placas de cinturón de cuerno o metal a menudo dorados. Pero hallazgos de yacimientos con permafrost muestran tejidos ricos y brillantemente coloreadas, trabajo en cuero y en madera, por no mencionar tatuajes. Influencias antiguas de Asia central se identificaron en China después de contactos de la metropolitana China con territorios fronterizos nómadas del oeste y el noroeste desde el siglo VIII a. Los chinos adoptaron el arte animalístico de estilo escita de las estepas descripciones de animales enganchados en combate , particularmente las placas de cinturón rectangulares hechas en oro o en bronce, y crearon sus propias versiones en jade y esteatita. Tras su expulsión por los yuezhi , algunos escitas puede también que emigraran a la zona de Yunnan en el suroeste de China. Los guerreros escitas puede que también sirvieran como mercenarios para los diversos reinos de la antigua China. Las influencias escitas han sido identificados en lugares tan lejanos como Corea o Japón. Varios artefactos coreanos, como las coronas reales del reino de Silla , se dice que son de diseño escita. Las creencias religiosas de los escitas eran del tipo de religión irania pre-zoroastriana y difería de los pensamientos iranios post-zoroastrianos. El uso de cannabis para inducir el trance y la adivinación por augures era una característica del sistema de creencias escitas. En Manchuria se han encontrado tumbas con momias de personas de esta cultura: largos gorros, cabello pelirrojo y rica orfebrería. Dado su modo de vida y producción pueblo cazador-recolector y depredador y al hecho de haber sido grandes jinetes, hace que, en términos generales, su territorio fuera el del extenso cinturón de estepas que se encuentra en el centro de Eurasia. En la zona noreste de la nación escita en el curso medio del río Volga sobre Samara vivían los budinos y los gelonos. Se agrupaban en forma de bandas de merodeadores hostiles. Sus rostros estaban curtidos por el clima y usaban largas cabelleras desaliñadas, o trenzadas y los adultos, barba. Para soportar mejor el hambre durante sus largas marchas por las estepas y desiertos solían ceñirse fuertemente los cinturones. Los hombres, especialmente durante los combates, se adornaban con gorros que exhibían cornamentas en especial de ciervo , se hacían tatuajes en el cuerpo y clavaban un sable en la tierra para adorarlo en representación del dios de la guerra. Asimilaron al dios de la guerra griego Ares. No tenían templos para adorar a sus dioses. Las chozas eran redondas o rectangulares, de generosas proporciones, de dos o tres habitaciones. Sus paredes generalmente eran de mimbre , pero también las construían con ramas atadas con correas, y las revestían con barro o fieltro para protegerse de las lluvias y la nieve. Incluso cabalgando tenían una sorprendente habilidad para disparar. Gracias a esto, llegaron a realizar incursiones en el Oriente Próximo. También los utilizaban como alimento, comiéndoselos y ordeñando a las yeguas para fabricar quesos y kumis una bebida alcohólica a base de yogur. Utilizaban armaduras de cuero y ropas con mangas angostas que les permitían libertad de movimiento. Durante sus incursiones montaban manteniendo una notable armonía de movimientos, e incluso se alimentaban montados en sus caballos, que obtenían de las manadas salvajes de las estepas. Muchas de sus costumbres fueron adoptadas luego por los hunos. Cada hombre tenía gran cantidad de esposas y éstas su comitiva. Las cortes de los ricos parecían mercados, donde la menos importante de las esposas podía llegar a tener unas 20 casas rodantes para sus sirvientes. La poliginia tenía razones económicas. Los hombres se ocupaban de la caza y la guerra, mientras que las mujeres se ocupaban de los animales, la generación de alimentos, construcción de las casas, el curtido de pieles, con los que hacían ropas y zapatos, y otros elementos con los que también comerciaban. Por otra parte, dada la división sexual del trabajo que existía entre ellos y la índole de las actividades asignadas a los varones caza, depredación y guerra es casi seguro que había una elevada cantidad de mortandad de varones en edad reproductiva por lo cual la forma de compensar el "déficit" de varones era la poliginia. Dado que desconocían la escritura, no contamos con documentos escitas, pero se los reconoce históricamente por las descripciones hechas por Heródoto , Hipócrates y otros. Estos escritores han descrito de igual manera a diversas tribus con similar comportamiento, sobre todo en sus tradiciones funerarias, de las cuales se conoce la gran pompa que exhibían al momento de enterrar a sus reyes o personajes importantes. Durante el siglo XVIII , Pedro el Grande , zar de Rusia , construyó el Museo Imperial donde se exhibieron parte de los tesoros encontrados al suroeste ruso, entre las estepas del Dniester y el Volga , donde se estima que existen unos Las piezas recuperadas de las tumbas escitas se encuentran actualmente en el Museo del Hermitage en San Petersburgo. El grupo escita de lenguas en el período antiguo son algo esencialmente no comprobado, y su divergencia interna es difícil de juzgar. Pertenecían a la familia de lenguas iranias orientales. En las obras de arte, los escitas mostraban rasgos europeos. Una lista parcial de estas tribus incluyen a los agatirsos , los gelonos , los budinos y los neuros. Los persas y otros pueblos en Asia se refieren a los escitas viviendo en Asia como sakas. En el siglo I a. Se encontró que estos dos individuos no estaban estrechamente relacionados. Estudiaron los haplotipos y haplogrupos de 26 especímenes humanos antiguos de la región de Krasnoyarsk en Siberia que databan de mediados de II milenio a. Casi todos los sujetos pertenecían al haplogrupo R-M Los autores sugieren que sus datos demuestran que entre la Edad de Bronce y la de Hierro la constelación de poblaciones conocidas de forma diversas como escitas, andronovianas, etc. Sin embargo, esta comparación se hizo sobre la base de lo que hoy se ve como una técnica poco sofisticada , microsatélite STRs. Recientemente, nuevas pruebas de aDNA se realizaron sobre varias muestras antiguas por toda Eurasia, entre ellos de dos enterramientos escitas. Estos resultados son coherentes con el fluir genético por el territorio estepario entre Europa y Asia oriental. Debido a su reputación establecida por los historiadores griegos, los escitas durante mucho tiempo sirvieron como el epítome del salvajismo y la barbarie. Shakespeare , por ejemplo, aludió a la leyenda de que los escitas se comían a sus hijos en su obra Rey Lear :. Edmund Spenser escribió que. Los escitas también aparecen en algunas leyendas originarias nacionales de los celtas. La Crónica de Fredegario a su vez revela que los francos creían que los sicambrios eran una tribu de ascendencia escita o cimeria, quien había cambiado su nombre a francos en honor de su jefe Franco en el año 11 a. De Wikipedia, la enciclopedia libre. Para otros usos de este término, véase Escitas Calcídica. Artículo principal: Saka. Artículo principal: Indoescitas. Véase también: Cultura de los kurganes. Artículo principal: Pazyryk. Artículo principal: Tillia tepe. Ahora bien, todos ellos son denominados genéricamente escólotos, en virtud del nombre de su monarca, y han sido los griegos quienes les han impuesto el nombre de escitas. Artículo principal: Arte escita. Artículo principal: Religión escita. Artículo principal: Lenguas escitas. Todos son en su mayor parte nómadas. Y en cuanto a los Däae, algunos de ellos son llamados parnos , algunos xanthii , y otros pissuri. Y estos pueblos estaban de acuerdo en pagar tributo , y el tributo era para permitir a los invasores en ciertos momentos prefijados para rebasar el país y llevarse botín. Véanse también: Sarmatismo y Generaciones de Noé. Alekseev, A. Radiocarbon , Vol. Davis-Kimball, Jeannine. Warner Books, Nueva York. Gamkrelidze e Ivanov Tbilisi State University. Harmatta, J. Szeged , Kroraina. Wiesbaden: Dr. Ludwig Reichert Verlag, Esta novela contiene detalladas descripciones de la vida de los escitas nómadas alrededor del año a. París: Errance. Thames and Hudson. Newark, T. The Barbarians: Warriors and wars of the Dark Ages. Blandford: Neueva York. See pages 65, 85, 87, — Renfrew, C. Cambridge University Press. Paganism of Ancient Rus. Durham Academic Press. Consultado el 31 de diciembre de Microsoft Corporation. Archivado desde el original el 5 de mayo de Archivado desde el original el 18 de febrero de Consultado el 1 de marzo de Archivado desde el original el 19 de enero de Osprey Publishing. Encyclopedia of Indo-European Culture. Women in Russia. Stanford University Press. Archivado desde el original el 27 de marzo de Consultado el 24 de septiembre de Society for Slovene Studies. Archivado desde el original el 1 de febrero de Loeuwe, E. Historia Carlos Schrader, trad. Biblioteca Gredos. Editorial Gredos. Europe Before History. Universidad Estatal de Tiflis. Leiden: Brill. Sinor, Denis. Eastern Europe from the initial Settlement to the Kievan Rus. Longman, The Empire of the Steppes. Rutgers University Press. Empires of the Silk Road. Princeton University Press. Archivado desde el original el 17 de septiembre de Consultado el 10 de septiembre de En Donald L. Hardesty, ed. Cook 6 de junio de En Ilya Gershevitch, ed. The Cambridge History of Iran, Volumen 2. Cambridge University Press; Reissue edition. Dandamaev, Vladimir G. Lukonin 21 de agosto de Encyclopedia Iranica..

But they took him to Waterbury Jail for an hour. This is often all it takes — the briefest, most insignificant-seeming contact with law enforcement at any level can end with being handed over to Immigration and Customs Enforcement ICE and eventual deportation. At chicas etíopes atacadas por forner last one, on Click here 23 this year, the judge ordered Alejandro to attend a three-week Alcoholics Anonymous program.

The day that Alejandro was going to start, an ICE agent took him into custody. In the migrant center, he pantomimed trying to eat with his hands chained to his waist. Anna has left her work at a fast-food restaurant, Alejandro said, because she is afraid of showing her face in public; she is getting house-cleaning jobs when she can. Alejandro stared at his hands. Alejandro ingresó por primera vez en Estados Unidos enen un vuelo de la ciudad de México a Nueva York con una visa de turista.

Encontró empleo bien remunerado en una empresa de paisajismo en Waterbury, Connecticut. Alejandro conoció a Anna en Connecticut. Se casaron, rentaron un apartamento y tuvieron a Daniel en Free chicas etíopes atacadas por forner door sex movies.

Related Movies

Next Page
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.